viernes, 17 de abril de 2009

VIAJE A LAS ESTRELLAS, UN FUTURO LEJANO

  • Viajar a las estrellas sigue siendo un cuento de ciencia ficción
  • Voyager podría ser el primer objeto humano en salir del Sistema Solar
“Lo que hoy ha empezado como novela de ciencia ficción, mañana será terminado como reportaje”:
Arthur C. Clarke
Por Guadalupe Escobedo Colunga
México (Aunam). ¿Será posible que algún día los seres humanos sean capaces de viajar en el universo, conocer a otros seres e incluso poder vivir en otro planeta? Hasta hoy, eso sólo ha sido posible en los libros y películas de ciencia ficción; sin embargo, en la realidad todavía es muy lejano un experimento de tal semejanza.

Sahahen Hacyan, investigador del Instituto de Física de la UNAM, se dio cita en el Museo de la Luz durante el ciclo de Conferencias de Especialistas para celebrar el Año Internacional de la Astronomía. En su ponencia titulada “Viajes interestelares, realidad o fantasía”, habló sobre los requerimientos físicos necesarios para realizar un viaje cósmico, así como las dificultades que todavía no se han resuelto para realizar la travesía.

Explicó que existen tres aspectos importantes a considerar para que sea viable un viaje al universo; en primer lugar se deben calcular las distancias cósmicas, en segundo lugar se toma en cuenta la teoría de la relatividad y por último el diseño de posibles mecanismos que permitan viajar a las estrellas.

Para medir las distancias cósmicas se toma en cuenta la velocidad de la luz que equivale aproximadamente a 300,000 Km/s; al viajar en el universo el tiempo se mide en años luz, al viajar con tal velocidad es posible dar siete vueltas y media en un segundo. De acuerdo con los experimentos físicos, la distancia entre el sol y la tierra es de 8 minutos con 20 segundos.

Hasta el momento no se ha lanzado una nave espacial a distancias muy lejanas, pero se han enviado otros aparatos como la Sonda Espacial Voyager que fue lanzada en 1977 para explorar los límites del Sistema Solar, hasta la fecha sigue en función; se estiman que en junio del presente año logrará salir del Sistema Solar para convertirse en el primer instrumento de fabricación humana que llegue más lejos, aseguró el doctor Hacyan.

La teoría de la relatividad es un fenómeno que debe tomarse en cuenta para calcular el tiempo de acuerdo a la distancia del viaje; lo que para ellos es un año de viaje, en la Tierra son ocho años, esto significa que no pueden hacerse viajes muy extensos ya que el futuro de la vida en nuestro planeta es incierto. A este fenómeno se le llama contracción del tiempo.

La parte más difícil en la planeación de un viaje al universo es el diseño de una nave espacial que viaje a una velocidad semejante a la luz y que a su vez sea resistente a los elementos químicos del cosmos, y lo más importante, contar con una gran capacidad de almacenamiento de combustible que permita viajar por un tiempo considerable. En teoría es fácil cumplir con todos los requerimientos, pero la realidad es otra, afirmó Shahen Hacyan.

Enseguida argumentó porque no es posible llevar las teorías a la práctica. La energía química es muy lenta y se acaba rápido. La fusión nuclear tampoco es posible porque necesitaría que la nave fuera del tamaño de la tierra para que cumpliera su objetivo deseado. El tercer tipo de energía es más inviable todavía ya que es imposible almacenar la energía antimateria.

Concluyó con la manifestación de su poca credibilidad en los viajes interestelares, ya que asegura que si fueran posibles en la realidad también sería posible viajar en el pasado y aún no hemos recibido visitantes del futuro. Agregó que es probable que la vida en la Tierra se extinga antes de poder viajar al Universo.

0 comentarios: