jueves, 18 de marzo de 2010

TDE, SEMILLERO DE TALENTO EMPRESARIAL

  • Crisis igual a oportunidad: Carlos Flores, director del consejo del TDE.
  • No se debe buscar competir contra los grandes sino ser su aliado
  • Los egresados del taller han logrado concretar proyectos como cafeterías, talleres de autos, loncherías, hasta trabajar en importantes industrias mexicanas
Por Luis Alberto Navarro Pérez
México (Aunam). Así como es necesario sembrar, cuidar, nutrir y observar el desarrollo de una planta para su óptimo crecimiento, de la misma forma, el Taller de Desarrollo Empresarial (TDE) de la UNAM permite a todo aquel que desee ser un empresario, tener una formación integral a través de la teoría y práctica. Su forma de desarrollo es única en la Universidad.

El TDE cuenta con una historia escrita en 18 años de existencia, su aparición en la Facultad de Arquitectura se debió al interés del entonces director Juan José Carreón Granados por crear una cultura empresarial entre el alumnado, esto se lo comentó a Pablo Torres Salmerón (ex tesorero de ICA) y decidieron emprender la aventura.

De 1992 a la fecha, la conformación del taller, sus cursos, pláticas y sobre todo sus logros, han crecido enormemente. Muy pocos programas logran tener los alcances del TDE; han fomentado el desarrollo de pequeños negocios como “la tiendita de la esquina” hasta colocar a sus egresados en empresas de relevancia nacional como Laboratorios el Chopo.

En entrevista exclusiva para Aunam, Carlos Alberto Flores García, consejero director, Ramón Alejandro Pérez,coordinador General y Eduardo Isaac Chávez, coordinador del ciclo de pláticas con empresarios, platican sobre la importancia del taller, su papel con los universitarios, su opinión respecto al desarrollo de las empresas con la crisis y su propia experiencia como empresarios.

La importancia de ser un taller

Carlos Flores destaca la importancia que tiene ser denominado taller “así como el carpintero trabaja con su madera o el químico con sus reactivos, nosotros trabajamos con información que nos permite tomar decisiones en empresas… esto es, no sólo de asimilar, sino de hacer, de ejecutar acciones, eso le enseñamos a las personas. Aquí no hacemos manualidades pero llenamos documentos generamos información con la cual resolvemos problemas en materia empresarial”

Al preguntar sobre quienes pueden tomar el taller, el coordinador general responde “es universal, lo pueden tomar alumnos de cualquier facultad, personas de cualquier nivel (sean empresario o no, tengan mucho dinero o no) para tener una idea certera de cómo se compone una empresa, ya sea a través de los ciclos de pláticas o en algunos de los cursos impartidos”.

La crisis a través de la visión de los administradores: Crisis igual a oportunidad

“Las etapas de vacas flacas son oportunidades de negocios”, con esa analogía el consejero director señaló a la crisis como una etapa de oportunidad para crear empresa. “Está comprobado que en las épocas de crisis es donde más se forman empresas; por ejemplo el TDE, en esta época de crisis, inscribió en sus cursos a 340 personas, número que comparado con dos años anteriores, donde no existía crisis, no hubo ni 250 inscritos, eso es un indicador, no de organizaciones internacionales, sino de un indicador universitario”

“Dejo abierta la invitación para que los chavos se atrevan a hacer empresa, en esta época”, añadió Carlos Flores.

¿Pero cómo?

Para ejemplificar cómo se debe aprovechar la crisis utilizó el caso de un tendero: “don Jaime debe entender que debe bajar sus precios, dar dos por uno; pues en época de crisis aunque no se gané lo mismo, mantendrá su mercado y cuando venga la bonanza, reacomode sus precios”.

“La diferencia está en la táctica, en la administración, en la organización, no lo que me dice un economista”, enfatizó Flores García.

Con respecto a los monopolios, Carlos Flores García acentuó la importancia de aliarse con ellos, “si le digo a Teresa X que se ponga a vender Coca Cola con el mismo sabor y el mismo envase, le estoy diciendo que se suicide. Pero si le propongo ser el proveedor número 910 para esa gran marca, ahí están las oportunidades”. Aclaró que aliarse no significa subordinarse, sino simplemente aprovechar sus necesidades, pues las grandes empresas están ávidas de calidad, de atención y que no tengan miedo.

Otra forma de desarrollarse es no viendo se pequeña empresa como una desventaja sino como ventaja, pues al no tener tanta carga de nómina o de responsabilidades, puedo tener mayor nivel de maniobra. “para eso también debo buscar necesidades que no han sido satisfechas por los demás, así no me peleo en otros segmentos que están saturados”.

Las PyMES y el TDE

“Venden pero no saben ya crecer”, esto fue lo que señaló Carlos Flores al tocar el tema de las pequeñas y medianas empresas, agregó que son muy importantes para el TDE, e incluso existe un curso especializado en ellas (Curso de Desarrollo de Proyectos y Negocios), añadió que tienen todo el potencial, sin embargo, les falta esa cultura administrativa. Eso es precisamente lo que les proporciona el TDE. Además, puntualizó la idea sobre las PyMES “existen micro, pequeñas, medianas y grandes empresas pero sólo existen empresarios, no hay grandes ni pequeños”.

Para ejemplificar, el mismo director del consejo del TDE nombró a una recién creada micro empresa dentro de sus talleres, “sistemas de puntos de venta, carritos, en diferentes áreas de la ciudad”, esta empresa deicidió cubrir la necesidad de alimento rápido en la población trabajadora o estudiantes, para ello se juntaron chefs y biólogos, el plus fue hacer comida rica, sana y nutritiva. Otros ejemplos palpables de la eficacia de los cursos son cafeterías cuya base es el amaranto, o talleres donde se atienden más de 70 autos al día.

Educar con el ejemplo

Pero no sólo se han dedicado a fomentar la creación y el desarrollo de empresas, ellos mismo han emprendido proyectos con los cuales les demuestran a los nuevos miembros que si se puede emprender un negocio.

Ramón Alejandro Pérez comparte su tiempo entre la coordinación del Taller y su faceta de empresario, a través de Tedy Fast, una empresa cuya base es el internet; la idea surge después de ver la necesidad que el mismo tenía de dar regalos y no tener tiempo para comprarlos: “me di cuenta de que no sólo me pasaba a mí, y decidí crear una empresa donde tú pides el mejor peluche, lo compras y lo más rápido posible es entregado a las puertas del destinatario”

Por su parte Carlos Alberto Flores, además de dirigir el TDE, dar clases en la Facultad de Contaduría y Administración, destina parte de su tiempo a una empresa donde se dan pláticas y cursos a industriales las cuales quieren desarrollar a su personal, “las empresas pagan muy bien por estos servicios, sin embargo, en el TDE los costos son simbólicos”

De donde obtienen los recursos

Eduardo Isaac Chávez, coordinador del Ciclo de Platicas con Empresarios (CPE), aclara que no se obtienen grandes ingresos, pues los costos de los cursos son de alrededor de 250 pesos por módulo, “algo simbólico”, sin embargo, eso alcanza para imprimir la publicidad del taller. El taller no es algo lucrativo sino formativo.

Todos aquellos que participan de alguna u otra forma en el Taller de Desarrollo empresarial no cuentan con un sueldo, su intención al participar es diversa: los estudiantes buscan adquirir experiencia, desenvolverse, “llevar a la práctica los conocimientos del aula”, señala el coordinador del CPE, quien es estudiante de la carrera de Administración en la FCA. Quienes ya están trabajando y buscan ayudar en el progreso del programa, como por ejemplo su consejero director, es simplemente “por amor al TDE, porque me ha dado mucho”.

El CPE se presenta en la FCA

El ciclo de pláticas con empresarios tiene como objetivo “la vinculación del alumno con el empresario, con la persona de éxito, para saber cómo le hizo para estar donde está” subrayó Eduardo Chávez, encargado de la organización de este ciclo.

Por eso, la FCA, en coordinación con el TDE, organizan en el Auditorio Carlos Pérez del Toro, nueve conferencias magistrales donde se abordarán temas como liderazgo, organización, calidad. En dichas pláticas participaran personalidades destacadas como Gerardo Pérez y Pérez, dueño de Laboratorios el Chopo; Juan de Dios Barba, presidente de la Coparmex Ciudad de México; Salvador Villaseñor, director general de Chocolates Corona, entre otros empresarios. La cita son los días 16, 17,18 de marzo.




Bookmark and Share

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una gran noticia que en la UNAM haya este tipo de asociaciones!! Felicitaciones!!

Anónimo dijo...

Me fascina el TDE, lo conozco desde 2006 y no he dejado de asistir a sus conferencias!!!

Anónimo dijo...

Allí formé mi empresa. Gracias por estas noticias.

Anónimo dijo...

Definitivamente el TDE es la mejor opción para emprender!!! y lo más importante concretar "la empresa", No basta sólo el sueño de ser empresario debes ejecutar, y k mejor k con conocimiento, así k bienvenidos al TDE UNAM

Anónimo dijo...

Magnifico Ciclo de Conferencias, yo fui y la verdad me gustaron mucho.
Espero que hayan más conferencias como a las que asisti.

Anónimo dijo...

Mmmmm... loncherías, carritos de comida rápida, pues si es algo encomiable, pero yo creo que no son materias de relevancia para el futuro del país. Desafortunadamente los emprendedores de la Fac de conta, adolecen de lo mismo que los de otros talleres para emprendedores o incubadoras: les falta visión y valor para emprender algo que de verdad valga la pena para el bienestar del país...

Anónimo dijo...

Como puedo tener acceso a este taller y que requisitos debo cubrir?

Me interesa mucho!!

Mi correo
onealphauno@gmail.com