miércoles, 3 de septiembre de 2014

LA FIEBRE DEL VIRUS DEL CHINKUNGUNYA, UN RIESGO PARA MÉXICO

Por Ilse Becerril Castro
México (Aunam). Según datos obtenidos por la Organización Panamericana de la Salud, la fiebre chinkungunya (CHIK) es una enfermedad emergente transmitida por mosquito y causada por un alfavirus, el virus chinkungunya (CHIKV). Esta enfermedad es transmitida por los mosquitos Aedes aegypti y Ae. Albopictus, estas mismas especies se hallan involucradas en la trasmisión del dengue.


La doctora Beatriz Gómez García, investigadora y jefa del laboratorio de virología en la Facultad de Medicina perteneciente a la UNAM, habló sobre los principales factores que la población debería conocer respecto a este virus que no se haya muy alejado de nuestro país.

El nombre chinkungunya se deriva de una palabra en Makonde, idioma del grupo étnico Makonde ubicado en Mozambique, que significa “aquel que se encorva”, esto debido al aspecto que la persona infectada padece.

Por ahora hay alerta amarilla. La población mexicana, al igual que en otros países, está susceptible a la llegada de este virus y una posible epidemia, pues hace un par de semanas se registró un caso en Guadalajara a pesar que México no cuenta con vuelos directos a países africanos.

Si una persona, en caso de presentarse la epidemia, llegara a presentar los síntomas tales como fiebre alta, dolor articular severo, dolor de espalda difuso, cefalea, náuseas, vómito y conjuntivitis se tiene que llevar inmediatamente al médico para la revisión y el posterior análisis en un laboratorio.

Respecto al tratamiento cabe señalar que no existe alguno específico, ni una vacuna comercialmente disponible para prevenir la infección por CHIKV. El único medio efectivo para su prevención, hasta que se desarrolle una nueva vacuna, es proteger a la gente contra la picadura de mosquito.

El problema más grande respecto a la fiebre chinkungunya es controlar al vector (agente que transmite la enfermedad de un huésped a otro), finalizó la doctora.

Foto: Centers for Disease Control and Prevention, vía Wikimedia Commons


Bookmark and Share

0 comentarios: