domingo, 3 de mayo de 2009

EGRESADOS DEL CUT PROTAGONIZAN LA OBRA DELIRIUM TREMENS


Por Viridiana Brito
México (Aunam) La puesta en escena Delirium Tremens, basada en el reportaje de Ignacio Solares, con la adaptación y dirección de Antonio Crestani, cuenta con la participación de seis actores, todos egresados del Centro Universitario de Teatro, una de las principales instituciones dedicadas a la profesionalización de los actores mexicanos.

La obra logra reunir distintas generaciones, desde Jorge Ávalos, actual becario del FONCA en la categoría de Creadores Escénicos, quien ha participado en aproximadamente 40 obras de teatro, entre las que destaca La vida es sueño de Calderón de la Barca, bajo la dirección de José Luis Ibáñez, hasta la participación de Luis Maya, recién egresado de ésta institución.

Ávalos da vida al personaje de Gabriel, un alcohólico que ha padecido el delirium tremens. Éste se encarga de explicar en el transcurso del relato las consecuencias que ha padecido debido a la enfermedad, convirtiéndose en la historia central de la trama.

El actor interpreta magistralmente a este hombre de clase media y apariencia madura, el cual tiene un temperamento difícil de comprender, Gabriel tiene respuestas extremas ante situaciones cotidianas, como su desesperación y enojo por un retraso de tan sólo cinco minutos en la cita que concierta con Ignacio Solares, personaje de la obra, confesando que estaba apunto de marcharse debido a su impuntualidad.

Durante su narración, el protagonista afirma haber visto sentado en el sofá de su casa al compositor Mozart, considerando al músico y en especial a su Réquiem, el motivo por el cual pudo dejar definitivamente la bebida, cambiado las gotas de alcohol por las notas de la pieza musical.

Por su parte, Luis Maya, interpreta a un hombre que padece un delirio visual en el desarrollo de la obra. Con un gran esfuerzo físico y actoral, Maya se enfrenta a interpretar estados de ánimo completamente opuestos.

Comienza con visiones de pequeños seres que identifica como ángeles, haciéndolo sentir contento y de un momento a otro, estos seres se convierten en demonios que quieren arrancarle la lengua, tornando su alegría en una completa desesperación.

El resto el elenco está conformado por José María Mantilla, quien interpreta a Ignacio Solares. Aída López está en el papel de Laura, una señora que padeció el abandono paterno y quien ha sido, como ella misma lo menciona, madre de su madre desde los doce años, encontrando en la bebida una salida a su vida sin motivos y esperanzas.

Salomón Santiago encarna a un taxista que ha sido internado en un sanatorio como consecuencia de sus delirios auditivos, los cuales lo llevaron a cometer acciones peligrosas en contra de otras personas. Las voces que escucha le dicen cómo debe comportarse, llegando al grado de solicitarle su propia muerte.

Por último aparece en escena Edurne Ferrer, interpretando el personaje de una joven de clase alta, la cual se ríe de todas las acciones que cometió cuando se encontraba en estado de ebriedad. Ella alucina a un pequeño duende quien se convierte en su compañía en cada una de sus borracheras. Esta joven relata las distintas ocasiones en las que intentó quitarse la vida.

Delirium Tremens es una obra que le permite al espectador reflexionar sobre las consecuencias de ser alcohólico, presentando en estas historias la vulnerabilidad del ser humano. La pieza dramática no asume una posición entre lo bueno o malo que es esta adicción, dejándoles a los asistentes la oportunidad de hacer su propia reflexión del tema.

La puesta en escena se presenta en el Teatro Santa Catarina en Coyoacán. Los jueves y viernes, 20:00; sábados, 18:00 y 20:00, y domingos a las 18:00 horas, hasta el 5 de julio de 2009. Actualmente suspendida, la temporada reanudará con base a las disposiciones emitidas por el gobierno federal, como consecuencia de la epidemia de Influenza A H1N1 que se está viviendo en el país.

0 comentarios: