lunes, 23 de mayo de 2011

EL CAMPEÓN TIENE SANGRE AZUL Y PIEL DORADA

  • Más de 5 mil elementos de la Secretaría de Seguridad Pública resguardaron las inmediaciones del Olímpico Universitario
  • La estación del Ministerio Público en el estadio detuvo a 30 personas acusadas de reventa
  • Pumas ha recibido cinco veces el partido definitivo de la final en CU y sólo ha perdido uno
Por Daniela Navarro
Las puertas del estadio se abrieron desde las 9 de la mañana, para las 10 las gradas de palomar y pebetero estaban prácticamente llenas. Las filas para ingresar al inmueble eran inmensas y entre ellas se colaban los revendedores que ofrecían los boletos a precios que iban desde los mil hasta los mil ochocientos pesos.

Los primeros elementos en saltar a la cancha fueron los trofeos de campeón y sub- campeón así como las medallas que ambas escuadras recibirían.
Un par de minutos antes de las 12, los jugadores felinos saltaron a la cancha y fueron recibidos por los más de 50 mil universitarios que ocuparon las butacas del México 68.

Acto seguido vino la hora de los himnos, primero el universitario, segundo el de la FIFA y tercero el himno nacional mexicano. Una vez terminado el protocolo, el central Marco Rodríguez dio el silbatazo inicial, el balón se puso en marcha.


Para ninguno de los equipos había mañana, el empate a un gol en Morelia significaba nada para nadie, así que debían hacer hasta lo imposible para ganar este partido. Los primeros minutos fueron de ida y vuelta con el control de media cancha muy disputado.

Pero a penas al minuto 12 vendría la jugada que cambiaría el rumbo del encuentro: Dante López se escapó de la defensa monarca sin caer en fuera de lugar, pero el arquero Federico Vilar sale para tratar de quitarle el balón y termina cometiendo la falta que daría a los universitarios la oportunidad de abrir el marcador por la vía del penal que Juan Francisco Palencia cobró.

Con el uno por cero el Morelia se fue hacia el frente tratando de salir con el balón controlado, sin embargo, no sería una de estas jugadas la que les brindaría el empate, la situación que puso el 1-1 en la pizarra fue la misma que inclinó la balanza hacia los de casa; Alejandro Palacios salió de su meta para tratar de cortar el ataque de Miguel Sabah, pero le cometió falta en el área y cedió el penal que cobro Jaime Lozano.

Con el marcador igualado, la segunda mitad se tornó más agresivo por parte de los felinos, no cesaron presionando en campo rival aunque el partido lucía muy trabado. Los minutos transcurrían, la desesperación crecía y la posibilidad de llegar a tiempos extras e incluso a tiros penales era latente.

Sin embargo, al minuto 77, Javier Cortés ejecutó una jugada por el lado derecho, que inició quitándose a más de un defensa morelense y culminó con un gol como los que tiene acostumbrados a los aficionados, en el que colocó la esférica a segundo poste y aunque aún faltaban algunos minutos para que el partido concluyera, esta sería la anotación que valdría la séptima estrella en el escudo universitarios.

Entre los cánticos incesantes de la afición, que hacían retumbar las tribunas del Olímpico Universitario, los felinos recibieron el trofeo y las medallas que los acreditaban como campeones del Clausura 2011, para después dar la vuelta olímpica con la copa en manos de Paco Palencia.

En una zona mixta del tamaño de una cancha de futbol, los protagonistas expresaron sus reacciones entorno a este logro puma:

Para el Director deportivo Mario Trejo, “ahora se pueden hacer tantas valoraciones, pero indudablemente que el plantel, el cuerpo técnico y toda la gente que colaboramos en el club estamos viviendo una emoción que habíamos buscado con mucha intensidad (…) es una felicidad enorme, inmensa.

“Y dentro de la emoción que me embarga, me da mucho gusto que los jóvenes hayan dado una gran exhibición”

Mientras que el guardameta Alejandro Palacios celebraba su primmer campeonato en su primer torneo, “había mucha presión, pero afortunadamente todo salió bien (…) Hay que ser pacientes en esta posición, sabía que los frutos se iba a dar tarde o temprano y que bueno que llegaron”.

Confesó las palabras que compartió con su hermano gemelo Marco: “le dije que estaba muy contento, que ya éramos campeones y él me felicitó y me dijo que también me lo merecía”

El seleccionado nacional sub 20 y autor del gol de la victoria Javier Cortés, explicó:”fue una jugada individual que no hubiera sido posible sin el apoyo del equipo. Me siento muy contento, todo estuvo espectacular.

Dedicó el título a la afición y a su novia que lo acompañaba. Respecto a su gol comentó que no pensó en nada más que en sus ganas por levantar el trofeo de campeón.

Por su parte Efraín Velarde, apuntó: “no se puede explicar con palabras, pero es la felicidad más grande del mundo. Todos nos partimos el alma en la cancha porque sabíamos que estacamos jugando una final”.

Además calificó a la afición universitaria como la mejor, “son lo máximo y tienen un lugar fundamental en el equipo”.

Es el cuarto campeonato para el ‘Chispa’ y se considera alguien afortunado por la oportunidad de levantar el título en tantas ocasiones.

El número 14 Luis Fuentes explicó: “fue una gran jugada que Javier convirtió en gol (…) Este es un día inolvidable para nosotros, cerramos una gran temporada en nuestro estadio.

No creo que únicamente la cantera haya conseguido el título, creo que es un trabajo que incluye al cuerpo técnico, a la directiva, a los jugadores y a las fuerzas básicas”. También agradeció que el cuerpo técnico haya apostado por los jóvenes canteranos y les haya abierto espacios.

Con su hija en los brazos y lágrimas en los ojos, Marco Antonio ‘Pikolín’ Palacios comentó que este campeonato es la combinación del gran trabajo que hiciereon durante el torneo.

Consideró que el primer tiempo estuvo parejo entre ambos equipos, pero la segunda parte los de casa fueron superiores, “salimos con todo a buscar el título y por eso se dieron las cosas”.

Leandro Augusto lució contento acompañado por su familia y declaró que durante el torneo tuvieron una buena regularidad, pero nunca se dejaron llevar por los bueno resultados.

“Clasificando en los primeros lugares tuvimos la ventaja de cerrar los partidos en casa donde la gente hace la diferencia, así lo hizo con Monterrey, luego con Chivas y ahora con Morelia.

Para el delantero argentino, quien caminaba por la cancha enfundado en la playera de la selección de su país, el campeonato de Pumas es bien merecido, “por lo que mostramos en el torneo y por lo que hicimos en la liguilla”

Mientras que el joven Emilio Orrantia expresó que estos no son sentimientos que se vivan siempre y además agradeció a sus rivales morelenses por el buen futbol que desplegaron en los dos partidos.

El padre del técnico universitario, Guillermo Vázquez Mejía , actual directos de las fuerzas básicas del Club Universidad, afirmó que es muy difícil ser campeón y que ha su hijo aún le falta mucho por recorrer, “ojalá que siga trabajando y que sea un hombre educado, porque le faltan muchas cosas por aprender como técnico, que bueno que el título se le haya dado tan rápido pero no hay que echar las campanas al vuelo”.

Dante López con la bandera de Paraguay en la espalda, apareció sonriente y con el trofeo en mano para comentar lo feliz que se sentía y lo mucho que significó la afición en el triunfo de su equipo.

Por su parte el seleccionado nacional, Israel Castro, calificó con un 10, en términos generales, “los jugadores trabajamos muy bien, junto con la directiva, el cuerpo técnico, las fuerzas básicas y nuestra familia que es una parte muy importante para nosotros.

Para el goleador felino, Juan Carlos Cacho, este título es el premio al trabajo de toda una temporada de sacrificios. Agradeció a sus compañeros, a la directiva y al cuerpo técnico. “este título tiene algo en especial porque lo ganamos aquí en casa, creo que se disfruta mucho más”.

Afuera del túnel 18 del Olímpico Universitario un ‘turibus’, forrado con papel blanco y con los escudos de la UNAM, del Club Universidad Nacional y la palabra: “CAMPEONES” en color oro, ya esperaba a los actuales campeones del futbol mexicano para que se subieran y dieran un recorrido por Reforma hasta llegar al Ángel de la Independencia donde ya los esperaban los aficionados universitarios para celebrar con ellos el título.

Los felinos partieron de Ciudad Universitaria entre ‘goyas’ y felicitaciones del grupo de simpatizantes que se quedó para despedirlos, aproximadamente a las 15:40 horas; los jugadores, la directiva y el cuerpo técnico lucieron sonrientes, visiblemente felices, agitando los brazos y las banderas blancas que decían: “Campeones Clausura 2011”.



Imágenes tomadas de: http://clubpumasunam.com
y http://www.pumasunam.com.mx




Bookmark and Share

0 comentarios: