sábado, 20 de marzo de 2010

INAUGURA LA GUITARRA BARROCA EL FESTIVAL DE LOS MUSICÓLOGOS


Por Ana Gabriela Espinosa De Mária y Campos
México (Aunam). El ciclo de recitales del Festival “Los musicólogos también tocan” fue inaugurado en la sala Huehuecóyotl por el concierto de guitarra barroca y percusión Entre laberintos, danzas y sonatas, en el que los musicólogos Hugo Peñaloza y Francisco Villegas tocaron con destreza un instrumento poco común, la guitarra barroca, de origen español y que data de los años 1600 a 1750; interpretaron piezas de algunos compositores de la época como Antonio Martín y Coll, Gaspar Sanz y Santiago de Murcia.

El hipnotizador acompañamiento en percusiones corrió a cargo de Elizabeth Magaña, especializada en instrumentos de percusión de origen árabe, y de Diana Gutiérrez quien, además de acompañar con palmas y castañuelas, tocó el arpa en piezas como El paloteado y Fandango.

Con el acompañamiento de instrumentos de origen árabe como el def, parecido a un pandero sin platillos de casi medio metro de diámetro, la darbuka, un tambor pequeño en forma de copa, y el riq, una especie de pandereta; la interpretación de estos talentosos jóvenes transportó al público al siglo XVII, a una España muy influida aún por la cultura y las costumbres árabes, consecuencia de la invasión musulmana a la península. “En España hubo un proceso de transculturación en esos años, que se puede ver en los instrumentos y la música de la época” apuntó Villegas durante el recital.

Entre las interpretaciones que más destacaron está la de Marizapalos, melodía que, confiesa Villegas, es su favorita para la guitarra barroca. El tema de Payssanos inició con el sonido rítmico del def tocado por Magaña, quien lentamente bajo por las escaleras de la sala para sumergir a toda la audiencia en la interpretación de esta melodía, en la que participaron los cuatro músicos participante sen este recital.

Además de su colaboración en este tipo de programas, Villegas se esfuerza por difundir a un mayor público la música de guitarra barroca y más que nada la del compositor español Santiago de Murcia. “Santiago de Murcia es el compositor más celebre de este instrumento”, explica Villegas, “es considerado la máxima figura del repertorio para la guitarra barroca”.


Como parte de esta importante acción para la difusión de la cultura, Villegas formó hace tres años la agrupación Saltarello Ensamble, de la cual es director e interpreté de guitarra barroca y vihuela, y en la que participan también Elizabeth Magaña, en las percusiones; Ubaldo Politrón, en el chelo barroco; Ricardo Ríos, que toca toda una variedad de flautas e instrumentos de viento; Diana Gutiérrez, la más reciente miembro de la agrupación, en el arpa y también en las percusiones y como invitado especial Hugo Peñaloza, quien interpreta también la guitarra barroca.

De acuerdo con Villegas, la agrupación busca conseguir una retroalimentación entre distintos instrumentos con la finalidad de enseñar y propagar la música para guitarra barroca. “Nosotros nos especializamos en un repertorio de instrumentos de cuerda pulsada, uno de ellos la guitarra barroca, el otro la vihuela, posteriormente el laúd barroco y la mandolina, pero en general su fundación fue para difundir la música para guitarra barroca acompañada de otros instrumentos”, aclaró Villegas.

Hasta ahora, el proyecto de difusión de Villegas y sus compañeros parece ir por buen camino pues ya cuentan con seguidores asiduos a su música, como lo demuestran las palabras de Joel Mariñel Arela, uno de los asistentes al recital: “Estoy muy contento de estar en este tipo de evento. De hecho nosotros andamos siguiendo a Francisco Villegas por todas partes porque nos gusta mucho la música de la guitarra barroca. Que bueno que la estén difundiendo y pues sí vamos a seguirle la huella como el dijo porque es una música muy bonita”.

Como próximos eventos en esta cruzada cultural, Saltarello Ensamble dará un concierto este domingo 21 de marzo a las 13:00 horas en el Templo de San Francisco Javier del Convento de Tepotzotlán, en el Estado de México. Construido alrededor de 1586, la fachada del templo, de cantera blanca, es una de las muestras más representativas de la arquitectura churrigueresca en México. Así, completamente ambientado en época y estilo, el lugar dará forma a todas esas imágenes y sensaciones que la música de Villegas y sus compañeros ya dibuja en la mente del público que ha llegado a escucharlos.




Bookmark and Share

0 comentarios: