lunes, 11 de agosto de 2014

LOS OLVIDADOS POR DIOS

Yazz Rodríguez
México (Aunam). A casi un mes del término de la copa mundial de fútbol, Brasil ha quedado en el olvido para los medios de comunicación. Las primeras planas ya no hablan sobre los mejores goles, la euforía en los estadios, sus lugares turísticos o los enfrentamientos entre civiles y militantes.


Brasil y sus favelas se convirtieron en uno de los atractivos turísticos más visitados; sin embargo, antes de esto, eran caracterizadas y temidas por su alto nivel de pobreza y delincuencia. Bien dicen que “no se puede tapar el Sol con un dedo”, y lo mismo sucede con estos barrios, ya que son la parte más vulnerable del país brasileño.

Han sido décadas las que han construido el estilo de vida dentro de estos lugares, la gama de alternativas para generar una calidad de vida mejor es muy corta y el círculo vicioso sigue alimentándose. Y precisamente, la película “La Ciudad de Dios”, es un reflejo de los acontecimientos reales que suceden en una de las favelas más excluidas, temidas y olvidadas por el Estado Brasileño.

Dirigida por Fernando Meirelles, quién es director y productor brasileño, llevó a esta cinta a nominaciones en el Festival Internacional de Cannes y los Óscar. Este film, proviene de la novela “Cidade de Deus” de Paulo Lins.

A partir de la lectura del director hacia este producto literario, nace la inspiración para llevarla a pantalla lo más parecido posible en cuanto a personajes, detalles y escenografías. Bajo una narrativa en género dramático, la vida de Rocket y el mundo en el que ha crecido nos refleja diversos aspectos por reflexionar.

Una división de clases notoria, como efecto a la globalización y más común en países emergentes. Dentro de las favelas, podemos percibir como en un gran número de ocasiones, la pobreza lleva a las personas a la desesperación de conseguir una mejor calidad de vida y personales.

Sin embargo, al no tener más que la opción de estudiar o trabajar en oficios, y considerando que la educación representa un gasto más en la familia, la opción más sencilla resulta el tráfico de drogas y la delincuencia.


Los niños desde pequeños se encuentran inmersos en un entorno de violencia, agresión, competencia delictiva, vicios y salidas fáciles, teniendo como consecuencia un acercamiento cotidiano con este mundo y no con aquél que ofrezca expectativas de mejora. La misma batalla entre guerrillas narco menudista, genera un sentimiento y sed de venganza y satisfacción por la muerte y el empoderamiento de las armas y territorios a base del comercio ilegal de drogas.

A pesar de ser una historia situada entre las décadas de los 60s y 70, la situación real respecto al consumo de drogas y el dinero que gira entorno a ese mercado es muy parecida incluso a la de otros países en la actualidad. La demanda de drogas, cada vez es mayor y la estructura de esta industria jala con mayor frecuencia a jóvenes que encuentran una “salida fácil” al convertirse en comerciantes de drogas.

Sin embargo, se demuestra que las salidas fáciles son sólo un pretexto ante una falta de convicción y perspectiva; pues Rocket, el protagonista, encuentra en la fotografía una salida mucho más canalizada para todo lo que había vivido, pues funciona como la documentación de los hechos y la captura de instantes que posteriormente contarán la historia de lo que sucedió en “La ciudad de Dios”, dotándolo de una visión diferente de su entorno y demostrando que existen otras alternativas para encontrar como salir del abismo negro que puede generarse en la cotidianeidad.

Resulta emblemático para esta cinta el clan de “Ze pequeño”, ya que demuestra el sentido de pertenencia, confianza y lealtad irrompible que se genera en los clanes o bandas; incluso se le sustituye a este grupo de personas que fungen como “socios” por el de una nueva familia que se ha conformado y comienza a crecer.

Finalmente otros aspectos a rescatar son la identidad rural que se detalla y representa, es la importancia de la urbanización de las ciudades, pues la búsqueda de servicios para mejorar la calidad de vida, nos demuestran que no todas las partes del mundo son iguales; algunas carecen y desesperan por ser volteados a ver por el gobierno; junto con la música, rasgo cultural que muestra los ritmos y sonidos que caracterizan la alegría musical como una motivación a las personas hacia una pertenencia nacional y la búsqueda de “tiempos mejores”.

La Ciudad de Dios una cinta para reflexionar respecto a la situación actual de Brasil y todos los hilos colgantes respecto a su contexto socio cultural que se ha formado desde décadas atrás y aún continúa en algunas zonas olvidadas, rezagadas y limitadas.

Ficha técnica.
Título original: Cidade de Deus
Año: 2002
Duración: 130 min.
País: Brasil Director: Fernando Meirelles, Kátia Lund
Guión: Braulio Mantovani (Novela: Paulo Lins)
Música: Antonio Pinto, Ed Cortes
Fotografía: César Charlone
Género: Drama




Bookmark and Share

0 comentarios: