miércoles, 14 de abril de 2010

OVACIONAN A HORACIO URIBE EN LA REINAUGURACIÓN DE LA SALA NEZAHUALCÓYOTL

Por Alma Nayeli Villegas Juárez
México (Aunam). Tras cuatro meses de inactividad, el hogar de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM), la Sala Nezahualcóyotl fue reinaugurada con un concierto de gala. A pocos minutos de las veinte horas, el recinto universitario estaba casi a su máxima capacidad.

Los asistentes tomaban sus asientos preparándose para el espectáculo. Figuras públicas de diversos los ámbitos se dieron cita para ser participes de esta magnífica noche. En el escenario los miembros de la orquesta afinaban sus instrumentos y los últimos detalles para comenzar.

Después de anunciarse la tercera llamada, las luces comenzaron a bajar. Las indicaciones de tomar sus localidades y apagar los aparatos de comunicación se escuchaban en la sala. El bullicio comenzó a disminuir hasta desaparecer. A escasos cinco minutos antes de las ocho de la noche el concertino se puso de pie para afinar la orquesta.

Por la puerta derecha del escenario apareció Alun Francis, director de la orquesta, entre aplausos del público asistente. Después de tomar su posición frente a la orquesta, comienza el concierto con La consagración de la casa de Ludwig van Beethoven.

Para el segundo número aparece en escena el tenor invitado de la noche, Ramón Vargas, cuya primera interpretación será; Ángelo casto e bel de El Duque de Alba.

La primera parte del concierto continuó con las interpretaciones del Intermezzo de Manon Lescaut, E la solita storia del pastore de La arlesiana y Secciones de Luisa Miller de Giuseppe Verdi.

Tras un breve intermedio el concierto continuó con la parte más rítmica de él. Comenzando con el Intermezzo de Atzimba del mexicano Ricardo Castro. Y el clímax se acercó; el estreno mundial de la obra de Horacio Uribe.

Los primeros acordes de la obra hecha exclusivamente para la reinauguración de la mejor sala de conciertos de América Latina, Canto a Nezahualcóyotl resonaron en todo el lugar.

La combinación de sonidos prehispánicos con instrumentos modernos en un ambiente totalmente festivo emocionaba al público. Casi se podían escuchar los corazones latiendo al son de la música ante la mirada perpleja de los asistentes que durante los casi diez minutos de duración se mantuvieron al filo del asiento.

Al concluir la última nota los asistentes aplaudieron ensordecedoramente durante un par de minutos, mientras el director de la orquesta hacía gestos de agradecimiento a los asistentes y extendía su mano hacia uno en especial; Horacio Uribe, compositor de la obra. Quién con la emoción del momento saltó al escenario a compartir la gloria con los miembros de la orquesta y a agradecer personalmente al público.

Tras el gran momento del compositor egresado como Maestro en Bellas Artes del Conservatorio Estatal Tchaikovsky de Moscú el concierto continuó con la ejecución del tenor Ramón Vargas de Core´ngrato.

Posteriormente la OFUNAM interpretó el Danzón no. 2 de Arturo Márquez para continuar con la celebración y acompaño al tenor Vargas en la que sería su última participación dentro del programa La danza.

Entre aplausos y flores se despidió al tenor invitado. Acto seguido la OFUNAM se dispuso a interpretar el ya clásico Huapango de José Pablo Moncayo, para despedirse. Pero Ramón Vargas no podía quedarse atrás y les regaló a los asistentes la canción Júrame de la compositora mexicana María Grever.

Así concluyó la reinauguración de la Sala Nezahualcóyotl, con la asistencia de casi dos mil personas entre las que destacaban personalidades del ámbito político, cultural y artístico del país como José Narro Robles actual rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Sealtiel Alatriste coordinador de difusión cultural de la misma. Una noche mágica, llena de música y cultura que pocos podrán olvidar.




Bookmark and Share

0 comentarios: