viernes, 21 de abril de 2017

POSICIONAR LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MIGRANTES, PRIORIDAD PARA MÉXICO

Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam). Apostar por el diálogo como mecanismo de defensa de los migrantes mexicanos en suelo estadounidense y mantener el apoyo a los connacionales repatriados desde las organizaciones gubernamentales y civiles, fueron algunas propuestas finales del coloquio “Diálogo por la dignidad de los migrantes”.


En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, representantes del gobierno federal y capitalino y de organismos internacionales analizaron los retos que el gobierno de Donald Trump, próximo a cumplir sus primeros 100 días, ha traído para nuestro país.

Denisse Velásquez, representante en México de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM) de la ONU, señaló que la migración de retorno es uno de los tópicos más problemáticos en la agenda de trabajo, pues en la era de Trump el paradigma de este tipo de migración ha cambiado.

“Si bien el retorno de la población mexicana no ha sido nuevo, lo que sí presenta un gran desafío son los nuevos perfiles de población retornada […] En muchos casos se está viendo (cómo) población que lleva asentada muchísimos años en Estados Unidos regresa, lo que representa un desafío para la reintegración porque no tiene redes familiares, redes de apoyo, amistades”.

Por ello, hizo énfasis en que toda estrategia puesta en marcha por el gobierno federal debe incluir un enfoque de atención psicosocial debido al impacto que el retorno, sobre todo si es por vía de la deportación, tiene en los migrantes, que enfrentan un clima de incertidumbre al pasar a formar parte de un país que ya no conocen.

“Muchos de estos migrantes se fueron quizás cuando eran niños o niñas y ahorita se están enfrentando a un retorno a un país que si bien los vio nacer, nunca los vio crecer”, concluyó la integrante de la OIM.

Para Mary Francis Falconi Guzmán, miembro de la Dirección General de Registro Civil de la Ciudad de México (CDMX), algunos de los migrantes deportados no cuentan con una identidad jurídica o antecedente cívico, pues no fueron registrados por sus padres en nuestro país.

“Ahora que vienen todas las deportaciones, cuando (los migrantes) llegan a la CDMX y se presentan con nosotros, en un inicio era preocupante porque te decían ‘para que yo pueda acceder a un servicio que ofrece el gobierno me piden una identificación o mi acta de nacimiento’, documentos que no tienen”.

Para flexibilizar la expedición de este tipo de documentos y agilizar la ayuda a los deportados, el gobierno encabezado por Miguel Ángel Mancera publicó, el pasado 6 de abril, la declaratoria que constituye a la capital del país como ciudad santuario. Esta medida permite a los funcionarios públicos de la ciudad tomar como referencia, para un primer registro, la matrícula consular o la constancia de repatriación.

Otra de las dificultades generadas por el regreso de los connacionales es el cambio de nombres. En ciertos casos, sí aparecen en el registro civil, pero cuando regresan a México lo hacen con un nombre distinto debido a que tomaron la variante de su nombre en inglés como forma de identificarse.

Falconi Guzmán puntualizó que ellos hacen la vinculación con los gobiernos estatales para “facilitar esa rectificación en su acta, para que (el migrante) pueda tener un registro bueno, para poder adaptar su realidad jurídica a su realidad social”.

La titular de la Dirección General de Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Luz Elena Baños Rivas, expuso la colaboración que su dependencia mantiene con distintos grupos para fortalecer el apoyo a los migrantes mexicanos:

“Una reunión muy importante que tuvimos fue la de Red Global MX, que son todos los mexicanos que viven en el exterior, no solo en Estados Unidos, que tienen carreras o posiciones desde donde pueden incidir en cuestiones positivas para los migrantes en el exterior”.

La ayuda de los consulados móviles en Estados Unidos, grupos de trabajo se desplazan los fines de semana a los lugares donde trabajan los migrantes mexicanos para asesorarlos con cualquier trámite o duda, fue otra de las iniciativas presentadas por la representante de la SRE.

La organización del coloquio fue resultado de la colaboración entre la FCPyS, la UNAM Chicago, la Universidad de Illinois, Iniciativa ciudadana para la promoción de la cultura del diálogo, Casa Michoacán e Iniciativa México.
Bookmark and Share

0 comentarios: