miércoles, 10 de agosto de 2016

EL ARTE DE PRODUCIR EN TVUNAM

Por Catalina Ruíz Osorio
Ciudad de México (Aunam). El día no augura nada bueno. Las hojas de los árboles no resplandecen con el verde que acostumbran. El cielo azul no es visible y el calor del sol radiante imperceptible gracias a las nubes grises que los esconden. El viento es frío como todo objeto en ese momento. A una hora de llegar el mediodía, éste es el pronóstico.


Las instalaciones de TVUNAM son víctimas de lo anterior. Los pasillos de la planta baja se llenan poco a poco de las brisas de aire gélido, coladas cada vez que se abren las puertas que dan al exterior; la gente camina con las manos dentro de alguna de sus prendas, ya sea un suéter, chamarra o pantalón, para minimizar el contacto directo con dichas brisas.

Aparece Miriam Patricia Aguilar Mendizábal en escena, una mujer de no más de un metro con cincuenta centímetros de altura, de complexión mediana, tez clara sin ser demasiado blanca; de cabello hasta la altura del hombro con ondas acompañadas de chinos cerca de las puntas. Parece seria.

Es para mí el mejor lugar

“Trabajar en TVUNAM es una maravilla. Estar en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es uno de los más grandes privilegios que tengo, el mayor. Ningún otro trabajo me ha dejado más satisfecha que estar aquí en la UNAM, pero ha sido a la vez el trabajo más difícil, el lugar más complicado en el que he estado.

“Hace diez años se inició el canal de televisión como tal, el Canal Cultural de los Universitarios, pero era una casa productora que producía programas que salían al aire sólo en tiempos oficiales, esto lo sé porque fui directora de los tiempos oficiales y ahí llegaban los programas de TVUNAM que había que programar en los tiempos de Estado y era la salida que tenía TVUNAM, a través de la televisión abierta pero en horarios oficiales, tiempos muy malos”.

Aguilar Mendizábal se encargó del despacho de la dirección y subdirectora de producción en TVUNAM, desde el 2004. Parece simpatizar con quien se le ponga en frente. Da la sensación de estar hablando con una amiga que lleva años de conocerse, la cual habla de manera fluida aunque se trate de un desconocido.

“A partir del 2004 TVUNAM empieza a tener una cantidad de producción muy importante, porque ya no generaba media hora a la semana para un programa que se iba a transmitir en canales abiertos, empezaba a producir para alimentar a un canal todos los días. Por eso ha sido complicado que la gente acepte, entienda que es bueno para todos tener un canal. Ha sido muy importante participar en la gestión del canal, desde su construcción. TVUNAM es para mí el mejor lugar”.

El siguiente paso que dará TVUNAM es “conceptualizar productos que puedan ser utilizados en medios alternos. Que la generación de los contenidos de TVUNAM sea tan flexible que se pueda traducir a plataformas diferentes, aplicables a medios móviles”.

Su trayectoria en televisión

Tiene 37 años de experiencia laboral en la televisión mexicana, siendo productora y realizadora en Canal 11 por 11 años; en Televisa, así como subdirectora de producción en el Centro de Programas Informativos y Especiales CINEVISIÓN de la presidencia de la República.

Asimismo, fue directora de información y análisis de radio y televisión de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía. En la iniciativa privada, gerente de campañas publicitarias de Teléfonos de México (Telmex), participó como productora en el lanzamiento del Canal 22 Internacional.

Este año participó en la creación del documental Cuba y México, todo es bonito y sabroso. La premier se llevó a cabo el 20 de octubre en Cineteca Nacional, seleccionada en competencia para el 37 Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, Cuba, del 3 al 13 de diciembre próximo.

Nuevos elementos y suma de voluntades

¿Qué significó para usted la realización de dicho documental?

“Fue un camino largo, donde fuimos descubriendo muchos elementos que no pensábamos nosotros que iban a estar presentes. Tú partes de una investigación y a partir de ésta haces tu trabajo de campo, al hacer este trabajo de campo te encuentras con otros elementos que no viste en la investigación, que lo van a complementar y lo van a enriquecer.

“Entonces viene la etapa de la producción, donde tienes a tus equipos de cámaras para hacer tu filmación, ahí te vas encontrando también con otros elementos que no habías previsto ni en tu investigación ni en tu trabajo de campo. Ahí ya viene un poco el azar. Entonces ese es el camino que tienes que recorrer”.

En esta premier declaró: “Para nosotros es un gran regalo celebrar con este documental tan amoroso y hecho con tanto esfuerzo y suma de voluntades”.

“Para la realización de un documental con estas características, lo que nosotros buscamos siempre es tener aliados, a eso me refiero con ‘suma de voluntades’, esto es, establecer convenios de coproducción o convenios de colaboración con distintas entidades, sólo así es posible que podamos tener producciones de alto nivel, incluso a nivel internacional.

Mientras relata esto, sus pequeños ojos café oscuro están fijos, su mirada casi no cambia de dirección a menos que vea a alguien pasar afuera de la sala de juntas, donde entra todo ruido pero no sale ninguno. De igual manera entra luz natural por un gran cristal con persianas abiertas que se encuentra atrás de ella, pareciera que una luz la envuelve.

“Aquí cuando sumamos voluntades decimos que la Embajada de México y Cuba nos apoyan, que la propia productora que tuvo la iniciativa de hacer el documental se acerca a nosotros, nosotros apoyamos con recursos técnicos, con recursos financieros, también. La propia directora que hizo el documental se hace cargo de establecer convenios con hoteles, con medios de transporte, etcétera”.

¿Qué le puede estar doliendo a México? Una labor de dos semanas

Alrededor de la mesa hay ocho sillas negras. Un florero con una nochebuena se hace presente en el centro de ésta, anunciando la época navideña que se avecina, así como varios documentos de trabajo pendiente para Patricia Aguilar. Un pizarrón blanco en una pared y una televisión de pantalla plana en la pared de enfrente, le hace compañía un cuadro relacionado con la labor cultural de TVUNAM.

Participó en la realización de la serie El Bicentenario al diván: México en terapia. Esta serie desnuda problemas que tuvo nuestra nación desde la perspectiva del psicoanálisis y la psicología. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de labor periodística cultural que, para el 2010, año de su estreno, se sumó a los 21 reconocimientos que TVUNAM obtuvo a lo largo de ese año.

“Me sorprendió este premio, porque esta serie la hicimos durante un periodo vacacional. Esta fue una coproducción con el Gobierno de la Ciudad de México, con la Oficina del Bicentenario. Tomamos la decisión, en ese momento México estaba pasando, como siempre, por momentos muy difíciles, y pensamos ‘¿qué le puede estar doliendo a México?’

“Así como una persona cuando tiene algún problema y acude al psicólogo o a un psiquiatra, aquí decidimos ‘llevar a México al diván’ y llevar la problemática de México con expertos psicoanalistas de distintas esferas y ellos opinar sobre esta cuestión”.

Con poco maquillaje, sencillo y natural, su rostro deja entrever su edad, su cabello castaño oscuro aún no presenta canas, sinónimo de aquellas personas con una amplia experiencia y sabiduría que ya denota. Lleva puesta una playera color negro con mangas a tres cuartos del brazo y un suéter de manga corta color vino. Su pantalón es color negro así como su calzado.

Su vestimenta es sencilla como su personalidad, no pretende nada que no es. Lleva en su cuello un collar de plata con dije en forma de corazón, que se hace presente en su pecho a la altura de su busto. De igual manera, en su muñeca derecha lleva dos pulseras, una color verde y otra color vino.

“Uno de los capítulos habla justamente sobre la juventud, cómo la estamos perdiendo, lastimando, lacerando, cómo no la ayudamos a salir adelante. Todo eso lo hicimos porque en realidad se nos ocurrió en un momento y que pudimos aterrizar gracias a la suma de voluntades, cuando hay voluntad de hacer las cosas.

“Fuimos, entrevistamos a los psicoanalistas y surgió la temática. En una semana estábamos grabando y editando y la siguiente semana entregando los programas y transmitiendo al aire. Así que en tres semanas, te puedo decir que salió una serie. Es un proyecto que sale de lo convencional y que por esta razón puede tener este tipo de logros”.

Su tono de voz es tranquilo, siempre lleva un ritmo que no aburre y que parece no estar de ese modo, es cálida al mismo tiempo. Existe un desenvolvimiento de su parte, no se reserva ninguna respuesta. Expone su punto de vista así como sus experiencias.

“A partir de la idea, la definición del formato, el género que se va a utilizar (en este caso fueron testimonial, de manera directa los expertos dieron su testimonio, no fue con voz en off como en un documental que te lleva por una historia). Ahí decidimos hacer el mismo cuestionario a todos y buscar que se contrapuntearan o complementaran los personajes.

Ya que se cuenta con las, se pasan a papel. En papel se decide cuáles son los elementos que se toman de uno y de otro, se escriben unos códigos según los elementos que sean interesantes o importantes, para que a la hora de la edición se vea cómo se va concatenando. Después viene el ensamblaje y también se decide cuál es el ‘vestido’ (de pantalla) que se va a utilizar para el programa, para darle el acabado final.

Es originaria de la Ciudad de México, sus padres son Alicia Mendizábal de Aguilar y Jorge Aguilar Cervantes. Nació el 13 de noviembre de 1955. No tiene hijos, lleva casada 25 años con Oscar Estrada: “Nos conocimos en el medio, en Canal 11. Me casé a una edad madura y ya no tuve tiempo de tener bebés, pero es algo que en mí no es ningún sufrimiento”. Atenta, espera la siguiente pregunta de quien estuviera interrogándola sobre sus trabajos y vivencias.

Alguna vez pensé que iba a ser pedagoga


¿De pequeña alguna vez pensó que quería trabajar en el medio?

No hay una respuesta inmediata, piensa durante unos segundos antes de contestar. “No, de pequeña yo no sabía que había un medio. Yo recuerdo que de chiquita éramos de las pocas personas que teníamos televisión en la colonia, y en mi casa siempre había muchos niños como yo viendo la televisión. Yo nací prácticamente con la televisión, así que no, nunca me imaginé que iba a trabajar en televisión.

“De hecho yo estaba en Ciencias Políticas en la UNAM, pero deserté al año y medio o dos años porque me sentía con una responsabilidad muy grande de apoyar a mi familia y yo sentía que perdía mucho tiempo en la escuela, porque ‘mataba’ mucho clases.

“Las clases creo que siguen siendo de dos horas, si no llegaba a la clase de las siete de la mañana, nos íbamos a desayunar; y si los compañeros decidían ‘matar’ clase, había que ‘matar’ clase todos; entonces tenía clases de once de la mañana a una de la tarde, y si no llegaba el maestro yo me sentía muy mal… Ahora sí me arrepiento de no haber disfrutado un poco más la Universidad y darme ese chance de ‘matar’ clases, ir a fiestas…

“Me salí y empecé a trabajar en una revista, estando en la revista fue que me metí al Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE) por la UNESCO (ILCE-UNESCO) y ahí estudié Comunicación Educativa. Porque sí me gustaba la educación, recuerdo que alguna vez pensé que iba a ser pedagoga”.

Sobre su día a día en TVUNAM

Los trabajadores de TVUNAM atienden principalmente las políticas que les establece la Dirección General. Se determina un programa de trabajo cada año y con base en éste se van tomando las decisiones. Se asignan a los productores, realizadores, directores de cámara, a la gente idónea para cada uno de los proyectos que les son encomendados. Cada proyecto debe tener una clave presupuestal, para cada proyecto se le debe asignar un presupuesto que debe ser revisado y autorizado por ella.

“Tenemos proyectos fijos que mantienen la producción propia, como los conciertos de la OFUNAM (Orquesta Filarmónica de la UNAM) cada domingo en vivo, toda la programación que tiene el canal se produce aquí, en casa, y aquí hay que darle seguimiento a cada uno de los procesos”.

Un subdirector de producción supervisa y coordina cada uno de los procesos de cada uno de los proyectos, y apoya a cada equipo de trabajo en lo que requieran, participando directamente en los proyectos como parte del equipo de trabajo.

De manera directa participa en todos los proyectos de la UNAM. Recientemente participó en la coproducción de un documental con la televisión pública austriaca, Maximiliano de México. Si bien los austriacos ya habían grabado en Viena y otras ciudades de Europa, cuando vienen a México el proceso de coproducción ya es de la parte mexicana.

Una vez que se establece contacto con ellos, se les pide su plan de trabajo, a dónde quieren ir, cuáles son sus necesidades, cuántos actores requieren, el vestuario, todos los elementos que desee; apoyándolos en todo, con maquillistas, peluqueros…

Creo que por eso estoy aquí, porque me interesa la gente

Una ligera sonrisa no desaparece de su rostro desde hace unos minutos atrás; es amable, segura, sin denotar fastidio o hartazgo. Sigue relatando sobre su ideal de conocimiento.

Paty, como la llaman sus compañeros de trabajo, es una mujer de trabajo y de familia: “básicamente mi tiempo está dividido entre esos dos aspectos, siempre ha sido así. Una mujer que aspira a que el poco o mucho conocimiento que tenga sea escuchado, tener la posibilidad de transmitir ese conocimiento sobre la televisión, eso es lo que sería mi ideal; y que pueda tener yo la capacidad también de aprender”.

Menciona que, cuando TVUNAM ya no la necesite, porque será cuando TVUNAM determine que ya no le es útil, seguirá trabajando en el medio como freelance -trabajador independiente-, y como no tiene nietos, no se ve como abuelita cuidándolos. Seguir trabajando es el plan.

Su tema es más la cuestión social, sí le gusta y quiere a las personas, pero tampoco es muy sociable: “Tengo muy pocas amistades, pero si me cuentas un problema te voy a poner mucha atención, porque sí me interesa la gente. Creo que por eso estoy aquí, porque me interesa”.


Bookmark and Share

0 comentarios: