lunes, 22 de marzo de 2010

40 AÑOS TRAS BAMBALINAS


Por Reyna Mariana Pérez Soria
México (Aunam). ¡A la gente no se le puede hacer esperar!, exclamó Gloria Contreras, minutos antes de entrar a escena para la función de celebración por los 40 años del Taller Coreográfico de la UNAM, en el Auditorio Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura.

Eran las 12:10 horas en el Salón de Ensayos, la maestra y también directora artística se maquillaba, mientras hablaba del trabajo arduo que hacen todos los bailarines, “por eso es que sólo tienen entre 30 y 45 minutos para estar listos“. Luego de ese comentario, invita a pasar a los camerinos para observar dicha preparación.

Una vez arriba, en los camerinos, las bailarinas tenían puesto ya el vestuario, uno de ellos en color rosa con vivos en dorado y otro, en tonos naranjas y rojos, para los hombres eran similares aunque en color negro o blanco, según el caso, sólo les faltaban las zapatillas pero esas estaban siendo retocadas.

Mientras se peinaban y delineaban los ojos, platicaban de cuestiones personales, entre ellas la manera en que habían llegado al lugar donde están hoy en día, así como las presentaciones y contratiempos que han surgido a lo largo de sus carreras artísticas.

Minutos más tarde, a las 12:25 pm se escucha afuera de los camerinos la primera llamada; al momento de escucharlo, una de las bailarinas toma una galletita de aperitivo para saciar los nervios mientras otras dos terminan de retocar el peinado con un poco de spray.

Apenas han pasado cuatro minutos y dan la segunda llamada. Entonces comienza el movimiento, unas bailarinas suben, otras bajan, unos más salen del baño y se ajustan las zapatillas; están a pocos segundos de salir al escenario con un lleno total en la sala. Cabe destacar que las mujeres son las más ajetreadas; tras el escenario, los hombres hacen un poco de calentamiento, pero siempre más tranquilos.

La función daría inicio a las 12:30; sin embargo, comenzó cuatro minutos después de lo planeado. Se escucha la tercera llamada y las bailarinas ya están listas, sólo ponen la “ebrea”, un polvillo blanco que servirá para que no se resbalen.

Ahora sí da inicio la función, son las 12:38 de la tarde y la maestra Gloria sale a hablar con el público para dar una breve explicación del Taller y su aniversario número 40. Al mismo tiempo, las primeras bailarinas en aparecer están detrás del telón arreglando los últimos detalles de la pieza.

Los técnicos se preparan, a lo lejos se escucha la voz de uno diciendo: “luces, prevenidos, abre el telón” y salen las primeras seis bailarinas a interpretar el número Adagio y fuga. Al término de la pieza, la Profesora sale de nuevo y presenta la segunda pieza llamada Bach y lo contemporáneo III. Mientras los ejecutantes realizan a la perfección el número, la maestra los observa desde una silla ubicada a un lado del escenario.

Al finalizar cada pieza, uno de los bailarines presenta a la coreógrafa encargada de dirigirlos y de inmediato se cierra el telón para que la maestra se muestre ante el público y los deleite con la explicación de la próxima pieza, en esta ocasión Tocata.


Mientras se lleva a cabo este número, los próximos bailarines en salir se preparan, ensayan su coreografía y aprietan bien las cintas de sus zapatillas, ningún detalle puede fallar al estar en una presentación de tal magnitud. Ya es la 1:23 pm y es momento de presentar Dos en Tango, pieza protagonizada por dos personajes, femenino y masculino, mostrando toda la seriedad y seducción que un tango puede proyectar. Cabe mencionar que ésta pieza fue las más aplaudida por el público.

Continúa Sólo para un ángel contemporáneo, haciendo una remembranza al Ché Guevara, misma que la maestra se encargó de explicar al público. Primero se mostraron imágenes de aquel personaje famoso y de inmediato se ligó el número del bailarín que portaba un pantalón blanco que resaltaba con las luces de fondo.

Era la 1:40 pm, acercándose el final de la presentación, sólo faltaba una pieza para dar por terminado el acto del viernes 12 de marzo; sin embargo, era el momento perfecto para que la maestra hiciera una invitación al público para asistir a las próximas presentaciones del Taller Coreográfico, mismas que se llevarán a cabo todos los viernes, de febrero a julio, en el mismo auditorio de la Facultad de Arquitectura y, también, los domingos, de abril a julio, en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, aclarando que hay dos programas, los cuales se pueden ir alternando dependiendo la ocasión.

De esa manera presentó Cuarteto KV465, la más larga de todas las piezas que integra cuatro movimientos en la misma, los primeros tres por grupos de bailarines y el último con todo el elenco. Justo a las 2:08 pm termina la pieza y todos los bailarines se reúnen para agradecer la presencia de las coreógrafas, de la maestra y directora Gloria Contreras y, por supuesto, del público.

Todos los presentes, como en toda la presentación, aplaudieron con bastante júbilo demostrando que había sido de su agrado. Minutos después, al cerrar el telón, los bailarines subieron al camerino para cambiarse y tomar sus cosas de inmediato. Mientras, la maestra platicó con los asesores y programaron la cita para la presentación del próximo domingo, la cuál será a las 8:00 am.

Para finalizar, la maestra se atrevió a dar un consejo: “plasma toda aquella música que se quedó en tus sentidos, cualquier forma de hacerlo es correcta, sólo busca transmitirla a los demás, porque hoy en día nadie se encarga de ello”.



Bookmark and Share

0 comentarios: