viernes, 13 de junio de 2014

UN HÉROE PARA LA INVESTIGACIÓN EN LA FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES

Por Jaqueline Martínez Trejo
México (Aunam) ¿Cuál es el miedo más común al hacer una investigación?: las fuentes de información, porque nos limitamos a buscar sólo en bibliotecas y en internet. Si bien, Wikipedia o El Rincón del Vago por mencionar sólo algunos ejemplos, son fuentes de información, no son confiables ya que su información puede ser plagiada de otras páginas en cualquier momento y por cualquier persona. Además de estos sitios en internet hay otros en donde se puede obtener información confiable y oficial, entonces, si hay más fuentes, ¿por qué siempre utilizar las mismas? La respuesta: por pereza.

El tiempo de las monografías, de las biografías de cincuenta centavos, de Encarta 98 y de Wikipedia ya pasó. Como alumno de primaria es válido, pero como alumno de licenciatura es vergonzoso seguir obteniendo información de estas fuentes tan básicas. Estamos en el siglo de la tecnología, sabemos utilizar iPads, computadoras, smartphones; pero no sabemos utilizar adecuadamente los medios electrónicos para buscar información confiable. Esto puede ser por dos factores: el primero porque no se sabe de la existencia de estos medios; el segundo porque es más fácil seguir buscando en las páginas más frecuentes de la web. Si es por la última opción no hay nada qué hacer contra la pereza del “investigador”, pero si es por la primera hay solución.

Formar parte de la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) implica desde gritar el “¡Goya! ¡Goya! Chachun, Cachun, Ra Ra” con enjundia, ponerse la playera de los Pumas y portarla con orgullo, presumir que estudias en esta institución, pertenecer al equipo de fútbol americano o de cualquier otro deporte, y contar con servicios médicos como indica la página de internet unam.mx en el apartado de Comunidad UNAM, hasta tener el acceso a medios electrónicos con fuentes de información confiables y de calidad, por las cueles si no se es estudiante o profesor se paga una suscripción para poder tener acceso, comentó en entrevista el administrador de la logística del Centro de investigación e información Digital (CiiD), José Luis Huerta Silva. Este recurso es gratuito para la comunicad universitaria y no se explota al cien por ciento.

Las fuentes de información que ofrece la UNAM, según las estadísticas de la Dirección General de Bibliotecas de esta institución, son aproximadamente 6 millones de volúmenes; más de 10 millones fascículos de revistas, más 21 mil especializadas y 110 revistas mexicanas; 444, 198 tesis y 146 fuentes en bases de datos. Hay tantas fuentes que los alumnos no pueden revisarlas todas, y se espantan cuando un profesor les pide como mínimo tres fuentes diferentes para un trabajo.

Para ejemplificar la situación se mencionará el caso de una clase de Sociedad y Comunicación de primer semestre de 2013, donde la profesora adjunta pedía mínimo tres fuentes bibliográficas para realizar una tarea. Algunos alumnos inconformes se quejaban porque eran “muchas fuentes”, así que se llegó al extremo de pedir las fotocopias de las páginas de los libros de donde los estudiantes obtenían la información.

Los privilegiados

La Faculta de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) está alejada del centro de Ciudad Universitaria (CU), los alumnos deben caminar más que los de las otras carreras para llegar su salón, además hay deficiencias en las aulas y en el préstamo de equipos de cómputo y proyectores; pero tiene algo que otras facultades no: un Centro de investigación e información Digital. Así que la comunidad de Polakas es afortunada por tener un este servicio con recursos fidedignos y especializados para la investigación y el uso de softwares especializados.

El CiiD es...
La definición expuesta en un cartel pegado en este centro dice que es “una entidad académica especializada en Tecnologías de Información”. En palabras más sencillas, es un lugar dedicado a la investigación por medio de las tecnologías digitales, las cuales facilitan esta actividad porque brindan acceso a fuentes de información confiables de otros lugares del mundo, como es el caso de Latindex —revistas con información científica de países de América Latina, El Caribe, España y Portugal.

La doctora Silvia Molina reconoce este lugar como un “servicio excelente” en donde encuentra datos e información que “en la vida podrá consultar” porque son demasiados, además de que provienen de fuentes confiables. También mencionó que si los alumnos usan el CiiD para sus tareas pueden mejorar su calidad y también aprenderían a usar los bandos de datos.

Las instalaciones del CiiD, ubicadas dentro de la Biblioteca de la FCPS en la parte inferior, se abrieron el 7 de febrero del 2005. En ese entonces, el objetivo fue que los alumnos pudieran consultar los catálogos de los libros y tesis de la UNAM; se buscaba difundir la Biblioteca Digital. Después comenzaron a apoyar “proyectos más especializados, no se atendía al profesor en particular; si no era un proyecto grande no se aceptaba”, especificó el Ingeniero Alberto Axcaná, uno de los fundadores del CiiD, “ahora se apoyan todos los proyectos, sean de alumnos o académicos y se brindan asesorías para aprender a usar programas de software especializado”, también se le apoya a los profesores.

El legado del virus AH1N1

Dicen que de lo malo siempre queda algo bueno. En el año 2009, debido al brote de Influenza AH1N1 la ciudad estaba desértica y la economía del país estaba frenada: los restaurantes cerrados, las escuelas y oficinas bacías, los mercados con poca gente y en el transporte público las personas usaban cubre bocas y guantes de látex. El 27 de abril de 2009 en El Universal se dio la noticia que todo el país estaría sin clases hasta el 6 de mayo, decisión que tomó el secretario de Salud José Ángel Córdova para evitar contagios.

Ante este problema de salud pública que afectó las clases y obligó a las escuelas y universidades a cerrar, la UNAM propuso la modalidad de “acceso remoto” —se tramita en la página de la Dirección General de Bibliotecas (DGB)—, el cual permite ingresar por medio del número de cuenta a todos los medios electrónicos que sólo se podían consultar en el CIID o en las computadoras de CU. La finalidad era que los tesistas y los investigadores no detuvieran su trabajo, dijo el licenciado Luis Huerta, uno de los tres encargados del CiiD. Así desde el 2009 se abrieron más posibilidades para que los alumnos, profesores, tesistas e investigadores pudieran aprovechar estos recursos.

El puente: la diferencia entre acceso remoto y el CiiD

-Si desde la casa o cualquier lugar de CU se puede consultar las fuentes de información ¿cuál es la diferencia entre consultarlas en el CiiD o en casa gracias al acceso remoto?

“Se puede entrar sin ningún problema desde cualquier lugar, pero hay que saber. Aquí es en donde el CiiD interviene, en el acompañamiento: a dónde buscarás, cómo lo harás, qué quieres encontrar, no qué vas a buscar”, explicó el encargado de la coordinación de Informática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

No hay diferencia entre ingresar desde cualquier computadora e ingresar desde las del CiiD, pues se encuentra la misma información; la diferencia reside en que en el Centro de investigación e información Digital, se tiene como objetivo ayudar a los alumnos en su búsqueda para que encuentren lo que se necesitan. ¿Qué se necesita?, ¿cómo se necesitas?, ¿para qué se necesita?, con base en estas preguntas es la asesoría. Además quienes apoyan son profesionistas, por ende están capacitados para hacerlo.

En palabras de ingeniero Axcaná, “no es apoyo, se acompaña a los alumnos y profesores y se les asesora para que lo hagamos juntos”, ésta es la función principal del CiiD: asesorar mostrando cómo se hace el trabajo, no sólo indicar. “Somos el puente para que los usuarios busquen información en bancos de datos internaciones, por los cuales la UNAM paga una gran cantidad”. El objetivo principal del CiiD es que se aprovechen estos bancos de datos, ¿cómo? guiando a los alumnos o a los profesores a hacer su búsqueda de información.

En entrevista con la doctora Silvia Molina, mencionó cómo le ha ayudado el CiiD, “Me orientan para que mis búsquedas estén bien hechas”. Los tres profesionistas que se encargan del CiiD son amables y siempre están dispuestos a ayudar.

Los servicios

En entrevista el licenciado en Administración José Luis Huerta Silva, encargado de las salas del CiiD y de los materiales educativos e infraestructura de este sitio, comentó que los principales servicios que se brindan en este lugar se dividen en tres: la investigación documental en línea; la asesoría y apoyo con el manejo de software y TIC; desarrollo de sistemas y páginas web como la de la Facultad, el currículum vítae de los profesores de las cinco carreras y difusión de materiales creados por los académicos. También colaboran en la Gaceta, con los Institutos y Centros de Investigación.

Otros servicios que ofrece el CiiD son el acceso a diversas fuentes de información además de TESIUNAM y las revistas especializadas como Latindex, a publicaciones periódicas de investigadores de la UNAM, a SciELO —hemeroteca virtual— mexicana y de 15 países más, así como a MAPAMEX, lugar donde se encuentra información cartográfica de 15 mapotecas de la UNAM e instituciones externas. Se pueden leer libros en línea o descargarlos, aquí te dicen cómo.

En este centro de investigación aparte de buscar información de fuentes confiables, oficiales y de calidad, se brinda apoyo y asesoría en la edición de videos; ayuda personal y en grupo, capacitación específica sobre algún software; también se enseña a almacenar datos en la web y se dan cursos complementarios para algunas materias como es en el caso de la carrera de Relaciones Internacionales y de Sociología, en las cuales se imparten clases de cartografía con ayuda de los mapas de MAPAMEX y las asesorías de los especialistas.

Entre otras funciones del CiiD, están los cursos intersemestrales para los alumnos; a los investigadores los ayudan a diseñar páginas web y con el hospedaje de su sitio, a difundir su material, a crear la imagen institucional de su proyecto, con la digitalización del material y el posicionamiento de su sitio web. Brinda el mismo apoyo para los proyectos de PAPIIT Y PAPIME. Para la Facultad colaboran con las páginas web de las coordinaciones: su actualización y el currículo de los profesores. Asimismo, si un profesor o alumno necesita comprar una computadora y no sabe cuál, lo orientan.

La Coordinación de Informática junto con el CiiD imparten un diplomado en línea el cual que dura un año, llamado “Tecnologías de la Información y Comunicaciones para la enseñanza”, en donde se le enseña a los profesores a usar todas las herramientas que pueden instalar en sus equipos. Gracias a este recurso, los docentes pueden aprender a usar las nuevas tecnologías y mejorar y actualizar su técnica de enseñanza.

Algunos profesores requieren que el diplomado sea presencial y se les apoya en el CiiD, “no sólo es apoyo y asesoría, se le llama acompañamiento para que lo hagan juntos, porque al profesor le cuesta muchos trabajo realizar las actividades en línea”, dijo Alberto Axcaná. Desde hace tres años que se imparte este diplomado, hasta este mayo según datos de la Coordinación de Informática ya son más de 70 profesores que lo han tomado. Este año 22 docentes lo terminaron, Son pocos los que se acercan. Aproximadamente, por cada siete profesores adultos hay tres profesores jóvenes.

La capacitación específica en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se enfoca en los sistemas operativos, seguridad de los equipos de cómputo y mejor rendimiento, el manejo de Google Drive, edición de audio, videos e imágenes. A los profesores les ayudan con herramientas tecnológicas y digitales, para la docencia y así las clases no sólo sean en el aula donde el gis y el pizarrón son la única herramienta para la enseñanza.

Algunos profesores que están más relacionados con el CiiD son: el profesor Carlomagno Ávila, Blanca Estela Audirac, Juan Pedro Antonio Chávez, Luz Elena Gonzáles Padierna, María de los Ángeles Sánchez, Silvia Molina y Vedia, quienes acercan a sus alumnos desde segundo semestre a este Centro de Investigación y utilizan la plataforma digital se llama repositorio para almacenar su material documental-didáctico y facilitar el acceso a algunas lecturas. En este caso, el trabajo de esta entidad académica de la FCPyS es la digitalización de los libros (el escáner del CiiD para la digitalización de materiales costó, en su tiempo, “lo de un coche”, según datos de la Coordinación de Informática).

Los créditos del CiiD: lo que hay detrás

La Coordinación de Informática de la Facultad trabaja junto con el CiiD, no sólo son las tres personas que están en el Centro de Investigación las que lo conforman, es todo un equipo de trabajo integrado por 15 profesionistas que les gusta su trabajo. “Nos gusta nuestro trabajo lo hacemos bien y somos amables, además, en parte es por regresarle un poco a la Universidad por todo lo que nos dio” -dijo el encargado de la Coordinación.

El equipo lo conforma: el licenciado Rodolfo Ortiz, egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, quien se encarga de lo multimedia; el licenciado en Diseño Gráfico Hugo Olivares, a cargo de los diseños web y el desarrollo; José Luis Huerta Silva, licenciado en Administración de Empresas, es quien dice lo que funciona y lo que no, lleva la organización de la infraestructura del Centro de investigación; estos tres profesionistas son quienes apoyan a los alumnos y a los profesores en el CiiD.

“Somos lo créditos del CiiD y aunque no estamos ahí, estamos en la Coordinación de informática” y cada año el equipo de trabajo, debe hacer informes, presentar lo que hace y cada tres año proporcionar un reporte con las publicaciones y libros que han hecho para justificar por qué merecen seguir en ese trabajo. Es personal preparado al cual le gusta su labor reiteró el ingeniero, quien también dijo que el CiiD recibe demasiado apoyo de la dirección.

Es personal capacitado y los alumnos son su fuente de trabajo además se sienten capaces para hacer su trabajo. Un alumno del Sistema de Universidad Abierta (SUA), Juan Pablo Cianca Martínez, reconoció al CiiD como “mi maestro, mi fuente de respuestas, mi centro de ayuda y de apoyo, donde están capacitados y educados”. Es notoria la capacidad de los profesionistas del centro de investigación, además los alumnos lo comentan: siempre están dispuestos a ayudar en cualquier asunto que se requiera.

Entre hojas de papel y sitios web: la difusión

Las campañas que se hacen en el CiiD, para la difusión del lugar y de los servicios, son los cursos intersemestrales es la campaña más importante porque van varios alumnos. También se les invita a los profesores a que vayan y lleven a sus grupos. Asimismo tratan de hacer eventos como el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (Fisol) que se lleva a cabo anualmente. Este año fue el 25 de abril y el CiiD fue una sede de la República Mexicana. Se enseñó a editar videos y audios, a elaborar medios gráficos y el uso y administración de GNU/Linux (sistema operativo) esta información se podía consultar en el Facebook del CiiD y en los carteles pegados dentro y fuera de sus instalaciones.

Los 40 equipos que se cambiaron hace un año por ordenadores i7, se aprovechan más en los cursos intersemestrales, pues es cuando se utilizan los softwares de alto procesamiento. El todos los integrantes del equipo de la Coordinación de Informática preparan y dan estos cursos; dicen que no lo hacen por el reconocimiento, porque sí lo tiene pero “sí les interesa que los alumnos aprovechen los recursos del CiiD”, ya que este es el objetivo principal.

No todo es perfecto

En el 2007 se actualizó el sitio web del CIID, en diciembre del 2013 se hizo de nuevo y hasta la fecha (mayo de 2014) sigue en mantenimiento, así que quien desee consultar información desde la página principal no puede. El perfil de Facebook y de Twitter está activo y diario comparten artículos relevantes relacionados con la tecnología y la información, además vinculan información de temas sociales y políticos.

El problema de no conocer el CiiD reside en que quien no conoce este espacio, no tiene contacto en las redes sociales con el CIID (de una muestra de 28 alumnos, sólo el 14.5 por ciento de los que usan el CiiD lo conocen por las páginas de internet), lugar en donde publican sus contenidos e invitan a tomar los cursos y asesorías.

Las funciones las limitan los usuarios

La profesora Silvia Molina mencionó que los alumnos deberían exigir a sus profesores ir al CiiD, pero algunas veces los alumnos no quieren ir por flojera como en el caso de una clase impartida en el CiiD de la asignatura de Historia y Procesos de la Comunicación II y III, con el Profesor Pedro Antonio Chávez: de tres grupos de más de 40 alumnos, asistieron menos de la tercera parte. Algunos comentaron que por flojera no fueron, otros mencionaron que se perdieron y que no encontraron el lugar o que tenían otra clase.

Se encuestó a 31 alumnos de un grupo de cuarto semestre de la carrera de Ciencias de la Comunicación y se obtuvo la siguiente información: únicamente 54.5 por ciento de los alumnos sí conocen el CiiD y 10 por ciento ha escuchado algo sobre éste, el otro 35.5 por ciento no sabe qué es. De los 17 alumnos que sí lo conocen, 14 fue gracias a sus profesores, principalmente en las materias de Metodología de la Investigación e Introducción al estudio de la Ciencia. Tres fueron alumnos de Silvia Molina, dos de la profesora Blanca Estela Audirac, uno de la profesora Leticia Suaustegui, uno del profesor Pedro Antonio Chávez quien este mismo semestre invitó a tomar clase a sus tres grupos completos, es para que más de sus alumnos lo conocieran, pero no todos asistieron a esa clase. Los otros alumnos no recuerdan el nombre de su profesor, dos conocieron el CiiD por medio de amigos y tres por la página web de la Facultad.

En otra encuesta realizada a 28 alumnos elegidos al azar, se encontró que algunos alumnos que entran al CiiD no conocen sus servicios: el 11.5 por ciento de los encuestados no los saben, mientras que el 19.20 por ciento saben que ofrecen asesorías y el 69.3 por ciento conocen al menos dos servicios. Otros alumnos que representan el 28.5 por ciento no conocen el CIID y van en cuarto semestre

En las estadísticas desde el 2008 de la Coordinación de Informática se tiene que aproximadamente entran entre 30 y 40 alumnos por hora, al día de 350 a 450. Como en todas las partes de la UNAM, la diversidad de alumnos que entran al CIID es notoria: unos más jóvenes, con o sin lentes, alegres, serios, no importa eso, al final todos entran para utilizar las computadoras y los recursos ya mencionados. Sin embargo, no todos tienen las mismas necesidades.

Mientras los alumnos de segundo y cuarto semestre utilizan las computadoras del CiiD para terminar su tarea, revisar redes sociales y ver videos, los alumnos de sexto semestre investigan en tesis y libros digitales, aunque también revisan las redes sociales. Y los alumnos de octavo semestre y los tesistas utilizan el Centro de investigación para consultar bases de datos, revistas especializadas y para aprender a usar softwares. Por esta razón, el grado académico limita las funciones.

De un total de 47 alumnos que utilizan el CiiD, sólo el 10.6 por ciento cursa el segundo semestre; el 21.27 por ciento cursa el cuarto semestre; el 29.78 por ciento sexto semestre, 25.53 por ciento octavo semestre y 12.76 por ciento son tesistas. De esta estadísticas se obtiene que: los alumnos de sexto y octavo semestre son quienes utilizan el CIID sobre todo porque ya llevan materias especializadas en la investigación como Diseño de Proyecto de Titulación donde requieren fuentes de información confiables e investigaciones relacionadas con el tema que trabajan para poder delimitarlo; mientras que los alumnos de segundo semestre representan el 10.6 por ciento, pues están conociendo la facultad y los profesores comienzan a llevarlos.

En cuanto a los alumnos tesistas, son sólo el 12.76 por ciento. Ileana González, alumna de Ciencia Política está elaborando su tesis y el CiiD le ha servido para saber en dónde están algunos libros, para leer resúmenes y para consultar artículos de revistas actuales relacionados con su tema. Una revista que utilizó fue Redalyc ya que hace compilación de varias revistas especializadas de América Latina. Sobre las personas que están a cargo del centro de investigación comentó: “los chicos que trabajan ahí saben muchas cosas sobre bases de datos y facilitan la búsqueda”.

Jhovanny Uribe, tesista de la carrera de Ciencias de la Comunicación, ha utilizado el CiiD desde el 2009 porque ahí tiene acceso a información reciente y sobre todos los tema. Para su tesis le ayudó a delimitar su tema debido a las investigaciones previas que encontró; también le enseñaron a descargar videos y comentó que las personas que trabajan ahí siempre que lo requería lo ayudaban.

“Como alumno debes investigar sobre todos los recursos que hay en la Facultad. Mi segundo maestro es la biblioteca, pero todos los libros son de los años 70, 80 y con suerte de los 90, pero ¿para la investigación más reciente?, encontré el CiiD” dijo el alumno del SUA Juan Carlos Cian Martínez. “Mi teoría básica la tomo de la biblioteca y en el CiiD las investigaciones”, además recurre a este sitio porque hay información sobre todos los temas y es actual.

Dos personas del equipo de trabajo del CiiD mencionaron que “quien llega aquí ya no se va y su visita es constante”. Además, por lo regular los tesistas se acercan a este Centro para completar su trabajo.

La falta de conocimiento

Si hay difusión sobre el CiiD, hay recursos digitales, softwares especializados, apoyo y acompañamiento por parte de los profesionales que trabajan ahí, entonces ¿por qué no se conoce y utiliza? Después de consultar estadísticas, de aplicar encuesta y de realizar entrevistas con los especialistas, inclusive preguntando a los alumnos, se concluye que es por falta de interés o por flojera como sucedió en la clase del profesor Pedro Antonio, o utilizan el servicio hasta que necesitan algo, como dijo el Coordinador de Informática.

Últimas palabras

Así, en una frase, se describe al CiiD por los alumnos, docentes y profesionistas que laboran allí:

Tesista de la carrera de Ciencias de la Comunicación, Jhovanni Uribe: “es el lugar donde encontré información para delimitar mi tema de tesis”.

Tesista de la carrera de Ciencia Política, Ileana González: “Es una buena fuente de información para los trabajos académicos”.

Licenciado en Administración, encargado de la infraestructura del CiiD, José Luis Hernández Silva: “Es la ventana a los recursos electrónicos para la investigación”

Doctora Silvia Molina: “Es un servicio excelente en donde se encuentran recursos maravillosos”.

Alumno del SUA, Juan Carlos Cian Martínez: “Es el enlace entre la teoría base, lo que está en la biblioteca, y lo nuevo, o sea, las investigaciones”.

Ingeniero de la Coordinación en Informática de la facultad, Alberto Axcaná de la Mora Pliego: “Es el punto de enlace con otras instituciones para la investigación en medios digitales”.



Bookmark and Share

0 comentarios: