miércoles, 4 de noviembre de 2009

EXPONEN OBRAS DE ANTHONY GORMLEY EN SAN ILDEFONSO


Por José Andrés Díaz López
México (Aunam). Un hombre de hierro construido por piezas de metal perfectamente empotradas para darle forma a un cuerpo humano, un montón de pequeños cuerpos metálicos en forma de balas colocados en el suelo, cientos de rebanadas de pan blanco colocadas como papel tapiz enceradas, son algunas de las obras de Anthony Gormley en el Antiguo Colegio de San Ildefonso de la Ciudad de México.

Anthony Gormley es escultor inglés nacido en Londres capital de Inglaterra, el 30 de Agosto de 1950. Sus trabajos más conocidos son El Ángel del Norte, una escultura que representa a un Ángel con las alas extendidas con más de diez metros de altura, en la localidad de Gateshead en el Reino Unido.

La anatomía humana es la principal inspiradora de las distintas obras de Gormley, con sus esculturas buscan rediseñar, renovar y explicar de otra forma a los cuerpos humanos, con distintos materiales sea madera, metal, hierro, etcétera.

El museo de San Ildefonso de la ciudad de México, es el lugar donde se presenta la obra de este escultor inglés, que no solamente se dedica a la misma, sino también a la fotografía, la pintura, y distintas artes plásticas que lo hacen un artista multifacético y con distintos elementos y argumentos para la creación de nuevas esculturas o cualquier otra obra de arte.

Rebanadas de Pan

Más de 500 rebanadas de pan blanco fueron colocadas en una estancia del museo de San Idelfonso como parte de la obra de Gormley. Las piezas fueron tostadas y colocadas en forma de papel tapiz por todos los rincones de esa sala. A su vez, fueron enceradas para que no despidieran mal olor debido a la descomposición natural del mismo.

Es imposible analizar minuciosamente cada una de las rebanadas de pan, pero se puede entender la distinta composición de las mismas, lo que para el autor significa la infinidad de posibilidades y de renovaciones que puede dar la vida misma. Nada es igual y las rebanadas de pan así lo demuestran. Cada una posee una estructura distinta a la que tiene al lado, al igual que los seres humanos, todos somos distintos y todos tenemos una infinidad de posibilidades de existir en el universo.




Bookmark and Share

0 comentarios: