sábado, 4 de abril de 2009

EVOLUCIONA EL PROBLEMA DE LAS DROGAS

Por Stephanie Reyes Virgen
México (Aunam). ¿En dónde queda el limite de lo delictual? Al parecer esa es la pregunta sin resolver en cuanto a los mercados negros sobre la venta de drogas, sustancias, extractos, o cigarrillos ilegales.

La cuestión se deriva de la concepción de estos mercados, que ha evolucionado con el paso del tiempo, afirmó el investigador Luis Astorga, quien ve grandes cambios de percepción en cuanto a la compra de estos productos.

“Anteriormente se conseguían en boticas, lo que ocasionaba cuadros adictivos y graves consecuencias para la salud. Debido a estos problemas, los diferentes gobiernos de América y el mundo han realizado intentos de leyes prohibicionistas, en busca de un reglamento y mejora de la calidad de esas sustancias”.

Hoy día encontramos diversas drogas en el mercado, lo que no beneficia el intento de controlar la circulación y venta. El control que se pretende va desde el cultivo hasta la comercialización de las mismas; lo que a su vez traería consigo una problemática entre los países de América, específicamente entre los productores y consumidores, aseguró el académico.

Este es el origen de una larga cadena que incluye a varios grupos o personas, con tal de que la droga llegue a su destino. Por ejemplo, en México el negocio es lograr pasar la frontera con la droga, lo que a su vez trae problemas entre los países vecinos.

Según el especialista del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, así surgen las oficinas antidrogas, por ejemplo, en Estados Unidos la DEA. “Conforme crecen los problemas de drogas, aumentan otros: se agrava la situación económica y la preocupación, ahora, se encuentra en contener la violencia”

Esto trae como consecuencia que los poderes políticos y económicos sean modificados, pues quedan expuestos al mostrar debilidad, cuando el problema los supera. Como consecuencia, los grupos que controlan la distribución de las drogas son los que redireccionan el control político.

“Actualmente vivimos en la era de la violencia”, afirmó Cesar Alarcón, investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, para quien los grupos relacionados con la droga pretenden la repartición del poder entre ellos.

Durante una mesa redonda realizada en la Máxima Casa de Estudios, ambos especialistas coincidieron en que, al parecer, no se ha encontrado la forma de detener este fenómeno, y menos si se toman en cuenta los cambios sociales en los que la problemática ha repercutido.

Los ponentes concluyeron que es imposible detener este asunto, cuando hay un involucramiento directo de la esfera política.

0 comentarios: