martes, 16 de junio de 2009

REGINA ABANDONA LA DELINCUENCIA PARA CONVERTIRSE EN CORREDOR TURÍSTICO

Por González Balanzario Oswaldo
México (Aunam). Desde octubre de 2008, la calle de Regina en el centro histórico cambió la delincuencia por nuevos establecimientos y centros culturales, y es que más que una calle de paso, Regina se ha vuelto un corredor turístico.

Justo donde termina la calle de Chavaste comienza Regina; uno se da cuenta porque algo raro pasa: No se percibe rastro alguno de basura, pero por si las dudas, un barrendero recorre el camino con los clásicos botes de basura y uniforme color anaranjado, así como la escoba de varitas.

Caminando a la derecha, se puede observar el Convento de Regina, enfrente de esté casas habitación y en medio de ambos, novios y amigos se dan cita en las jardineras para platicar al ritmo de la música de jazz que interpreta un saxofonista.

En el cruce con Isabel La Católica, a la izquierda se observa el café Le Kemir, aquí los acordes de jazz han cambiado para dar paso a las notas son de un trovador que ameniza, o molesta, la conversación de las personas.

Árboles, palmeras artificiales, mesas con tableros de ajedrez y bancas, han sido colocados a lo largo de toda la calle de Regina. Más adelante recauderías, una tintorería, una reparadora de calzado y varias fondas completan el cuadro, eso sí, con un precio más elevado.

En la esquina del callejón de Mesones, la Hostería La Bota llama la atención: un suelo desgastado, infinidad de botellas de ron, paliacates rojos, banderas de Cuba y de México, fotografías de los años 50, una bufanda del Real Madrid y hasta una bicicleta “Vagabundo” cuelga de una de las paredes de la posada el cuadro termina de completarse con “Llorarás” interpretada por Óscar de León.
Nuevamente la música vuelve a cambiar, ahora se torna tipo lounge, proviene de uno de los nuevos bares y es que en esta se calle la afluencia se ha vuelto mayor, y ha resultado hasta punto estratégico para micro-empresarios, el cual deberá pagar una renta no muy baja, ya que con la remodelación, también vino un alza en el precio del m2.

Falta poco para llegar a 20 de noviembre y a la izquierda se lee la cita: “El Rostro cambia”, es un mural con las imágenes del día en que Regina se hizo peatonal. Está el retrato de “Chucho”, el de la tiendita, la de doña Margarita, la de la estética, la de “Pepe”, el gasero, así como otras tantas de los locatarios y vecinos de la cuadra.

La transformación de la calle de Regina es parte del proyecto “Conservación, Desarrollo y Protección del Centro Histórico”, encabezado por el Fideicomiso, es una de las muchas obras que se están realizando en el primer cuadro de la ciudad y se piensa tomarla como modelo para que otras vías también sean transitables.

0 comentarios: