martes, 29 de mayo de 2012

FELIPE CALDERÓN, SU PROPIO VOCERO DE SEGURIDAD

  • México, país peligroso para ejercer el periodismo: Tania Rosas

Por Fanny Ruiz Palacios
México (Aunam). El presidente Felipe Calderón Hinojosa se ha convertido en su propio vocero de seguridad y emite discursos en defensa de su propia estrategia contra el narcotráfico, afirmó la periodista Tania Rosas, para quien el tema involucra dos puntos de vista: el de quienes combaten a los narcos y el de las víctimas.

Por un lado, además de los argumentos presidenciales de los marinos, soldados, miembros del Estado Mayor (conformado por jefes y oficiales del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada de México, que tienen como principal función proteger la integridad física del presidente), “quienes dicen estar de acuerdo con la lucha contra el crimen organizado”.

Pero también, explicó, existe otra versión, “la de las víctimas: la señora que perdió a un familiar en un fuego cruzado, la niña víctima de violación por un marino o miembro del ejército, etcétera”.

La reportera de la fuente de presidencia de la República en El Economista, afirmó que Felipe Calderón “se abrió con la sociedad a través de ‘mesas de diálogo’; pero, fuera de personas que tienen argumentos como Javier Sicilia o Isabel Miranda, todos llegaban al foro y alaban al presidente, sólo las víctimas –de la guerra contra las drogas– le exigieron justicia”.

El presidente está abierto al diálogo, pero también es una persona autoritaria, no le gusta que lo critiquen, es intolerante, “muy ‘llevado’ y colmilludo. Si alguien le dice no estar de acuerdo con algo, él saca unos argumentos que convencen y hace que estén de acuerdo con él. Si un reportero no está bien informado, el presidente lo apabulla”.

En una ocasión, recordó Tania Rosas, Felipe Calderón ‘le dio la vuelta’ al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Ramón Narro Robles, en uno de los ‘Diálogos por la seguridad’, donde la Máxima Casa de Estudios presentó su versión sobre una investigación y las propuestas sobre la estrategia que se debería de seguir en el combate al crimen organizado.

Era un foro que se preveía estaría muy bueno, pero Narro, en lugar de comentar su propuesta, leyó el documento —el cual ya había leído todo el mundo—. Ante eso, el mandatario mexicano le dijo al rector: “Perdóneme pero no tiene propuestas. Cuándo yo estaba revisando el documento dije ‘aquí está la carnita de la UNAM’ y al final descubrí que era lo mismo de siempre. Todo el mundo queremos que haya educación, salud, más oportunidades para los jóvenes, pero no nos dicen cómo”.

Eso se lo criticó al rector y a los investigadores –continuó Tania Rosas— y sólo dos reaccionaron. Uno era del Instituto Nacional de Ciencias Penales, y le dijo “no vamos a criticar esa parte porque si quieren críticas entonces yo le voy a recordar los 50 mil muertos –como efecto de su estrategia contra el narcotráfico-”.

Influencias presidenciales

“Cuando empezó la pre-campaña, donde Josefina Vázquez Mota competía con Ernesto Cordero por la candidatura del Partido Acción Nacional (PAN), se vio la mano de Felipe Calderón”, comentó la egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, Tania Rosas.

Antes de que Vázquez Mota fuera elegida como candidata de Acción Nacional, fue a pedirle a Calderón que dejara de meter las manos por Cordero. Cuando resulta ganadora en las elecciones internas, a Calderón “no le queda de otra, sólo debía aceptarlo; pero hay quienes pensamos otra cosa: su plan B en realidad era el plan A y el presidente realmente apoyaba a Josefina”, comentó la reportera.

“Quien gobierna y decide en el PAN es el presidente. Todo lo que se planea para la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota pasa por presidencia. El presidente ‘mete mano’ en la campaña de la candidata de la derecha, como los gobiernos estatales en la campaña de Enrique Peña Nieto”, aseguró Tania Rosas, quien trabajó seis meses en Excélsior.

Sobre los candidatos a la presidencia opinó que, luego del debate presidencial, Enrique Peña Nieto se quitó el estigma de “sólo puedo con teleprompter”, pero cayó mucho en la confrontación y eso le restó puntos; “me pareció una Josefina Vázquez Mota ‘abuzada’ al principio y después se hizo chiquita cuando Peña Nieto se enfocó en ella”.

Mientras que Andrés Manuel López Obrador emitió “discursos de antaño, que ya no se usan; además, hizo propuestas inviables, como comprometerse a bajarse el sueldo a la mitad, porque resulta que hay una ley de salarios máximos la cual prohíbe a los funcionarios ganar más que el presidente de la República; entonces, si él se reduce el salario, automáticamente los demás deben disminuir el suyo. Pero eso no pasa por el poder Ejecutivo, sino por el Legislativo y no se van a querer bajar el sueldo”.

Sobre los salarios exagerados, la reportera de El Economista agregó: “en el poder Judicial les pagan bien para que no sean corruptos y no se corrompan por recibir dinero. Pero es verdad, los salarios sí son exorbitantes, como el de los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), pues andan en los 350 mil pesos mensuales”.

Para terminar con su análisis de los candidatos, dijo ver un Gabriel Quadri con propuestas pero a quien nadie hizo caso, “ni aunque le haya dicho directamente a Andrés Manuel que contestara, pues –al igual que todos– lo ignoró. Él decía al principio que ‘los políticos de siempre’ andaban en su soliloquio, pero él fue el único que hizo su monólogo y a quien eliminaron de la jugada. Para muchos ganó Quadri, para mi ganó el registro del Panal (Partido Nueva Alianza) porque aumentó a dos puntos”.

Terreno presidencial

México es un país donde es peligroso ejercer el periodismo. En la fuente que sea, un reportero corre riesgos, violentan sus derechos: “En presidencia te puedes exponer a los atentados que puede sufrir el presidente. Un compañero fue a Sinaloa y le llamaron para decirle: ‘ya sabemos quién eres, a qué vienes, qué es lo que quieres, así que ya te puedes ir en el siguiente avión o no respondemos’. Los medios son empresas y no siempre van a dar la cara por ti”, declaró Tania Rosas, quien tiene seis años ejerciendo su profesión.

En la fuente de presidencia, antes de que lleguen los periodistas con Felipe Calderón, ya los investigaron; “saben quiénes son sus papás y el resto de sus familiares, dónde estudiaron, qué han publicado, qué comen y cuántas veces van al baño —agregó con sarcasmo—”.

Para Rigoberto López Quezada, periodista y escritor mexicano autor del libro La Lucha por la Presidencia, los miembros de Estado Mayor Presidencial se dedican a eso, a investigar a fondo a quién cubrirá la fuente para saber qué tipo de persona es quien estará cerca del mandatario, para evitar agresiones o atentados en su contra.

Según Tania Rosas, excolaboradora de CNN y la revista Playboy México, es muy estresante ser periodista porque te piden las cosas muy rápido. “Tu medio puede necesitar una entrevista con Enrique Peña Nieto en veda electoral, cuando ellos no pueden hablar, y para los jefes no existe la frase ‘¿se lo puedo entregar mañana?’, porque necesitan la información a la voz de ¡ya!”.

Al cubrir la fuente de presidencia se disfrutan los viajes, aseguró la periodista, pues van a partes del mundo que tienen su propia relevancia política, económica y social; pero también es una ‘friega’. Si un evento es a la una de la tarde, deben estar a medio día; ya en el acto, el reportero debe estar al pendiente, para captar la nota.

Si el presidente habla del Seguro Popular en veda electoral, por ejemplo, se obtiene la noticia porque en ese periodo no se puede hacer promoción de los logros del gobierno, pues beneficia a la candidata de su partido, el PAN.

Esta nota puede ser importante para un medio, porque puede derivar una queja al Instituto Federal Electoral por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es importante tener en cuenta que de una nota salen mil reacciones; por muy chico que sea el medio para el cual se trabaje, será leído en el Senado, la Cámara de Diputados y Presidencia.


“Presidencia siempre nos informa de qué hablará Felipe Calderón en su conferencia o comunicado. Pueden decir ‘sólo hablará del cambio climático’, pero si al medio para el cual se trabaja le interesa la opinión del presidente sobre la pobreza, entra en acción la habilidad del reportero para relacionar el clima con la pobreza. Aunque den una pauta de lo que hablará el primer mandatario, debemos preguntar lo que nos interesa; si contesta, allí está la nota.

Cuando el rumor llega, la nota se va

Todas las fuentes son importantes, cada una tiene su característica. Presidencia es una de las fuentes más cerradas. “El presidente nos puede dar mucha información, inclusive proporciona nombres, pero si lo hace off the record no podemos publicar nada”.

Para Tania Rosas, en su actual fuente son comunes los rumores. Por ejemplo, “te puede hablar tu editor y decirte: ‘tengo un chisme, el presidente Felipe Calderón engañó a Margarita Zavala (Gómez del Campo) con Patricia Flores (Elizondo) –miembro del PAN, quien fue desde el 6 de agosto de 2008 hasta el 14 de julio de 2010, Jefa de la Oficina de la Presidencia de la República en el gobierno de Felipe Calderón—, hazte una nota’. En estos casos es tarea del reportero corroborar que la información sea verídica antes de darle cobertura”, señaló Tania Rosas.

Sobre esto, el reportero de la fuente presidencial en la última parte del sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez para El Universal y El Universal Gráfico, Rigoberto López Quezada se refirió al rumor de que “ya tiene detenido al ‘Chapo’ Guzmán y es una noticia que se dará a conocer en junio, cerca de las elecciones presidenciales, para beneficiar a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota”.

Ante lo cual Tania Rosas aseguró que “hay muchos aspectos que nos pueden poner a pensar, por ejemplo, cuando inició dicho rumor se reunieron el director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, con el de la DEA (Drug Enforcement Administration), algo que nunca antes se había hecho; sin embargo, todo se queda en meras suposiciones, pues aún no se corrobora nada”.

¿Dónde quedó el ‘chayote’?

Otro aspecto que es importante abordar en el periodismo, es la esfera de lo público y lo privado. Para la periodista, un reportero debe conocer hasta dónde termina lo público y dónde empieza lo privado; éste es un tema polémico porque para muchos, la vida privada del presidente no se debe tocar y para otros es parte de un asunto público.

Cuando están en el medio, los periodistas se enteran de todo –saben quién engaña a la esposa, conocen a quiénes hacen propuestas indecorosas o quiénes dan el “chayote”, que el periodista Carlos Orozco Santillán define como el “pago, soborno, mochada, incentivo o beca que recibe un reportero o periodista por utilizar su oficio y su tribuna para favorecer determinados intereses”–, hasta de quiénes están involucrados con el crimen organizado; sin embargo, de ellos y su ética depende qué dar o no a conocer.

Tania Rosas aseguró que todas las fuentes, luego de cubrirlas por un periodo, dan un regalo. El Estado Mayor, por ejemplo, regala un calendario; mientras que los sindicatos cercanos al PRI hacen una especie de “pago por evento” luego de una cobertura. Pero el presidente no da obsequios, a los reporteros les da una comida con él y hace una rifa para saber quién se sentará en su mesa.

Cómo mejorar

Para Tania Rosas, los periodistas deben tener cultura general y saber de todo un poco, sin importar que se relacione o no con la fuente que se cubra; pues si se desconocen los sucesos del mundo, se puede perder la oportunidad de realizar una buena nota. Por ello aconsejó leer a todos los articulistas; “aunque no les guste Carlos Marín o López Dóriga”, es necesario saber qué dicen porque ellos dictan agenda nacional.

Con base en su experiencia, Tania Rosas aconsejó a un grupo de estudiantes de periodismo de la UNAM que un reportero no debe ser tímido, ni mudo. Asimismo, les mencionó algunos consejos que podrían aplicar en su ejercicio periodístico: deben ser rápidos, cachar el sentido de la nota, ser congruentes, tener coherencia y buena redacción.

“Si no sabes escribir no vas a tener trabajo, puedes ser muy buen reportero pero se te va la nota en el papel; eso pasa, conozco a un reportero que lleva veinticinco años en una fuente, es muy buen reportero, es amigo de todos los funcionarios, les sabe muchas cosas y saca buenas notas, pero cuando escribe no se le entiende”, aseguró. Entonces, los editores son quienes le hacen la nota.

Ante esto, el también catedrático de la FCPyS, Rigoberto López, asegura que “algunos de sus compañeros de la Facultad, sin haber escrito nunca en un medio de comunicación hicieron la maestría y luego el doctorado, hacen libros de texto sobre cómo hacer un reportaje y, en su académica vida, jamás hicieron un reportaje”. “No se puede ser periodista de escritorio”, concluyó Tania Rosas.

Foto: Twitter





Bookmark and Share

0 comentarios: