miércoles, 4 de noviembre de 2009

“LOS CARICATURISTAS CORREMOS TANTO PELIGRO COMO LOS PERIODISTAS”: HELGUERA

  • “Moneros” con libertad a medias
  • Libertad de expresión no aplica, caricaturistas y periodistas siguen siendo agredidos
  • Caricaturistas deben ser éticos, prudentes y respetuosos sin perder el sentido del humor
Por Catalina Lara García
México (Aunam). Los caricaturistas corren tanto peligro como los periodistas, pues basta con que un personaje se ofenda por un dibujo para que atenten en su contra, por eso hacer cartones políticos requiere una gran responsabilidad, aseguró Helguera, quien también afirmó que aunque hay libertad de expresión, su profesión debe ejercerse con prudencia para evitar problemas con aquellos a quienes caricaturizan en los periódicos.

A pesar de que en México existe la libertad de expresión y organizaciones como la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, dedicada a proteger a los “moneros”, estos siguen siendo agredidos por las autoridades cuando no les parecen los dibujos que hacen de ellas, según comentó Antonio Helguera, caricaturista del diario La Jornada.

Hasta el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, los caricaturistas o “moneros” no eran libres para dibujar a los presidentes, pues “eran personajes intocables, no podía hablarse mal de ellos sin ser demandado o agredido, pero a partir del gobierno de Zedillo las caricaturas comenzaron a tomarse con sentido del humor y teníamos libertad casi plena para expresarnos”, declaró el caricaturista Bulmaro Catellanos “Magú”.

“Magú” coincidió con que hacer caricaturas requiere responsabilidad social y política, pues los cartones llegan a tener un impacto muy grande en la sociedad, pero más que nada es necesario tener talento para tratar temas graves con humor y respeto a la vez; también agregó que si los caricaturistas pueden burlarse de los problemas es porque ellos no los sienten directamente, sin embargo, no buscan ofender a nadie.

Esta mesa de caricaturistas, realizada en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), contó con la presencia de Francisco Portillo “Alán”, quien comentó que aunque se tenga una ideología definida, hay que ser éticos para criticar o resaltar lo bueno de las posturas contrarias, pues los caricaturistas hacen periodismo y deben evitar las agresiones en contra de las autoridades.

Otro punto tratado en esta mesa fue la pérdida de popularidad del periódico impreso debida a los diarios en línea, lo cual ha hecho que cada vez se aprecien menos las caricaturas pues, en Internet, las noticias se leen tan rápido que la gente ya no se da tiempo para buscar los cartones.




Bookmark and Share

0 comentarios: