martes, 22 de septiembre de 2015

TARDE TRANQUILA PARA LOS PUMAS DORADOS


Por Gael González Flores
México (Aunam). Entre la tradicional banda de guerra, la tribuna pintada con los colores azul y oro y los clásicos vendedores de aguas y refrescos, el equipo bicampeón de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (ONEFA) jugó su primer partido como local en la búsqueda del ansiado tricampeonato.

Luego de su triunfo el fin de semana pasado ante los Leones de la Universidad Anáhuac, los Pumas Dorados buscaron continuar con los resultados positivos frente a su afición en el encuentro contra los Linces de la Universidad del Valle de México (UVM).

Minutos antes del inicio del juego, todos los presentes formaron parte del mega simulacro organizado por las autoridades de la Ciudad de México. Una vez concluido, los jugadores saltaron a la cancha enfundados en su uniforme dorado para entonar, al unísono, el Himno Deportivo Universitario, momento que sin duda, enchina la piel a cualquiera.

Por su parte los Linces entraron a la cancha entre un mar de chiflidos y abucheos. Los capitanes de ambos equipos se dirigieron al centro del emparrillado para la ceremonia del volado. Todo estaba listo. Los Pumas recibirían el balón.

Desde el inicio del primer cuarto la escuadra local impuso sus condiciones y tras algunos acarreos de balón y pases laterales, el vigente campeón logró abrir el marcador con un gol de campo realizado por Alan Paoli.

Por su parte, la primera ofensiva del cuadro del Valle de México se caracterizó por pases cortos realizados por su mariscal de campo Javier Berny. Sin embargo, cuando parecía que los visitantes se adelantarían en el marcador, el liniero defensivo Sergio Bárcenas recuperó el balón para la causa local. En esa serie ofensiva, José Miguel Chávez conectó con su receptor Andrés Salgado para conseguir la primera anotación de la temporada en la guarida puma.

Después de que el primer intento de los Linces se convirtió en el primer Touchdown para Pumas, el conjunto visitante retomó las riendas ofensivas y con los mismos pases cortos trató de hacerle daño a la defensiva azul y oro pero el tiempo no fue su aliado y el primer cuarto culminó.

Iniciado el segundo cuarto, la afición terminó por llenar, casi en su totalidad, la parte alta del palomar. Los ‘goyas’ y otros gritos de apoyo al equipo local se escucharon tanto que Efraín Letona se inspiró y logró detener el regreso de patada para admiración del respetable.

Después de quedar en su yarda 10, los Pumas iniciaron su ofensiva y tras dos intentos el quarterback auriazul logró encontrar, cerca de la mitad del campo, al veterano receptor Josué Esquivel quien después de recibir el balón corrió, totalmente solo, hasta las diagonales visitantes. Tras conseguir el punto extra los Pumas Dorados alargaron su ventaja 17 a 0.

Los Linces no quisieron quedarse atrás y después de una larga posesión, el mariscal de campo de la escuadra del Valle de México, lanzó un pase largo que, para su mala fortuna, fue interceptado por Jerónimo Arzarte. El jugador unamita regresó el balón hasta la yarda 13 del equipo visitante.

Justo después de la intercepción, José Miguel Chávez encontró a Andrés Salgado para su segunda anotación de la tarde. La escuadra azul y oro se fue adelante 25 puntos a cero luego de la conversión de dos puntos.

Con una nueva posesión del balón el quarterback lince, Javier Berny, logró salvarse de una tackleada y lanzó el balón a su receptor José Barba para posicionarlos en zona de gol. Minutos después, los Linces lograron colocar sus primeros tres puntos en el marcador.

Con una seguidilla de intercambios de balón, el segundo cuarto terminó cuando Jerónimo Arzarte interceptó, de nueva cuenta, el balón justo cuando los Linces se aproximaron a la zona prometida del conjunto local.

La intensidad no bajó para el tercer periodo. El defensivo de los Pumas Dorados Efraín Letona volvió a capturar al mariscal de campo visitante y le dejó una posición de ensueño al experimentado pateador auriazul Alan Paoli quien consiguió tres puntos más para su causa.

Los Linces quisieron reaccionar cada vez que tenían el balón en su poder sin embargo, la defensiva del cuadro representante de la Máxima Casa de Estudios salió con la intensión de no regalar nada y detuvo por enésima vez los intentos visitantes.

Por su parte, la ofensiva resultó ser una verdadera fiera al concretar el cuarto touchdown de la tarde por la vía del pase. El número 16 Óscar de la Concha colocó un aplastante y definitivo 35 a 3. Una loza muy pesada para la escuadra de la UVM.

Las decisiones arbitrales estuvieron en contra de los locales durante este cuarto. Tras varios castigos, la afición comenzó a recordar el 10 de mayo a las llamadas ‘cebras’; por su parte el balón fue cedido en varias ocasiones, ya que ninguna de las ofensivas pudo acercarse más allá de las 30 yardas enemigas.

Con el incesante calor y con el partido trabado en medio campo, el público comenzó a entretenerse con gritos de apoyo hacia la escuadra azul y oro. “Vamos Pumas”, “Pumas, Pumas” y “Ofensiva, ofensiva” fueron las frases que gritaron un grupo de jóvenes entusiastas, a la par, las mentadas de madre regresaron por otro castigo en contra de los unamitas.

La tónica del partido fue la misma, hasta que un balón suelto dejó a los Linces en la yarda ocho del equipo local. La afición despertó para alentar a su defensiva: “a parar defensa a parar”, lo anterior dio resultado. Los del Valle de México no pudieron entrar a la zona de anotación y tuvieron que otorgar el balón al conjunto local.

El desinflado de la publicidad de Powerade auguraba el final del encuentro. Con 32 puntos de ventaja, los Pumas aguantaron los débiles embates de la ofensiva Lince. Asimismo, el respetable comenzó a abandonar el estadio con la certeza que el actual campeón ligó su segundo triunfo de la temporada.





Bookmark and Share

0 comentarios: