miércoles, 17 de marzo de 2010

INAUGURAN EXPOSICIÓN DE VITRALES ENTRE PROTESTAS POR CIERRE DEL MUSEO DE LA LUZ


  • Ciencia y Arte: un ejemplo, los vitrales, de Gabriel y Fernando Montaña
  • Proponen trabajadores del museo más espacio a la Constitución
  • Al gobierno federal no le importa la ciencia: René Drucker
  • El científico aclara: “no soy responsable”
Por Liliana Morán Rodríguez
México (Aunam). La fecha destinada para ejemplificar la unión de ciencia y arte, y dar inicio al XXVI Festival de México, se transformó en jornada de protestas y propuestas; minutos antes del medio día, becarios, trabajadores y público asistente preparaban unas mantas que reclamaban: “Sigamos divulgando, ciencia arte e historia. No al cierre Museo de la Luz”.

Previamente, pactaron colocarlas mientras se llevará a cabo la conferencia, para que no les ordenasen que las quitaran, y ponerse listones azules que decían: “No al cierre del museo”. Cerca de las 12 horas, René Drucker, responsable de Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM, llegaría para inaugurar la exposición Ciencia y Arte: un ejemplo, los vitrales.

Pilar Contreras, directora del recinto, aseguraba, en medio de una sala completamente llena, que está en contra de la medida, “si me lo preguntaran, yo digo que no nos vamos, así de simple; ahora no sé qué vamos a hacer”.

Cristina Matouk, directora del Museo de los Metales, ubicado en Torreón, Coahuila, expresó su gusto por poder exhibir los vitrales en la Ciudad de México y agradeció la colaboración de la UNAM y específicamente al Museo de la Luz; enseguida, presentó un video, de aproximadamente tres minutos, donde se muestra el trabajo de los ingenieros Gabriel y Fernando Montaña, padre e hijo respectivamente, quienes restauraron el vitral de Roberto Montenegro.

Terminada la proyección, Gabriel Montaña rescató los inicios del proyecto, los avances y los convenios entre museos para mostrar que “los vitrales también son ciencia, al igual que la historia y el arte, por llevar observación, método, registro y experimentación”.

Fernando Montaña tomó la palabra para resaltar lo difícil que fue armar un rompecabezas del cual no tenían base o idea de qué se trataba ni de quién era, cómo fue llevarse las piezas a Torreón y lo feliz que se siente de su profesión, pues “al igual que a mi apá, a mí me tocó nacer en este ambiente”.

Una hora después, a las 13:00 horas, Drucker inició a la ceremonia de inauguración de la exposición; mientras becarios y trabajadores rodeaban el lugar con pancartas de protesta. “No al cierre del Museo de la Luz”, “Exigimos respuestas”, “Divulga ciencia, no la entorpezcas”, y “La universidad no se vende” eran algunas de las consignas.

Cristina Matouk fue la encargada de cortar el listón, a la par de los ingenieros Montaña y Sidarta García, representante del XXVI Festival de México. Terminado el recorrido, un Goya por parte de los becarios y trabajadores hizo eco en todo el museo y dio inicio a los gritos dirigidos a Drucker Colín, quien en cuestión de segundos seguida se vio rodeado de reporteros.

Ante los cuestionamientos de la prensa, el científico respondió: “No se va a cerrar el museo, sólo cambiará de lugar, tendrá un espacio mucho mejor (…) No sé a dónde, estamos analizando, esperando que se quede en el centro”.


Aseveró que no se trata de una decisión personal y que la UNAM siempre impulsa la ciencia, además que aseguró que “todo va a quedar igual para trabajadores, becarios y el proyecto”. Mientras tanto, en el atrio de viejo templo de San Pedro y San Pablo seguían los reclamos: “Los niños con capacidades diferentes, vecinos e hijos de ambulantes también disfrutan del museo”.

Los inconformes manifestaron que no desean irse a Universum por ser un museo enfocado únicamente a las ciencias duras y porque se cierra una opción valiosa para la comunidad del centro histórico. Desean quedarse porque irse a otro lugar es perder el 50 por ciento de la esencia del proyecto.

Silvia Alvizuri, trabajadora del museo, destacó que “muchos turistas, en especial los gringos, vienen aquí por los murales, vitrales y la historia del lugar, esto no nos lo podemos llevar”.

A las 2:00 de la tarde, la misma sala que dio cabida a la conferencia sobre la exposición se convirtió en un foro de expresión donde los trabajadores entablaron un diálogo con Drucker, quien afirmaba: “No sé porque se cerrará, me doy cuenta de que no quieren ser una sala más en el Universum, prometo buscar y encontrar un lugar apto para este museo y sus características, tal vez sea San Ildefonso”.

También intentó calmar los ánimos: “Quisiera pedirles que me ayuden, me llama la atención que se pongan así, la UNAM no corre a nadie, no busca afectar a nadie, su trabajo, su sueldo y seguridad están asegurados; no soy su enemigo, por años he luchado por divulgar ciencia”.


Sin embargo, a pesar de sus intentos por calmar al personal, la arquitecta Lourdes Guevara, coordinadora de museos de la DGDC, aseguró que acondicionar un nuevo lugar será un proceso largo, complejo y difícil, de decenas de meses, pero que es una buena decisión por el hecho de que el actual inmueble no es apto “pensando en términos de protección civil”.

Los trabajadores pidieron a Drucker que sugiriera al rector José Narro hacer un convenio con el gobierno para que el Museo de la luz se quede en ese recinto y prometieron dar un espacio más grande a la Constitución, para darle apoyo a los festejos del bicentenario.

El titular de DGDC aseguró desconocer quién tomó la decisión: “yo no soy responsable, eso lo hace la administración central; esta universidad tiene un organigrama, hay decisiones que se toman desde la rectoría y a mí no me consultan”.

Además, lamentó que al gobierno federal no le importe la ciencia, “tenemos una pésima e inexistente política científica porque a nadie le interesa”, y recordó que hace poco pidió “públicamente la renuncia de director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por su falta de apoyo”.

“La divulgación es fundamental por dos principales razones: el desarrollo de las naciones, aquellos gobiernos que no apoyan a la Ciencia se quedan rezagados, y porque la ciencia genera información sobre nuestro entorno, ésta a su vez conocimiento. Si la gente se informa y conoce no la podrán manipular”.

El problema concluyó Drucker Colín, “es que en la UNAM hay muchas deficiencias, mucha burocracia y desde que llego el PAN al gobierno estamos más jodidos”.




Bookmark and Share


0 comentarios: