martes, 12 de marzo de 2019

¡NADIE SE SALVA!

Por Eduardo Montero Legaspi
Ciudad de México (Aunam). “Es triste que nosotras como mujeres, estemos muriendo diario, da miedo y da coraje que las autoridades no hagan nada para resolverlo” sin importar la inclinación política, este es un pensamiento común de las tres mujeres entrevistadas.

Regina Huerta, Valeria García y Joselin González. Por Eduardo Montero

Regina Huerta Sánchez, estudiante de producción audiovisual en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, opina que los feminicidios son causa de tristeza y coraje puesto que las mujeres ahora se ven mucho más “restringidas” y ejemplificó con las libertades de vestimenta que tiene ya que el miedo a ser atacadas simplemente por el hecho de traer ropa “corta” lo viven diario.

Respecto al derecho que la mujer sobre su cuerpo, Regina comentó que las mujeres son las únicas dueñas de su cuerpo y que nadie tiene el derecho a utilizarlo a su antojo debido a que “es su cuerpo y es su vida”. También declaró que le da mucho coraje que, aunque haya módulos de vigilancia dentro del metro, no se puedan sentir seguras, ya que el acoso en el metro es diario y al momento de ir a denunciar, los policías las culpan por la forma en que van vestidas “no se vale que diario sea lo mismo”, declaró.

Después de que el gobierno de Nuevo León aprobara la ilegalidad del aborto, Regina comentó que no hay consciencia por parte del gobierno norteño respecto a los problemas que conlleva tener un hijo no deseado, específicamente cuando no existe el sustento económico para mantenerlo. Así mismo, declaró que, aunque el aborto se haya vuelto ilegal, las mujeres seguirán abortando por el simple hecho de no querer al feto. Para ella la ilegalidad traerá como consecuencia la muerte de más mujeres a causa de la clandestinidad al momento de querer abortar.

Valeria García Valencia, también estudiante de producción audiovisual, realizó un análisis acerca de los feminicidios e indicó que en un principio observaba este fenómeno muy alejado de su entorno, pero conforme fue viendo las cifras y las noticias comenzó a informarse acerca del tema y calificó como deplorables, tristes y lamentables las acciones del gobierno y la sociedad y su nula capacidad de respuesta frente a los feminicidios.

Valeria concordó con Regina en el aspecto de que la culpa de ser acosadas se reparte a las mujeres por el simple hecho de su vestimenta “provocativa”.

Valeria García tuvo los mismos calificativos respecto a la ilegalización del aborto, puesto que el hecho de que las mujeres no puedan decidir sobre sus cuerpos es una total injusticia. Declaró que aún hoy en día a las mujeres se les trata como seres inferiores cuando no lo son, ya que el hombre también participa en esta cuestión de procrear y que los castigos son nulos hacia él, contrario al caso de las mujeres “quienes se llevan toda la culpa”.

Destacó la falta de empatía del gobierno mexicano y de educación sexual en la sociedad mexicana son parte de las causas principales en este caso.

Joselin Pérez González, estudiante de periodismo, enfocó su comentario en el miedo que radica en las mujeres puesto que ya existe confianza con la sociedad machista mexicana y que existen mujeres que han normalizado la dependencia de los hombres; declaró que “los feminicidios comienzan desde las mínimas cosas hasta estos hechos violentos y detestables”.

Para Joselin no existe justificación para matar personas y argumentó que en el caso especifico de las mujeres “han sido violentadas, acosadas, violadas y asesinadas a lo largo de la historia por las personas machistas que, actualmente, sostiene nuestra sociedad”.

Declaró que las mujeres siempre han estado vulnerables a la crítica, en su forma de vestir, en su higiene, con su belleza y estas construcciones sociales se han convertido en el deber ser del género femenino. Joselin ejemplificó que el derecho del aborto es darles la oportunidad a las mujeres de decidir que hacer con su cuerpo, ya que nadie debe tener un poder de decisión. “Son nuestros cuerpos y nosotras tenemos el derecho de hacer con ellos lo que nosotras queramos”.

Según Joselin, la imposición del hombre infantiliza a la mujer haciéndolas creer que su vida corre a su merced y todo esto se normaliza. Ella concluyó que, desgraciadamente, la mujer se ha convertido en blanco fácil para estas personas machistas y que eso es algo por lo que deben luchar.




Bookmark and Share

0 comentarios: