viernes, 30 de octubre de 2009

VOZ: PRIVILEGIO DEL SER HUMANO

  • Profesores, telefonistas, vendedores y abogados dependen de una voz en buen estado
  • El campo del estudio de la voz en México no recibe la atención suficiente
Por Viridiana Brito
México (Aunam). El conocimiento sobre los trastornos de la voz se ha convertido en exclusivo de los profesionales de ésta, especialmente actores, cantantes y locutores, comentó en entrevista la foniatra Juanita Arreguín Porras, especialista en rehabilitación de la voz del Centro Nacional de Rehabilitación.

Sin embargo, destacó que todos hacemos uso de este instrumento y muchas profesiones y oficios dependen de mantenerla en buen estado: profesores, telefonistas, vendedores y abogados, son sólo algunos de los trabajos que no podrían entenderse en su misma dimensión si la persona que los realiza tuviera algún problema para hablar.

Pocas son las veces que la gente se preocupa por el buen mantenimiento de la salud de su aparato fonador, en la población en general no se percibe una conciencia plena sobre el valor que tiene la voz para el ser humano y sobre todo los cuidados que deberían seguirse.

Para la foniatra es a través de nuestra voz que podemos expresar nuestras emociones y deseos, comunicarnos con otros, además de ser un reflejo de la personalidad y la individualidad tanto fisiológica como psicológica de cada persona.

Aseguró que si se reflexiona, la voz es capaz de crear un amplio abanico de sentimientos: Calma cuando escuchamos la voz de un ser querido, miedo cuando alguien nos reprende, euforia cuando el comentarista narra el gol de nuestro equipo, paz si disfrutamos los tonos de un buen cantante, incluso juega un papel relevante en el juego erótico.

Pero esos gratos momentos que la voz ofrece no son retribuidos con los cuidados necesarios, la especialista apuntó que abusamos de su uso ya sea por gritar, hablar durante mucho tiempo y con tonos muy altos, cantando sin utilizar una técnica de apoyo, respirando mal y fumando.

Para valorar la importancia de un buen cuidado de la voz es necesario conocer algunas particulares que encierra este instrumento, saber cuándo es necesario acudir con especialistas, aprender algunas técnicas para educarla y sobre todo cómo prevenir un trastorno del aparato fonador para evitar una posible cirugía.

Pero a todo esto ¿Qué es la voz?, extensos y abundantes son los textos que tratan de definirla y muchos más son los que la citan. Desde la Biblia se hace referencia a este instrumento: “En el inicio no había palabra, el cosmos estaba por hacerse, pero la voz era ya presente. No existe la creación sin voz, ha sido a través de ella que todo ha empezado a existir.”

Definir la voz es una tarea realmente compleja, tan solo el Diccionario de la Real Academia Española tiene diecisiete definiciones y sesenta acepciones respecto a ésta. En un sentido estrictamente técnico y médico, la foniatra, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, define a la voz como: el sonido que se produce con el paso del aire que viene de los pulmones a través de las cuerdas vocales, provocando una aproximación y vibración entre ellas, lo cual genera la emisión del sonido.

La especialista en la rehabilitación de la voz explica que una favorable producción de la voz se presenta cuando trabajan coordinadamente tres grupos de órganos, los cuales son: respiratorios que contienen a los pulmones, bronquios y tráquea, los de fonación conformados por la laringe, las cuerdas vocales y resonadores nasal, bucal y faríngeo y los de articulación compuestos por el paladar, lengua, dientes, labios y glotis.

Por si no fuera suficiente el aparato fonador es controlado por el sistema nervioso central. El control del habla se encuentra específicamente ubicado en la parte izquierda de la corteza de nuestro cerebro, por lo que una lesión en este sitio podría ocasionar severos problemas para poder hablar, apuntó la doctora.

En lo que concierne a los trastornos, éstos pueden presentarse a cualquier edad. La doctora explicó que durante la vida de un adulto éstos pueden ser menos percibidos porque en esta etapa el aparato fonador ya se encuentra totalmente desarrollado y los problemas que puedan presentarse en este periodo comúnmente son derivados de un mal uso de la voz durante la infancia y suelen acostumbrarse a vivir con ciertas molestias.

Generalmente los pacientes que acuden a esta edad con un experto son los profesionales de la voz; sin embargo, la especialista considera necesario tener en cuenta ciertas precauciones durante esta etapa. Su primera recomendación es mantenerse bien hidratado, consumir mínimo dos litros de agua diaria permitirá que las cuerdas vocales se encuentren menos susceptibles de padecer una afección.

Se ha comprobado con sólo consumir agua logra la rehabilitación en algunas disfonías, sustituyendo en muchas de las ocasiones a los medicamentos, de igual manera se sugiere reposo, especialmente en días que se haga un uso excesivo de ésta, porque ningún remedio podrá sustituir la ausencia de un trauma.

Por otro lado, las mujeres son las que presentan problemas de manera más temprana y esto se explica por la llegada de la menopausia. Claire Dinville, autora del libro Los trastornos de la voz y su reeducación, apunta que algunas mujeres pueden ver su voz alterada y velada durante los primeros días de la regla, provocando una disfonía pasajera, hasta tal punto que, durante esos días, algunas cantantes no pueden cumplir con sus contratos.

Las mujeres que gozan de salud, equilibrio psicológico y órganos vocales saludables, utilizados y entrenados normalmente, no padecen ningún desequilibrio sobre la fonación durante el embarazo, la regla o la menopausia.

La foniatra Juanita Arreguín considera que para no padecer alguna enfermedad relacionada con la voz se necesita tener en primer lugar una conciencia plena respecto al valor que se le da a esta herramienta vital para el ser humano, lo cual permitirá al paciente cuidar con mayor detalle su aparato fonador.

La especialista lamenta que poco se hable sobre el tema cuando en realidad se trata de un campo amplio por investigar; lo más triste para ella es que ni los expertos en la salud tengan interés por indagar en esta área.




Bookmark and Share

0 comentarios: