lunes, 28 de mayo de 2018

LOS JÓVENES NO RESPETAN NI CUIDAN SU CUERPO: AGUSTÍN HERNÁNDEZ

Por Karla García
Ciudad de México, (Aunam). El Fondo de Población de las Naciones Unidas emitió un comunicado en 2017 en el que expresó que las decisiones de los jóvenes respecto a su sexualidad tienen consecuencias para toda la vida.


Al respecto Agustín Hernández Romero, pediatra egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirma que en la actualidad los adolescentes han perdido el respeto por su cuerpo y, por ello, proliferan las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Con 30 años de experiencia, el pediatra asegura que nunca ha atendido a una persona con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), pues prefiere ser honesto con sus pacientes y ético en su labor.

De acuerdo con el entrevistado, un médico particular no debe intervenir en el tratamiento de esta enfermedad porque el costo del proceso es altísimo y no tiene garantía. “Yo prefiero ser honesto con mis pacientes y les recomiendo que llamen a Telsida para pedir informes, es más fácil que el gobierno consiga los medicamentos a precios accesibles”, expuso Hernández.

Romero explicó que el VIH es una enfermedad viral que apareció en África y que se transmitió de los changos al ser humano. Comentó que hasta la fecha no se sabe en qué momento se convirtió en una epidemia, pero que llegó a México aproximadamente en 1973.

En cuanto al padecimiento en menores expuso que la principal vía de transmisión se da en la gestación, cuando la madre tiene el virus. No obstante, afirmó que también son frecuentes los casos de violaciones. “El VIH no puede contagiarse por medio de besos o saliva, el único riesgo surge en caso de existir por alguna herida en la boca”, dijo el entrevistado.

Opuesta a la aseveración del doctor Agustín, la Secretaría de Salud, por medio de su catálogo Prevención, Diagnóstico y Tratamiento en el binomio madre-hijo con infección por VIH, señala que la transmisión del VIH de una embarazada seropositiva a su hijo puede evitarse a través de un tratamiento antirretroviral.

Según la dependencia, la serie de medicamentos antirretrovirales ayudó a reducir el número de infantes infectados en el mundo. Con la mejoría de las estrategias implementadas para evitar la transmisión perinatal del VIH, del 2010 al 2014 el número de nuevos niños infectados disminuyó de alrededor del 58%. Pero, ¿cómo saber si un niño está infectado?

De acuerdo con Hernández Romero los síntomas de un infante enfermo son debilidad, fiebre esporádica, palidez, falta de apetito, diarrea y constantes infecciones respiratorias. Explicó que el VIH es una patología engañosa y que por ello resulta complicado su diagnóstico. Además, expuso que al problema del VIH se le suma la degradación de la medicina en México.

Con preocupación el pediatra dijo que la figura del médico de calidad está desapareciendo y que ahora la gente consulta a puros recetadores.

“Las enfermedades avanzan porque en lugar de ir a centros de salud, los pacientes toman el consejo de la vecina, el medicamento que les recomendó el señor de la farmacia o pagan 20 pesos por una diagnóstico mal hecho”.

Por otra parte, según Hernández el VIH necesita un tratamiento a largo plazo que llega a ser tedioso para los infectados. Sin embargo, manifestó que las clínicas del gobierno juegan un papel importante pues en un hospital privado las personas infectadas tienen que pagar alrededor de 18 mil pesos al mes, mientras que en un centro médico público la cifra se reduce a 5 mil.

Finalmente, el entrevistado explicó que el VIH en los niños puede prevenirse con la divulgación del cuidado y respeto a la sexualidad. Afirmó que las jóvenes actuales presentan más infecciones vaginales que una mujer adulta porque no le dan importancia a los métodos anticonceptivos. El pediatra hizo un llamado a la juventud para que reflexionen sobre su cuerpo y a los padres para actuar estrictamente con sus hijos. “No hay que olvidar que caras vemos, genitales no sabemos”, concluyó Hernández Romero.

Bookmark and Share

0 comentarios: