lunes, 1 de septiembre de 2014

LAS ÁGUILAS DEL AMÉRICA LLORAN EN CASA


Por Itzel Esmeralda Ramírez Martínez
México (Aunam). El sábado, en punto de las 5 de la tarde se dio inicio al tan esperado América Vs. Pumas en el Estadio Azteca, un partido donde América trataría de seguir como líder del torneo Apertura 2014 y los Universitarios buscarían 3 puntos que los sacarían de una mala racha.

Miles de espectadores ya se encontraban dentro del Coloso de Santa Úrsula y otros seguían ingresando a las inmediaciones de este recinto. En las pantallas de cada cabecera del estadio se mostraban las alineaciones del partido y los jugadores salían a la cancha, donde el árbitro daba el pitazo para que comenzara el juego.

El partido comenzó con un poco de tensión por parte de ambos equipos, se marcaron muchas faltas de jugadores sobre sus contrincantes, pero ninguna fue motivo de tarjeta amarilla, al menos hasta el minuto 10´, cuando el jugador número 5 de Pumas, Luis Fuentes fue amonestado.

El tiempo transcurría, Javier Cortés (Pumas) falló un remate, al igual que Dante López, ambos con la asistencia de Eduardo Herrera. Oribe Peralta (América), no se quedó atrás, también realizó un remate de cabeza que culminó en uno de los postes de la portería contraria.

La participación de Ludueña surgió momentos después y Peralta junto con Layún seguían trabajando en la marcación de un gol. Llegó el minuto 25´y “el goyazo” que durante la semana se había convocado por medio de redes sociales retumbó en el Azteca, a pesar de que el sonido local intentó opacarlo.


La afición universitaria mostró superioridad durante todo el enfrentamiento, a excepción del medio tiempo donde se escucharon algunos cantos de los americanistas. De nueva cuenta su sonido intentó callar a la porra felina.

Para la parte complementaria se realizaron cambios en los dos conjuntos, los remates seguían sin dar respuesta alguna y el cambio de jugador que más llamó la atención fue la salida de Leandro. La Rebel comenzó a corear: “Venga Leandro, venga Leandro”.

La lluvia se hizo presente, uno de los dos equipos saldría llorando y tal situación no causo que sus aficiones dejaran de apoyar a los equipos; al contrario, los cantos se escuchaban con más pasión.

Minuto 88 del encuentro, cae el gol para los felinos, uno gol que retumbo en todo el Estadio Azteca y que si la afición auriazul se encontraba cantando con gran entusiasmo, harían que éste se volviera doblemente mayor. Ni sus pañuelos que empezaban a sacar en las secciones amarillas pudieron opacar la felicidad de los aficionados del equipo de Vázquez.

Finalizó el juego con un canto muy conocido: el “¡Cómo no te voy a querer!” y el agradecimiento del equipo para su afición que nunca dejó de creer en ellos.




Bookmark and Share

0 comentarios: