miércoles, 13 de junio de 2012

EMIGRACIÓN A EU: CALVARIO QUE DEJA HUELLAS


Por Ana María Medina Estrada
México (Aunam) El migrante tonatiquense es tradicionalista, amante de su tierra y su familia, se sacrifica y deja a los suyos para buscar mejores oportunidades de vida; llega a Estados Unidos y se junta con sus paisanos, son tantos que en el estado de Illinois ya existe “el nuevo Tonatico”.

Tres mil quinientos habitantes conglomerados al sur de ese estado americano y todos comparten un mismo sueño: mejorar la calidad de vida de su familia y apoyar a su querido pueblito, que paciente espera su regreso, al sur del Estado de México.

Armando Ferrer Ayala tiene 34 años y cuenta su historia sobre el calvario vivido durante su travesía, cuando debido a una economía imposible de sostener, se vio forzado a abandonar a su esposa y su pequeña hija. Reconoce que a pesar de una existencia llena de limitaciones materiales y emocionales, encontró motivos para mejorar su situación.

Tras una juventud que hoy describe como difícil y triste, se armó de valor para cruzar “al otro lado” de la frontera, animado por sus primos y hermanos quienes ya habían vivido esa experiencia.

Regresa para cumplir un sueño largamente acariciado

Armando regresó a Tonatico, después de una larga ausencia, para cumplir un sueño largamente acariciado por él, su esposa Elizabeth Ayala Estrada y su hija Andrea Ferrer Ayala: estar de nuevo juntos en casa.

Armando vivió en Estados Unidos de Norteamérica por 5 años, durante ese periodo, se construyó la casa de su familia en Tonatico y abrieron un pequeño negocio de vinos y licores.

La situación no es sencilla, después de una larga ausencia, muchas cosas cambiaron, la pequeña Andrea creció lejos de su padre. Algunos de sus compañeros de clases viven una situación similar, incluso muchos nacieron y crecieron hasta la pubertad sin idea alguna de la identidad de su progenitor, hay quienes se resignaron a no verlo, y otros dejaron de esperar el dinero prometido que jamás llegó.

Andrea habla poco. Su papá trata de conversar con ella; sin embargo, se mantiene callada, atenta a la pantalla de su teléfono celular. Apenas levanta la mirada para observar a Elizabeth. No participa en la conversación y cuando Armando le dirige la mirada, “Andy”, como él la llama, se mantiene atenta al teléfono.


Tonatico

Tonatico se encuentra en el sur del Estado de México, de acuerdo con el último censo de población, tiene 25 mil habitantes. En este municipio, entre el año 2000 y 2005 la población se redujo de 11 mil 500 personas a 10 mil 900. De acuerdo con Eduardo Sandoval Forero y Ernesto Guerra García, se estima que al menos cinco mil tonatiquenses radican en la Unión Americana, asentados, principalmente, en los estados de Illinois, Chicago y California.

Según tales cifras, la población de Tonatico decreció en 600 personas, cifra que resulta inédita dentro de los 125 municipios del Estado de México, para el fenómeno de la emigración.

Los habitantes que se quedan en el municipio, viven en gran medida de las remesas de dólares que reciben, también construyen sus propiedades e inyectan capital a una de las actividades principales del municipio: el cultivo de cebolla.

Existen pocas alternativas para los emigrantes y el gobierno parece indiferente. El presupuesto anual del ayuntamiento en el municipio de Tonatico es de 25 millones de pesos, misma cantidad que recibe el lugar como producto de las remesas enviadas por quienes dejaron su país en busca de oportunidades.

El alcalde de Tonatico, José Luis Pedroza Beltrán, explicó: “son migrantes que no se olvidan de su gente y no están molestos por salir de su país; eso lo explican con su apoyo constante. Las remesas que envían equiparan al presupuesto anual del municipio”.

“Independientemente de los recursos que envían a sus familias, también mandan dinero para las fiestas patronales, colaboraciones para los servicios médicos y los programas comunitarios”, señaló David Colín Guadarrama, secretario municipal de Tonatico.

Los gobiernos estatal y municipal planean crear un programa de apoyos para incentivar a los migrantes que desean regresar a su sitio de origen, así, se pretende que los migrantes sean pequeños empresarios en el lugar donde nacieron.

El proyecto final se presentará en dos meses; el cual consiste en dar apoyo a los migrantes y así puedan regresar a Tonatico, donde se desarrollarán como pequeños empresarios, mediante una franquicia impulsada por el gobierno municipal y el gobierno del estado de México, señaló el tesorero municipal Humberto Cruz García.

El primer paso es otorgar apoyos a los emigrantes, para que adquieran una oportunidad de negocio a desarrollar en su municipio, luego se les dará capacitación para formar pequeños empresarios y generen fuentes de empleo regionales.

La segunda parte del proyecto consiste en invitar a quienes residen en Estados Unidos a financiar a sus paisanos en la instalación de negocios en la localidad; el el gobierno municipal fungiría como intermediario para la administración de recursos y la capacitación de los emprendedores.

“Estamos trabajando en la posibilidad de que los migrantes que tienen capital para invertir, participen desde Estados Unidos con remesas para impulsar este proyecto”, señaló el presidente municipal.

De acuerdo con estudios realizados por Juan Gabino González Becerril en su artículo “Migración y remesas en el sur del estado de México”, existen dos tipos de remesas que los emigrantes envían al municipio de Tonatico. La primera es una remesa individual, enviada en forma monetaria o en especie, del migrante a sus familiares; la segunda se refiere a envíos colectivos y empresariales, es decir, recursos cuyo origen no es salarial, éstos están dirigidos a inversiones sociales o formación de empresas binacionales o transnacionales.

Las remesas enviadas por los migrantes constituyen una importante fuente de ingresos para el municipio que no puede ser ignorada por su ayuntamiento, ni por el gobierno estatal que, desde mitad de la década de los 60, estudia el flujo de dinero por concepto de remesas en el municipio, según precisa González Becerril .


Fotos: Wikimedia Commons
1. U.S. National Archives and Records Administration
2. Tomas Castelazo


Bookmark and Share

0 comentarios: