lunes, 30 de octubre de 2017

"COMPALABRAS" MARÍA BARANDA CONVIVE CON PÚBLICO INFANTIL EN EL MUNAL

Por Natalia Castrejón
Ciudad de México (Aunam). María Baranda, poeta y traductora mexicana, fue la anfitriona de un encuentro con niños y adolescentes en el Museo Nacional de Arte que forma parte de su proyecto “COMPAlabras”. La también narradora aprovechó la oportunidad para hablar sobre los inicios de su carrera y sus fuentes de inspiración.


La también embajadora de la 37 edición de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) afirmó que los niños son el público más exigente que ha conocido, pues “no son un público plano que nada más recibe, sino que inmediatamente generan ideas, preguntas. Los niños quieren formar parte de la historia”.

En entrevista para AUNAM, Baranda expresó que el ser embajadora de la FILIJ 2017 implica “poner en la mira a la literatura que se escribe para niños y jóvenes en México [pues ésta] tiene que ocupar un papel importante en las letras”. La autora opinó que se debe fomentar en los niños el que lean mucho y de todo pues con ello desarrollan la imaginación, el pensamiento simbólico y adquieren más vocabulario.

Por otra parte la poeta señaló que “[...] la lectura es una especie de contagio, tienes que dar el ejemplo. Un niño no va a ir solo a una librería y ya que está en la librería no va a decir ‘quiero un libro de poesía, por favor’.

Escribir para incluir a las mujeres en los cuentos

María Baranda recuerda que comenzó a escribir a los 9 años y medio de edad. La motivaba el hecho de que en los cuentos de entonces casi no se incluía a las mujeres. Una de sus primeras modificaciones fue la de 20 mil leguas de viaje submarino de Julio Verne: se puso a sí misma como el personaje principal y sustituyó el nombre de los demás personajes por el de sus amigas y primas.

La poeta contó que ella inventaba y contaba cuentos a sus hijos cuando éstos eran pequeños. Posteriormente se dio cuenta de que gozaba con esta actividad y decidió pasar sus historias al papel y compartirlas. Varios de sus escritos, como Tulia y la tecla mágica o El invitado tienen a personajes inspirados en personas que conoció y situaciones por las que pasó.

Para María Baranda un cuento o poema puede hacer menos difíciles las situaciones que se viven y en estas épocas, la poesía conecta mucho el corazón con el pensamiento, algo que ningún otro género logra hacer. Para adentrarse en el mundo de la poesía, recomendó leer mucho y escribir más. Indicó que son los poemas y los poetas los que enseñan a escribir.

Bookmark and Share

0 comentarios: