jueves, 29 de octubre de 2015

EDMUNDO VALADÉS VINCULA EL PASADO CON LA ACTUALIDAD: EDUARDO CERECEDO

  • Centenario del pensador, cuentista y periodista
Por Xareni Márquez Chora
México (Aunam). El centenario del nacimiento de Edmundo Valadés fue celebrado con un homenaje en el cual participaron el investigador Mario Rachy y el poeta Eduardo Cerecedo, quienes coincidieron en que el sonorense “es uno de los grandes autores mexicanos cuya presencia en la literatura mexicana es fundamental”, pues “vincula el pasado con la actualidad”.

Valadés “fue un visionario, un anticipador de los procesos que enraizados en la tradición popular explicarán mucho de lo que falta por venir, que no es justica por parte del Estado. Ayotzinapa, Tlatlaya y tantas fechas de la historia reciente, confirman las palabras” escritas por el cuentista, aseguró Mario Rachy.

El investigador sostuvo que “Edmundo Valdés es un duende de la cultura nacional”, pues en él “está el mensaje social, la denuncia, el retrato de la injusticia y la reivindicación de la soberanía del pueblo; que en la situación actual, dan a su obra una proyección visionaria y con gran significación de nuestra identidad”.

Los ponentes apuntaron que el periodista, cuentista y editor “veía con desconfianza el discurso institucional”; sin embargo, no negaron que “la historia de los pueblos está cimentada en las instituciones políticas y en las estructuras sociales que deberían garantizar derechos y servicios”.

No obstante, afirmaron que “hay otra parte de las instituciones, que es donde se recogen valores, aires o sentimientos sobre la vida, sobre la familia y sobre el ser humano. Esas instituciones las construyen los artistas y Edmundo (Valdés) es parte fundamental de estas instituciones de la identidad nacional”.

Los oradores exhortaron a la generación actual a acercase a la obra del autor de Las Raíces irritadas, ya que “sintetiza los valores nacionales a través de los cuales debemos ver los hechos del día, siempre y cuando se aborden con la misma serenidad y perspectiva con la que él abordó cada momento”.

Edmundo Valadés, comentó Rachy, en el homenaje que se le rindió en el marco de en la XV Feria Internacional del Libro (FIL), en el Zócalo de la Ciudad de México, “vivía en un mundo al que él alimentaba de ensueños románticos e historias imaginarias. Su proceder y su trabajo eran de un realismo y objetividad incuestionables, pero su mente buscaba al mismo tiempo el lado feliz ante la situación desafortunada, o la imaginación que podría componer el desenlace en un final mejor”.







Bookmark and Share

0 comentarios: