viernes, 11 de abril de 2014

ARTURO FLORES: PERIODISTA AL ESTILO PLAYBOY

Por Alan Osornio
México (Aunam). Sombrero negro con detalles plateados; camisa negra y chamarra abierta del mismo color; pantalón gris del que cuelga una cadena de metal; zapatos cafés; y unos lentes tipo “Hipster”; se trata de Arturo Flores, periodista de 35 años y editor en la revista Playboy.

Sus primeros pasos periodísticos se dieron en 1999, cuando cursaba el tercer semestre de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México, de la cual se tituló una década después de haberla terminado.

Desde siempre, el editor quiso cubrir eventos de música; no obstante, su primer empleo se dio en el periódico Esto, reconocido por tratar contenido deportivo y de espectáculos. Fue entonces cuando tuvo que tomar una decisión que definiría el rumbo de su trayectoria periodística: reconoció no saber nada de deportes, y al pensar que espectáculos era más fácil y estaba ligada de cierta forma con la música, optó por cubrir dicha fuente.

Respecto al periodismo de espectáculos, el cual es considerado como "amarillista", tiene una postura clara: "Siempre ha sido así. Va relacionado con el periodismo rosa, pero ¿Quién tuvo la culpa? ¿Los que hicieron este tipo de revistas o los que comenzaron a comprarla?", pregunta el editor, aunque admite que la fuente se ha tornado peligrosa: "Se ha vuelto muy agresivo. Los periodistas se golpean por la nota porque la presión es mucha".



Al mismo tiempo que laboraba en Esto, una de sus amigas le ofreció empleo en la revista People, donde colaboró antes de pasar al Diario Deportivo Récord, en el que fungió como coeditor de espectáculos. De Récord pasó a Playboy, publicación en la que se desempeñó como jefe de redacción hasta hace poco más de un año, cuando ascendió a su actual puesto de editor.

Algo que el también escritor de libros como Historias de Hadas para no dormir, considera fundamental para su éxito profesional es el manejo del idioma inglés, el cual le abrió sus primeras puertas: "Hay entrevistas que hice porque nadie más en la redacción sabía hablar inglés. Eso y tener visa y pasaporte vigentes me han otorgado muchas oportunidades", asegura Flores.

Además, resalta el “hambre periodística” que debe de tener todo aquél que aspire a ganarse un puesto en el mundo laboral. Como editor, confiesa que al momento de que le solicitan trabajo prefiere recibir propuestas y no un buen currículum vitae: “A mí no me sirve de nada lo que ya hicieron, a mí como editor me interesa que me propongan cosas, que me digan qué harán si les doy el puesto”, afirma.

Sobre la revista para la que trabaja, y contrario a lo que piensan muchas personas, la define como una publicación de “Estilo de vida”, en donde los contenidos son definidos por distintos factores: "Hay que salir a la calle para ver de qué se está hablando, analizar y predecir tendencias", confiesa.

Al pedirle que definiera su mejor experiencia como periodista, Arturo fue claro: “Tengo muchas, todas las disfruto al máximo. Siempre cambio mi respuesta porque ahorita te podría decir que la entrevista que hice ayer (a Calle 13) fue buenísima, tengo la capacidad de sorprenderme", indica.

Sobre las personas a las que prefiere entrevistar, el periodista elige a los personajes que sabe que van a dar de qué hablar. Para Arturo Flores ninguna revista hace entrevistas tan buenas como su publicación, a pesar de que este género periodístico esté casi controlado: "Cada día son menos las entrevistas espontáneas", admite.

Finalmente, Arturo Flores ha notado que los estudiantes de periodismo no saben hacer preguntas: "No se les enseña a preguntar, se debe de ser muy claro para que el entrevistado nos conteste exactamente lo que queremos contar. Es decepcionante ver el nivel de preguntas que llegan a hacer algunos compañeros".

Fotos: Facebook



Bookmark and Share

0 comentarios: