lunes, 2 de septiembre de 2013

REGULAR CONSUMO DE MARIHUANA NO ES PROMOVER, ES PONER CONTROLES: DIPUTADO

Por Dulce Olvera
México (Aunam). Tras los debates recientes sobre la legalización del consumo de la marihuana en México, el Centro de Estudios de Administración Pública de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM) organizó una conferencia con la presencia del director del Colectivo Por una Política Integral hacia las Drogas (CUPIHD), Jorge Hernández, y la del diputado perredista Fernando Belaunzarán, quien promovió una iniciativa sobre el tema en el Congreso en noviembre del año pasado.

La planta del cannabis ha sido domesticada desde hace 8 mil años en China y al ser base de la producción del cáñamo, representó un elemento clave para la expansión en Occidente. Sin embargo, el politólogo Jorge Hernández considera que uno de los factores que propiciaron la penalización de dicha planta fue la postura “moral y fáctica” de la tradición judeocristiana de nuestra cultura.

Independientemente de una perspectiva moral, “en términos políticos y sociales, la ausencia de una regulación significa un desastre social (…) ha provocado disfunciones entre los usuarios y las instituciones”. Esto debido a que según una encuesta realizada por CUPIHD, la policía detiene más a los consumidores que a los vendedores.

Ante este fenómeno, “las personas que deciden hacer uso de su derecho de autonomía, en términos légales les conviene más comprar en mercado negro que producir la suya sin fines de lucro porque a los ojos de la ley es un delito mucho más grave”, explicó Hernández Tinajero.

En palabras del ponente, regular significa “que el Estado determine quién sí puede acceder al mercado, bajo qué condiciones y en qué circunstancias”. Existen dos vías de regulación: la externa obliga a negociar con los tratados internacionales y con ello enfrentarse a Estados Unidos, “algo que nuestro gobierno definitivamente no va hacer” a pesar de que ese país ha perdido autoridad moral al regular la marihuana en Colorado y Washington, consideró el activista.

En cuanto a la opción interna, el Estado puede apelar al principio jurídico de que si una sustancia tiene potencial médico es posible regularla o, como plantea el CUPIHD, regularla sin fines de lucro. Al crear asociaciones civiles especializadas en el cultivo de la marihuana, se ofrece una opción legal a productos de calidad sin necesidad de acudir al mercado negro y con ello, se promueve la democracia al apoyar derechos de las minorías.

Durante su turno, el diputado Fernando Belaunzarán explicó que con la regulación de la marihuana, el Estado podría intervenir y educar para un consumo responsable e informado: “regular no es promover, es poner controles”.

El perredista considera absurdo e hipócrita prohibir las drogas ya que, al ser cualquier sustancia que altera el sistema nervioso ya sea para activarlo o deprimirlo, “nadie puede vivir sin drogas”. El paradigma del prohibicionismo de la marihuana tiene raíces económicas al haber representado una competencia a los productores de hilos, papel y algodón, y cuestiones morales y religiosas. Desde su formación de filósofo, reflexionó que “el consumidor busca placer y es lícito mientras no afecte a otros”.

Su iniciativa de legalización del consumo de la marihuana tiene como objetivo cambiar dicho prohibicionismo pues “no sólo va contra las libertades, sino que genera mayor inseguridad”, lo cual contrasta con la principal función del Estado, según el teórico Thomas Hobbes citado por Belaunzarán. “Nadie ha pagado más costos por la guerra contra las drogas que México”, argumentó.

Finalmente, se pronunció a favor de la propuesta de asociaciones civiles de cultivo y además declaró la necesidad de un replanteamiento de tratados internacionales ya que tras la regulación en Washington y Colorado, estados del “campeón del prohibicionismo”, los tratados “están tambaleándose”.

A continuación, la encuesta del Colectivo Por una Política Integral hacia las Drogas:







Bookmark and Share

0 comentarios: