lunes, 4 de abril de 2016

LA FIESTA DE LA MÚSICA EUROPEA

Iva Bittová y Antonin Fajt
Por José Rogelio Casarreal López
México (Aunam). 1:30 pm: el sonido comenzó. Era una tarde soleada en la que los acordes de violín y las teclas de piano se fusionaron para hacer jazz. Iva Bittová y Antonin Fajt, un dúo, de madre e hijo, proveniente de República Checa, fue el responsable de dar inicio a las actividades musicales del Eurojazz 2016, el sábado 12 de marzo, en su segunda semana de presentación.

Las áreas verdes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), sirvieron como escenario al Festival musical. Los asistentes más entregados a la música estuvieron de pie, enfrente del escenario, deleitándose con la sensibilidad del violín que tocaba Iva Bittová, una mujer de aproximadamente 50 años, y también con la armonía que Antonin Fajt, un joven de unos 25 años, proyectaba con su gran piano de marca neoyorquina “Steinway & Sons”.

Una sección destinada a los adultos mayores se distinguía por las sillas rojas colocadas en el extremo izquierdo del escenario para que estos asistentes pudieran observar el espectáculo musical, el cual desde 1998 se ha realizado en este recinto con la finalidad de exponer el talento europeo en México y de impulsar la cultura y el gusto por el jazz.

La gran mayoría de los presentes, que no eran muchos, encontraron en el pasto del Cenart, un lugar idóneo para hacer picnic, romancear o sacar el cigarro de marihuana; a pesar, de la rigurosa revisión que el cuerpo policiaco realizó a los asistentes antes de entrar al Festival.

En su interpretación, la violinista comprobó lo que al inicio de su presentación dijo: disfruta lo que hace. Manos en movimiento, ojos cerrados, baile y un canto muy particular mostró en el escenario, en el cual estuvo una hora. Ahí exhibió su capacidad de expresión y la preparación que obtuvo al estudiar también teatro, en el Conservatorio de Brno, en su país natal.

La actuación dio pie a una gran ola de aplausos por parte del público. El dúo bajó del escenario y algunos asistentes se retiraron del CENART, dejando semivacío y silencioso lo que minutos antes era una combinación de instrumentos.

Mientras el Festival entró en pausa por la falta de música, Catia Macri, la responsable de comunicación social de la Unión Europea en México, explicó que el Eurojazz no es el único evento cultural europeo en México, ya que en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se realiza el Festival de Literatura Europea, para promover las obras de los mejores autores del Viejo Continente.

Además, en la espera de asistentes para el segundo acto musical, confesó emocionada que otro evento cultural que expone la cultura europea y de otras naciones es La Feria de las Culturas Amigas, realizada en la Ciudad de México, la cual tendrá este año a Francia como país invitado, y por tercer año consecutivo participará el Dj alemán Chris Bekker.

¡Otra, otra!

Luca Ciarla Quartet

La tercera llamada avisó y la música de Luca Ciarla Quartet sonó. Son las 5:00 pm, y las áreas verdes del Cenart lucen llenas de personas que quieren ver al cuarteto italiano, integrado por Luca Ciarla en el violín; Carmine Ioanna en el acordeón; Maurizio Perrone en el contrabajo; y, Francesco Savoretti en las percusiones.

El público, en su mayoría de pie, se muestra extasiado tras las composiciones de los europeos, que tienen sonidos folclóricos italianos y mediterráneos, lo que ocasiona que la mezcla de instrumentos provoque aplausos y movimientos del cuerpo de los espectadores, al ritmo del sonido.

Paulatinamente el sol se va ocultando, pero eso no es impedimento para que el público no este eufórico al ritmo de los solos de violín y de acordeón.

El escenario luce lleno; y ahora más que en la primera presentación, el humo y el olor a marihuana se hace evidente. A los “grifos” no les importa que los policías estén en el área, tal vez piensen como decía Bob Marley: “La Ganja (marihuana) sale de la tierra, así que no puede ser mala”.

Cuando el reloj marca las seis de la tarde, los músicos se disponen a retirar del escenario; no obstante, el público presente, eufórico, les pide unos minutos más de jazz, ya que se hace evidente el grito ¡Otra, otra…!, lo que ocasiona que los italianos vuelvan con sus instrumentos y complazcan a los asistentes.

Ya todo el público está de pie, bailando emocionados al rito del folclor musical italiano. Han pasado diez minutos, y los asistentes aún no quieren despedirse del cuarteto, pues vuelven a ovacionarlos mientras sus voces hacen sonar, una vez más, ¡Otra, otra…!

Los músicos regresan para tocar por 10 minutos más sus instrumentos. Por fin, después de muchos aplausos, los italianos bajan del escenario.

Ya van a dar las 6:30 pm y el cielo empieza a oscurecer. Las áreas verdes del Cenart, se van vaciando, no obstante, los asistentes, salen emocionados y con una gran satisfacción por haber presenciado este evento, aunque también ansiosos por venir a las demás actividades que el Eurojazz preparó para este año.





Bookmark and Share

0 comentarios: