viernes, 27 de agosto de 2010

TIENE LA IGLESIA PRECEPTOS ERRÓNEOS SOBRE EL INICIO DE LA VIDA

  • Realizan Coloquio: “Valores para la sociedad contemporánea”
  • Definirse por categorías de ciudadanos no por preferencia sexual: Cazés-Menache
Por Rodrigo Neria Cano
México (Aunam). Denunciar los peligros de la religión, no creer en nada más que en la ciencia y aprender a pensar para lograr ser libres, fueron algunas de las conclusiones de la conferencia “Interrupción del embarazo, Nuevas tecnologías reproductivas y diversidad Sexual” dentro del coloquio: “Valores para la sociedad contemporánea”.

En el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) de la UNAM, el doctor en Bioqímica Ricardo Tapia, del Instituto de Fisiología Celular (IFC), mencionó que los preceptos de la iglesia católica afirman que si la célula embrión contiene los código genéticos del hombre, ya es un ser vivo.

Entonces, ironizó, debería hacerse algo, porque cuando se lleva a cabo la relación sexual y no hay fecundación, mueren miles de espermatozoides que contienen ADN; “entonces se asesinan muchas personas, incluso cuando se cae un pelo o se descama la piel”.

Dijo que la medicina considera a un ser vivo cuando al feto se le forma la corteza cerebral, ésta aparece de la semana 25 a 29. Antes de la semana 19 no hay dolor en el feto porque no se ha desarrollado el sistema nervioso, por lo que “no hay vida que defender”.

Según Alejandro Madrazo Lajous, doctor en Derecho, los argumentos manejados por los grupos religiosos y de derecha no son fundamentados, ya que consideran que desde el momento de la fecundación ya se formó una persona. “La constitución contempla derechos que protegen la vida, no el derecho a la vida; en el sistema judicial mexicano nadie tiene derecho a la vida y una persona es un ser que se relaciona, si no se relaciona no es persona. Un embrión no es persona”.

Para Daniel Cazés-Menache, investigador del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, la libertad es: “aprender a elegir sobre nuestros cuerpos y vidas, aprender a definirnos por categorías de ciudadanos no por preferencia sexual. La iglesia hace daño a las personas; el Estado debe separarla, los ciudadanos deben de dejar de ser borregos, para lograr la libertad hay que saber, conocer y analizar, no debemos creer en nada”.





Bookmark and Share

0 comentarios: