lunes, 18 de enero de 2010

REDITÚA MÁS VOTOS GASTAR EN RECUPERACIÓN QUE INVERTIR EN PREVENCIÓN: JULIO VELÁZQUEZ

  • El riesgo siempre va a existir
  • El dinero mejor gastado debería ser el destinado a la prevención señaló
Por Sandibel Martínez Hernámdez
México (Aunam). En la mente de un político es mejor gastar en recuperación pues “les reditúa más votos poner un centro de acopio, sacar todo el equipo de intervención, instalar un albergue, repartirle agua a los damnificados” que invertir en evitar contingencias, comentó Julio Velázquez Rodríguez, miembro de Protección Civil de la UNAM.

“La gente nunca está preparada para los desastres, porque la esencia de estos es la sorpresa”, comentó que una adecuada prevención depende de los ciudadanos para organizarse, el desarrollo de la ciencia en México, una correcta administración así como la habilidad de los políticos y empresarios para dictar normas de construcción e invertir en edificaciones más seguras que cuenten con las medidas de prevención necesarias.

En muchos lugares la corrupción y la negligencia se hacen presentes provocando que en estos sitios de gran afluencia de gente no se cuente con las medidas de seguridad adecuadas, provocando que la población más vulnerable de nuestro país sean los jóvenes, pues se exponen en estos lugares con el riesgo de que en cualquier momento sus proyectos de vida se vean truncados por un accidente.

Ante tales muestras de riesgos a la población de México no le es posible adquirir un seguro de gastos médicos debido a la falta de recursos económicos, no es que no exista una cultura preventiva, lo que no existe es el dinero necesario para solventarlos, afirmo.

Dentro de la Universidad también hay diferentes casos de emergencia, son encabezados por los traumas como golpes, caídas, choques con un 57 por ciento, seguido de padecimientos clínicos como problemas de corazón o procesos metabólicos, con un 43 por ciento, información que comentó Fernando Espinosa Roldán, coordinador operativo de atención PreHospitalaria en la Dirección General de Servicios Médicos (DGSM) de la UNAM.

Además, explicó en qué consiste este sistema de atención que comienza con la activación del servicio por medio de los postes amarillos que se encuentran distribuidos por toda CU, el traslado de las unidades al lugar del accidente y de ser requerido la movilización de los heridos a hopitales especializados.

Comentó que la parte más desafiante del proceso es en el momento del accidente y en el traslado, pues será el tratamiento durante ese lapso lo que determinará posibles secuelas, por ello se deben mantener en servicio personas aptas y capacitadas.

Señaló que la edad productiva para el personal de esta coordinación es de 45 años, sin embargo se tienen al servicio personas de mucha más edad que no pueden ser retiradas debido al respaldo recibido por parte de los sindicatos a los que están afiliados, ante esta situación se les exige una constante actualización y cursos para brindar un buen servicio.

Lamentablemente hay diferentes elementos, como la policía, que cuentan con la capacitación adecuada para atender emergencias, pero a pesar de ello no aplican los conocimientos poniendo más en riesgo la vida de los afectados, en muchas ocasiones la imagen de los servicios se ha visto degradada debido a que las unidades se utilizan no con fines médicos sino personales.

Fernando Espinosa invitó a reflexionar acerca de lo importante que son estos servicios, que no deben ser tomados a la ligera, pues una llamada no tan necesaria podría retrasar su reacción ante una verdadera emergencia.




Bookmark and Share

0 comentarios: