lunes, 29 de octubre de 2012

EL BOXEO, UNA FORMACIÓN SOCIAL: "PANADERO" PÉREZ

Por Carlos Andrés Flores Zulbarán
México (Aunam). Por un camino de terracería lleno de piedras, oculto entre calles sin pavimento, alejada del Centro de la Ciudad de Cuautla, Morelos, se encuentra un portón negro con la indicación “Gimnasio de Box, Pajarito Moreno”, que el próximo 9 de diciembre cumplirá 29 años abriendo sus puertas para enseñar el arte del boxeo a los jóvenes.

El profesor Mauro “El Panadero” Pérez, es el hombre encargado de formar a los nuevos valores del boxeo nacional. En su labor constante con sus alumnos, señala que “no basta solo con indicar el camino deportivo, sino el de la vida constante, el ser buen ciudadano, promover valores y amar el box. Ese conjunto de características es la labor principal que difunde el gimnasio”.

El proyecto nació con el propósito de alejar a los jóvenes de la drogadicción, la calle y la delincuencia con el firme compromiso de enseñar a boxear a cualquiera que se acercaba, con el fin de buscar gente productiva, no desechable, compañerismo e humildad.

La enseñanza de box en el “Pajarito Moreno” no tiene cuota, la serie de gastos que dan vida son cubiertos al vender pan. El profesor Mauro es panadero de profesión (de ahí deviene su apodo de boxeador) y con ello compra un poco de material para realizar las actividades comprendidas en el gimnasio. Además de las aportaciones que puedan realizar los más de 20 jóvenes que cada día se dan cita para el entrenamiento.

“No hay apoyo porque las autoridades no quieren, no les conviene, no quieren al deporte. A los promotores no les interesa boxeadores de tres o cuatro rounds. La autoridad se acerca cuando el boxeador está en la cúspide. Por falta de visión de los federativos que no van a los estados, se pierde mucho talento, ellos no tienen la intención de ver gente con mayores cualidades que deberían estar apoyando”.

El Gimnasio nunca ha recibido apoyo directo, ninguna aportación municipal, estatal o de la Federación Mexicana de Boxeo Aficionado. La asociación de cada estado no supervisa, no ve talentos, sólo se limita a que en alguna competencia nacional el boxeador obtenga medalla y canalizarlo al Comité Olímpico Mexicano.

El joven que gana alguna presea en determinada competición nacional se le otorga una beca de1000 pesos al mes. “Es una burla esta ayuda, ese dinero no sirve para nada, ni para los pasajes”, expresó Mauro Pérez, en entrevista para Aunam.

La afiliación a las Asociaciones de los Estados no va de acuerdo al progreso del gimnasio. Gane o pierda el joven de determinado club, el costo de la afiliación sigue siendo la misma, además de que se debe realizar un pago por cada competencia a la que se quiera asistir.

Además, aunque un determinado inmueble boxístico obtenga el triunfo, no se provee de ayuda con equipamiento, sólo el joven accede al CENAR o al Comité Olímpico Mexicano, ese es el beneficio del joven.

En Morelos, estado donde se encuentra el gimnasio de Boxeo de Mauro “el panadero”, no cuenta con Centro de Alto Rendimiento, lo cual remarca que un joven con talento tiene que concentrarse solo porque nadie lo apoya. A este gimnasio el Estado no le ha proporcionado ni un par de guantes o protector bucal.

El boxeo amateur no deja dinero, no se disfrutan los viajes, sólo es por el amor al deporte. La mayoría de boxeadores que son de escasos recursos quieren verse reflejados en un boxeo famoso.

“El dinero es lo que todos quieren y llegar a donde hay los lujos. Las personas que aman este deporte como a su vida, no viven del box, viven para el box… Esto no se trata de sangrar a los jóvenes”.








Bookmark and Share

1 comentarios: