viernes, 13 de septiembre de 2019

ENTRE FIESTAS, VIAJES Y MAL VIAJES

Por Israel López Rodríguez
Ciudad de México (Aunam). La juventud es una etapa de autodescubrimiento. Un viaje que los jóvenes emprenden para conocerse a sí mismos. Anaí López explora en su más reciente novela, En el viaje, la relación entre la juventud, la fiesta y las drogas, donde invita a reflexionar sobre su consumo y la adicción que generan estas sustancias.



Presentada en el foro “Expresarte” de la Librería Mauricio Achar, en Miguel Ángel de Quevedo, la autora estuvo acompañada de los escritores Fernando Rivera Calderón y Karina Simpson, quienes coincidieron en calificar la novela de López como un “compendio de antojos”.

Respecto al libro, Rivera Calderón precisó que la versatilidad narrativa de la autora permite al lector conocer de primera mano las experiencias de vida de los personajes que transitan por las páginas de la novela. “Los acompañamos en sus sufrimientos, alegrías, amores, emociones y mal viajes. Son tan vividos los relatos que te invitan a experimentarlos por ti mismo”, comentó.

Karina Simpson advirtió que el verdadero acierto la novela radica en la capacidad de su narradora por alejarse de un tono aleccionador y moralizante con el que comúnmente se retrata el consumo de drogas tabú. “Aborda las distintas aristas de su consumo: los miedos, las alegrías, las acciones, el deseo, la dependencia y la curiosidad”, afirmó.

De igual manera, apuntó al consumo de drogas normalizadas entre la sociedad en la actualidad. Simpson destacó que la novela incluye escenas que retratan la adicción a la comida, al sexo y el trabajo:”Alude a drogas no tabú y sus efectos emocionales en las vidas de las personas”.

Por su parte, la autora del libro, Anaí López, admitió que siempre le gustó la fiesta. Reconoció ser adicta a “dos de las drogas más fatales que existen: Malboro y Coca-Cola”, mismas que la acompañaron durante gran parte de su vida hasta el momento en que decidió dejar de fumar.

Expresó que el estilo narrativo de su novela se aleja del lenguaje didáctico y moralista, pues considera que el consumo de drogas lo determina uno mismo. Además, reconoció que la regulación legal de su consumo promueve la confusión entre adicciones y el abuso de sustancias.

Anaí López entiende que una sentencia no es lo mismo que una advertencia, razón por la cual calificó su novela como una “rebelión que desdice la persecución de herejes promovida por la autoridad”. Entiende la historia de las adiciones con base en el miedo y pretende con su novela abrir este tipo de experiencias como un viaje personal.

“La fiesta es un espacio donde se puede ser un poco malo, donde puedes ser tú mismo al narrarte entre bailes y alcohol.”, confesó la autora. Escrito entre idas y vueltas, En el Viaje es un retrato de la amistad de un grupo de jóvenes deseosos por conocer la vida.



Bookmark and Share

0 comentarios: