jueves, 30 de septiembre de 2010

LIRIO ACUÁTICO: MATERIA USADA CON FINES ECONÓMICOS


  • En Catemaco, convertir el lirio acuático en artesanías: opción de oficio con remuneración económica
Por Frida Edith Andrade Alemán
México (Aunam) Con una superficie de 710.67 kilómetros cuadrados, el Lago de Catemaco en Veracruz es el albergue del lirio acuático, el zacate tronador y el tule, materias primas para elaborar piezas de cestería. La técnica artesanal fue enseñada a las pobladoras de esa región por personal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Lo que antes era una plaga, ahora es una de las actividades con remuneración económica para las familias de la zona; incluso, debido a la competencia generada entre las artesanas y la demanda del producto, en la actualidad, comienza a escasear el lirio acuático.

En el seminario Diálogos de la ciencia realizado en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico ( CCADET), la doctora Judith Zurita Noguera, miembro del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, expuso que esta opción de ingresos a partir del lirio surge del proyecto: etnoarqueológico de cestería en el sur de Veracruz, perteneciente al plan Arqueológico de San Lorenzo, dirigido por la arqueóloga Ann Cyphers.

Para elaborar materiales como cestos o tortilleros, el jacinto de agua, buchón, taruya o lirio acuático debe de ser colectado en un término medio, es decir, ni muy verde porque se rompe al doblarlo, ni muy maduro pues adquiere demasiada flexibilidad, y ponerse a secar, lapso que define la tonalidad del material. No obstante, algunas mujeres lo barnizan para que conserve su rigidez.

Zurita Noguera afirmó: “la colecta del lirio se realiza, básicamente, en las orillas del lago, porque es más fácil tener acceso a ellas”; sin embargo, las mujeres artesanas deben pedir permiso porque algunas de estas zonas son propiedad privada, y cuando les es denegado el paso, rentan lanchas para ir al centro del lago y colectar la planta acuática.

De esta manera, el procedimiento sirve también como desahogo ecológico, pues las mujeres retiran una planta anteriormente considerada como plaga. Eta es una de las tantas maneras en que el ser humano puede utilizar a la naturaleza a favor de su desarrollo y sin dañarla, conluyó la especialista.




Bookmark and Share

0 comentarios: