martes, 28 de julio de 2009

ASOCIACIÓN DE ESTUDIANTES DE COMUNICACIÓN: EL SUEÑO TRAS LA ELECCIÓN

Por Erika Guadalupe Monroy Rodríguez
México (Aunam). Una nueva etapa comenzó, los recién elegidos consejeros ocupan su lugar dentro del Consejo Universitario de la UNAM. Es momento de cumplir con las promesas de campaña; dentro de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Luis Jaime Estrada Castro es el nuevo Consejero Técnico de Ciencias de la Comunicación, quién impulsa la Asociación de Estudiantes de Comunicación; su proyecto más ambicioso.

Fue en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), considerada la mejor universidad de Iberoamérica, según el ranking de la revista inglesa The Times (edición del 3 de noviembre de 2005), y galardonada con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (10 de junio de 2009); dónde se desarrolló el proceso de elección de Consejeros Universitarios y Técnicos Representantes de Profesores, Investigadores y Alumnos.

Dicho proceso se desarrolló en cada plantel y Facultad, alumnos, académicos y administrativos; quienes se unieron para llevar a cabo las elecciones, de acuerdo con lo establecido en la Legislación Universitaria a través de la Ley Orgánica de la UNAM, así pues conocer la forma en la cual los nuevos integrantes del Consejo fueron seleccionados, es parte fundamental del nacimiento de la Asociación de Estudiantes de Comunicación (AEC).

Sin quedar exenta, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), se unió a la renovación del “máximo órgano de autoridad colegiada de la Institución”, definido así en la Ley Orgánica. Así pues, por medio de la convocatoria, hecha pública el lunes 23 de febrero de 2009 por la Dirección de la FCPyS, la comunidad estudiantil se preparó para desplegar sus campañas con fin de elegir Consejeros, en las distintas modalidades.

Según la Agenda Estadística 2008 la FCPyS tiene una población total de 8505 alumnos, siendo la carrera de Ciencias de la Comunicación (CC) la que tiene el mayor porcentaje, con 70 por ciento del total. Sin embargo, históricamente, es la carrera que menos vota durante estas elecciones., según el Centro de Estudios de Comunicación.

Las instalaciones de la Facultad fueron decoradas con pancartas, carteles con propuestas, fotos y consignas. Durante dos semanas se llevaron a cabo las campañas electorales, las cuales se desarrollaron conforme a los lineamientos establecidos en la convocatoria del 23 de febrero de 2009.

Los alumnos de las cinco carreras que se imparten en la FCPYS [Ciencia Política (CP), Relaciones Internacionales (RI), Administración Pública (AP), Ciencias de la Comunicación (CC) y Sociología (S)] crearon distintas fórmulas para contender por el puesto de Consejeros Técnicos, principalmente. Cada uno estableció una imagen y una serie de propuestas.

Las clases transcurrieron con regularidad, el cambio de clase estuvo acompañado de carteles de colores, de fotos y letras llamativas. Una gran cantidad de alumnos, desconocían el inicio de las campañas electorales y de su objetivo. Los por qué y los protagonistas eran un misterio. Los salones se vieron irrumpidos por grupos con mantas, con consignas: ‘Integremos las voces’, ‘Proyecto Unidad Estudiantil’; muchos de ellos con promesas de campañas. Sin embargo el asombro en los alumnos fue constante, ¿Para qué sirve el Consejo? fue la pregunta asidua.

Dentro del salón B-005, Luz María Garay, de sonrisa amable, declaró que “una de las debilidades de los alumnos de la Carrera de Ciencias de la Comunicación (CC), y de los alumnos en general, es el desconocimiento de la función del Consejo Técnico (CT).” Doctorada en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Comunicación y ex Secretaria Académica en el Centro de Estudios en Ciencias de la Comunicación, permitió con agrado la intromisión en su clase de algunos alumnos candidatos a Consejeros.

Para combatir la ignorancia, respecto a las funciones del CT los candidatos establecieron como punto importante, informar a los alumnos en qué consistían sus atribuciones. Muchas explicaciones fueron y vinieron dentro de los saloneos diarios, constantes, desesperantes. Ningún discurso convenció del todo a los alumnos, escucharon entre apatías, mientras la indecisión y la incredulidad crecieron en ellos.

De tez morena, lentes gruesos negros y con paciencia la doctora Garay explicó que “el CT es el órgano máximo de gobierno de la Facultad, está presidida por el Director de la Facultad, Fernando Castañeda Sabido, los representantes de los profesores, representantes de los técnicos académicos y representantes de los alumnos. Por cada carrera debe de haber dos representantes profesores (un propietario y un suplente) y dos de los alumnos.”

Los alumnos candidatos se empeñaron en comunicar todas sus propuestas y proyectos, en caso de ganar el puesto. Sin embargo, muchas de ellas eran muy parecidas entre sí, creando descontento entre los alumnos. “Si entendieran las dimensiones, la importancia de tener representantes de los estudiante, que de verdad entiendan las necesidades de éstos, participarían” sentenció Luz María Garay al referirse a la desidia del alumnado.

Comitivas de varios alumnos, con papeletas, grandes mantas y calcomanías pegadas en las ropas caminaron por los pasillos de la Facultad. Los candidatos, con sus grupos de campaña, entraron y salieron de los salones a algunos de ellos, en ciertos grupos, no se les permitió la entrada. Muchas de las negativas fueron de los mismos alumnos y otras tantas de los profesores que impidieron la interrupción de su clase.

Durante la entrevista, la Dra. Garay Cruz demostró desilusión por el proceso electoral; sobre todo al hacer referencia a la apatía de los alumnos de Ciencias de la Comunicación. “Es importante generar una cultura más participativa por parte de los alumnos de Comunicación, porque aparte somos la mayoría de la Facultad; la participación para elegir a sus consejeros es importante en la medida en que son ellos los que tienen derecho a voto y elegirán a los que pueden llevar asuntos de los alumnos al Consejo Técnico.”

A pesar de dicha apatía siempre hay alumnos que se presentan con un verdadero compromiso con la Facultad, con los alumnos y sus funciones. Y es así que alumnos participaron, participan y participarán en las acciones institucionales para mejorar la vida académica. De entre ellos se encuentra Alin Aké Kob, quien fungió como Consejera Técnica de CC, durante el periodo pasado (2007-2009).

A través de una entrevista vía Messenger, describió el proceso que siguió para ocupar el puesto, y con amabilidad, relata los momentos más difíciles durante su gestión. Dijo que al salir la convocatoria reunió los papeles solicitados y buscó el apoyo de sus compañeros. “Le dije a uno de mis mejores amigos (León Felipe Gutiérrez) que nos lanzáramos y nos inscribimos. Hicimos un diseño de campaña, la operacionalizamos y ganamos.”

Cada nueva convocatoria, los alumnos tienen un reto grande con sus campañas, ya que deben de ser innovadoras y demostrar que su estancia en la Facultad tiene frutos. Durante este proceso, las pancartas fueron muy rústicas, algunas se presentaron más elaboradas, pero los mensajes siguieron siendo sencillos. A diferencia del proceso anterior, Alin Aké Kob comentó: “Creo que lo mejor que tuvo nuestra campaña es que fue organizada perfectamente, fue original y nunca antes vista.” Sin embargo, no ahondó más en las características de la misma.

A pesar de ello, la participación siguió siendo muy baja: “Cuando me lancé la participación de los de CC fue de un 35 por ciento de toda la carrera, en comparación con Relaciones Internacionales, casi no votamos, ellos votan el 50 por ciento, al igual que los de Ciencias Políticas y Administración Pública. Yo creo que no participan porque simplemente no les interesan los temas de política”, explica la ahora Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Comunicación Política.

Los candidatos enfrentaron el proceso electoral con distintos altibajos: robo de pancartas, difamaciones y campaña negra (descalificaciones y rumores). Estos obstáculos no son los únicos, ya que en el momento de entrar al CT deberán de lidiar con muchos otros. “Estando adentro el mayor obstáculo es superar los conflictos que se tienen entre los grupos políticos de los maestros de la carrera, (CC) porque quedas como estudiante atrapado en una espiral sin sentido”, declaró la Lic. Aké Kob.

Sobre las alianzas entre grupos estudiantiles y maestros, la Dra. Garay dijo: “Es parte de los usos y costumbres de esta Facultad, como en cualquier lugar hay grupos de maestros de distintas características: unos muy comprometidos con la academia y la carrera, y otros más comprometidos con sus intereses personales. A veces se han dado casos en dónde esos maestros promueven a sus alumnos, para que se lancen como consejeros, les ayudan con la campaña, y al final lo que quieren es tener incidencia sobre estos consejeros para que llevan sus puntos de vista al consejo.”

Así pues, mientras los candidatos, aplicaron sus campañas, se acercaron a los estudiantes buscando convencerlos de ser la mejor opción, cada uno debió de enfrentarse a la apatía y desinterés de los alumnos; sobre todo de CC. Ellos se enfrentaron al proceso, mientras que los ganadores enfrentarán otro ya dentro del Consejo. Así pues el día de la elección los alumnos pasaron a emitir su voto. Algunos de ellos decididos, otros confundidos y con intenciones de abstenerse y muchos otros decidieron no darle mayor relevancia al acto.

Todas las carreras votaron, sin embargo, siendo Ciencias de la Comunicación la menos participativa, pero con mayor cantidad de alumnos, se le dio un seguimiento en especial, sobre todo por la naturaleza de la AEC; tomando en cuenta a los candidatos para Consejeros Técnicos de CC y a los estudiantes de la carrera.

Los principales actores, los comunicólogos, buscaron su lugar dentro de la vida institucional de la UNAM; ello a través de la elección de sus Consejeros representantes.

Los comunicólogos también votan

Los votos fueron contados uno a uno. León Felipe Gutiérrez, Consejero Técnico de Ciencias de la Comunicación (CTCC) durante el periodo 2007-2009, sacaba los votos que, ese día los alumnos de Ciencias de la Comunicación (CC) depositaron a lo largo de la jornada electoral. A las 23:00hrs del 30 de marzo de 2009, las papeletas fueron contabilizadas dentro de la Sala Fernando Benítez y el ganador a CTCC fue revelado: la formula Estrada-Santos se alzaba con la victoria.

El inicio de semana fue con rostros sonrientes alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), iniciaron su jornada al acudir al edificio de postgrado, marcado con la letra F, para ejercer su derecho al voto. Ese día se elegiría Consejeros Técnicos de Área, Consejeros Académicos del Área de Ciencias Sociales y Consejeros Universitarios. En punto de las 9:30 de la mañana las casillas abrieron.

De entre las propuestas: Proyecto Unidad Estudiantil (PUE): Fabiola Olguín y Jorge García; Integremos las Voces: Jaime Estrada y Mariana Santos; Unidad Universitaria (UU): Xochiquetzal Luna y Julio Gavia; y Espiral: Christian Rámirez y Anahid Pérez; los alumnos de CC debían elegir. Muchas de las propuestas eran similares, sin embargo la diferencia estaba en los cómos. Todo ello quedaba asentado en las papeletas que cada fórmula repartía.

Fue durante el primer cambio de clases que los alumnos de las diferentes carreras acudieron, formando una fila atípica a las afueras del edificio F. -¿Por quién votaras?- preguntó Marisol Aldana, estudiante de CC, mientras esperaba su turno, a su compañera. –Creo que por Estrada-Santos, y ¿tú?- contestó Estefanía Vivanco. –Igual, creo que son los mejorcitos-. Dentro del cúmulo de jóvenes se dejaron ver algunos candidatos y compañeros que apoyaron a las distintas planillas esperando que el proceso se llevara con legitimidad.

Mientras unos esperaban en las escaleras otros, salían con el pulgar entintado, muestra de que su voto había sido depositado. En las puertas del recinto, organizadores –administradores y académicos- preguntaron a los asistentes por su carrera y apellido, para indicarles qué fila debían seguir. Una vez ahí los saludos y preguntas se hicieron presentes. La afluencia de alumnos fue constante, sin embargo aumentó el número en los cambios de clase. Bastantes estudiantes se reunieron en grupos y mostraban el dedo pintado, cuestionándose por su voto.

–¿Ya votaron?- preguntó Osiris, alumna de CC a Oswaldo y Aly, de la misma carrera. –Ya- contestaron al unísono. -¿por quién?- prosiguió la chica. –Yo por Luis Jaime- contestó el chico. –Yo por los de PUE (Proyecto Unidad Estudiantil), fueron de los únicos que me acordé- dijo Aly. -¿Y tú?-preguntó Oswaldo. –Pues yo también votaré por Luis Jaime, es el único que me pareció bueno, los del PUE no me convencieron, de hecho no pasaron a ninguno de mis grupos y los demás estaban muy chafas- contestó Osiris

Mientras las clases continuaron con cierta normalidad, poco a poco las pancartas que habían decorado las paredes de los edificios de la Facultad desaparecieron, terminando en medio de la explanada alta formando un montículo de papel arrugado. Hasta la 1:00 de la tarde toda la jornada transcurrió con calma y sin incidentes. Los observadores de cada planilla supervisaron con atención el proceso y junto con profesores encargados, no reportaron anomalías al menos hasta minutos antes de las 2:00 de pm, tiempo en que cesó el primer turno de casillas.

Sin embargo, no faltó quién con humor, ironía y sarcasmo se manifestó en contra del proceso electoral; muestra de ello fue el naciente movimiento denominado CACAS (Ciencias Artísticas Católicas Apostólicas y Sociales), liderado por “Chucho”, un estudiante con nariz de payaso que invitó a anular el voto en señal de protesta, ante el proceso, las plantillas participantes y las propuestas.

El grupo estableció como imagen de campaña a un compañero tranquilo y callado, ataviado con una nariz de payaso. “El profesor Alfonso Morales nos apoyó, le evocamos de un performance con narices rojas que hicimos inspirados en la película Noviembre. Él nos dijo, "¿por qué no hacer eso? si es un circo político, usen las narices rojas." Dice Steve, un miembro del grupo CACAS y estudiante de cuarto semestre de CC.

Al cuestionarles, en entrevista para el blog ‘El Molkajete’, si les preocupaba el panorama electoral, Miguel, integrante del movimiento, contestó: “generamos la propuesta por el voto por Chucho, voto fantasma, voto de abstención. Estábamos inconformes y queríamos generar el voto de abstención sin saber por qué. Eso no lo cuestionaron. No voten, si votan por Chucho no votan por nadie.”

A las 4:oo de la tarde, las casillas se reanudarían y a las 20 horas cerrarían las votaciones oficialmente. Entre tanto las protestas, correspondieron a los integrantes de Rebeldía, quienes irrumpieron en el edificio de posgrado cerca de la 6:oo pm, con la intención de provocar y calentar los ánimos; juntaron la propaganda e intentaron incendiarla, los conserjes impidieron el acto.

Al cierre de la primera tanda, todos los votos fueron concentrados en un solo salón, mismo que permaneció bajo llave y en custodia de los profesores y demás encargados. Los profesores que fungieron como funcionarios se encontraron revisando el material de entrega a las 6 de la mañana, así se cercioraron de la transparencia del proceso desde el inicio.

Los datos comenzaron a fluir a partir de la 8:30 de la noche dando ganadores y empates. La carrera con mayor número de alumnos es Ciencias de la Comunicación, sin embargo, según datos de la Coordinación de Estudios de Ciencias de la Comunicación, son los que menos participan en los comicios para elegir las distintas consejerías.

A pesar de este antecedente, en estas elecciones Comunicación registró la mayor participación con mil 60 alumnos, tomando en cuenta los votos que fueron contabilizados. Finalmente a la media noche se dio el ganador del cargo: Consejero Técnico de Ciencias de la Comunicación: Luis Jaime Estrada (propietario) y Mariana Santos (suplente).

Ellos intentarán cumplir con las promesas de campaña, con los proyectos que tienen entusiasmados a los alumnos que depositaron su voto por ellos. Deberán demostrar que son los indicados para el puesto, y que los alumnos no se equivocaron en su elección. Durante su periodo de dos años ellos pretenderán: de acuerdo con la información tomada del portal de la Asociación de Estudiantes de Comunicación (AEC).

Es la AEC lo más importante para el grupo, y es ubicada en primer lugar de sus propuestas de campaña: Generar un espacio efectivo y de calidad para los comunicólogos; Pretenden, también, organizar anualmente la Semana de la Comunicación, incluyendo las diferentes opciones terminales; Impulsar la Feria del empleo en la Facultad para fomentar la vinculación con egresados y con el campo laboral; Impulsar el rubro de investigación social dentro de la Facultad e involucrar a los estudiantes.

Para los nuevos consejeros la transparencia es importante. Rendición de cuentas semestral sobre las actividades del Consejo Técnico. Consulta estudiantil semestral, para evaluar el desempeño de los representantes del Consejo Técnico. Proporcionar fotocopia de documentos que posea el Consejo Técnico y que sean de interés para la comunidad estudiantil. Impulsar una reforma al reglamento de las prácticas de campo, con el fin de agilizar los trámites y equilibrar la teoría con la práctica, respondiendo a la necesidad de complementar el nivel académico de los comunicólogos.

Impulsar la interdisciplinariedad de la carrera agilizando los trámites, mediante una reforma al reglamento, para cursar materias optativas de otras disciplinas dentro y fuera de la facultad. Reformar el reglamento interno para que se impartan los idiomas desde primer semestre y aumentar el número de grupos.

Integremos las voces

El ganador de la contienda electoral, Luis Jaime Estrada Castro, tiene un reto muy grande, cumplir sus promesas de campaña y sortear los obstáculos que se le presenten, a fin de demostrar que es una persona apta para la responsabilidad.

Luis Jaime Estrada Castro es un estudiante de Comunicación Política, comprometido con la FCPyS, con la Universidad misma, consigo mismo; pero sobre todo con su nuevo puesto, el de Consejero Técnico de Ciencias de la Comunicación.

Como parte de su campaña, la frase ‘Integremos las voces’ fue la consigna constante, su objetivo para él es que todos los alumnos de la carrera tengan un espacio, un lugar en donde puedan expresar lo que piensan y quieren, mediante el impulso a la Asociación de Estudiantes de Comunicación (AEC).

Lo más importante, lo que necesita la carrera de CC es la organización estudiantil autónoma y esto se logrará con la conformación de la AEC, la cual “trascenderá mi periodo como consejero, no es para mí, es para el uso de todos los alumnos, de los de ahora y de los que vienen”, dice Luis Jaime, en tono serio.

Con el discurso de los comunicólogos, Luis Jaime se acercó a sus compañeros de carrera. Él, un amante de las luchas sociales, admirador de Mario Benedetti, seguidor y defensor de las causas indígenas. Expresa con seguridad que el haber vivido en el Distrito Federal le dio la oportunidad de observar las diferentes desigualdades, aunado a ello, su educación, de tinte socialista, en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Sur le amplió el panorama.

“Me considero una persona de izquierda”, dice con solemnidad, sin embargo su actitud cambia cuando se le cuestiona acerca de su elección de CC por encima de Ciencias Políticas. Una sonrisa pícara se forma en su rostro moreno. De cabello color azabache y con la playera de Pumas contesta con humor a la pregunta.

“Considero que las nuevas trincheras del cambio social están desde la comunicación; no desdeño la teoría política, sin embargo creo que los espacios se han abierto desde la trinchera comunicativa”, así el nuevo Consejero demuestra su compromiso con la carrera. Sin embargo, como todo joven de 22 años también disfruta de los placeres de la vida, acompañado de sus amigos y familiares.

“Cuando estoy en mi rol de consejero, alumno o adjunto trato de hacerlo lo más serio y mejor posible, pero me encanta estar con mis amigos, soy bien pachanguero, la verdad”, dice entre risas tímidas. Explicó que trata de disfrutar todo lo que hace y más cuando está en su relajo.

Sin embargo, para conocer un poco de la persona que representará a los alumnos de CC, se expresa sobre de sus virtudes y debilidades. Al tocar el tema cambia su postura a ser un poco más rígida, y comienza con sus debilidades, que suele ser “paciente pero cuando pierdo la paciencia la pierdo, me enojo y digo las cosas así como las pienso. Y a veces suelo ser explosivo. Es mi mayor debilidad, lo reconozco.”

Entre sus virtudes se encuentra el gusto por trabajar mucho, siempre tratar de llevar todo a la democracia. “En mi afán de llevar todo al consenso, a veces las cosas se me salen de las manos. Porque sé que hay decisiones que debo tomar, pero luego quiero consultar todo y pierdo la capacidad de actuar.”

Una de las cosas más importante, para él, es escuchar todas las voces, porque gusta de retroalimentarse de los demás, de aprender de las opiniones diferentes a la suya. Y es al final del interrogatorio cuando expresa su deseo personal:

“A mí me gustaría trabajar en organizaciones autónomas, no me veo trabajando para un partido político, ni para un candidato, en algo de derechos humanos, en Organizaciones No Gubernamentales, por eso estoy en comunicación. Aunque digan que tengo que comer de algo. Esto es por amor al arte.”

La AEC un proceso de realidad

El trabajo ha empezado para el nuevo consejero. Una vez que los alumnos regresaron a la Facultad (después de la epidemia de Influenza; 07 de mayo de 2009); se llevó a cabo la primera sesión, con alumnos de CC, para organizar la Asociación de Estudiantes de Comunicación. Fue a través de su portal en hi5 (http://estrada-santos-oficial.hi5.com) y algunos correos electrónicos que se hizo el llamado.

Sin embargo, la concurrencia fue muy poca, 20 alumnos se congregaron frente al Auditorio Ricardo Flores Magón, de la FCPyS, todos ellos en torno a la figura de Luis Jaime Estrada. El nuevo consejero se presentó y estableció algunos de los objetivos de aquella reunión, lamentando la poca asistencia.

“Nos faltó un poco más de organización y de difusión, además a muchos compañeros se les dificultó venir hoy, por el horario”, dijo Luis Jaime, en voz baja. Los compañeros, se acercaron un poco más a él para escucharle mejor, al ver esto trató de elevar un poco más el volumen, sin lograrlo.

Expresó los objetivos que él, junto con Mariana Santos (su suplente en el Consejo Técnico) había redactado para la primera sesión. El acuerdo, principal, al que se llegó fue el de los días de reunión y se estableció que las reuniones se realizarían cada 15 días en horario rolado (1:30 a 3:00 de la tarde y la segunda de 3:00 a 4:00), para tomar en cuenta a los compañeros del turno de la tarde.

Es así como los cimientos de uno de los proyecto de campaña, comienza a caminar. Todos los presentes, en esa reunión, tienen la intención de hacer una realidad la AEC, y comenzarán desarrollando ideas que alimenten la Asociación. Cada comunicólogo tendrá su espacio, para desarrollar su saber y su creatividad.

0 comentarios: