martes, 12 de febrero de 2019

“LAS TARDES CON MÚSICA SABEN MEJOR”: TRÍO MERCATO

Texto y fotografía: José Luis Ruperto.
Ciudad de México (Aunam). Acerca de la música, Ludwig Van Beethoven alguna vez comentó: “es la entrada incorpórea al mundo superior del conocimiento que comprende la humanidad, pero que la humanidad no puede comprender”. Pese a la lejanía temporal de la frase del compositor alemán, su mensaje sigue vigente. La música aún cautiva, emociona y subvierte, pero en países como México todavía no se le da la importancia que tiene.


Estudiar música implica cuatro años de grado elemental, seis años de grado medio y cuatro de grado superior. Pese a la rigurosa preparación de los músicos, en México es una profesión con un 28.8 por ciento de desempleo, incluso es un gremio carente de seguridad social. En la mayoría de los casos, son profesionistas que se ven en la necesidad de “dobletear” trabajos, pues además de realizar presentaciones deben de buscar alguna otra actividad que les retribuya recursos económicos como dar clases particulares.

“Debes tratar de encontrar un equilibrio entre lo que te guste, lo que te deje dinero y en lo que eres bueno”, explica Rodolfo Bautista Coello, acordeonista del “Trío Mercato”, grupo además conformado por Alejandro Leonardo Ponce (violín) y Christian Josué Monroy (bajo). Ellos se especializan en la música de Piazzolla, también conocida como el tango nuevo de Argentina por romper con lo tradicional.

Para tener una calidad musical que los distinga de otros grupos, ellos ensayan en la Escuela de Iniciación Artística número dos del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Dicha institución fue el lugar en donde los tres músicos se conocieron y decidieron trabajar juntos. El trío inició actividades en el restaurante “Mercato”, un establecimiento de comida italiana en la colonia Roma.

En la actualidad ya no trabajan ahí, pero conservaron el nombre. Aunque se denominan como un trió, no tienen una formación fija. De forma eventual colabora Jorge Marín en la flauta y el bajo.

También hay ocasiones en las que se hacen acompañar por el tenor, Flavio Santos o la cantante soprano, Mariel Gimeno. Pese a la versatilidad del grupo para adoptar distintas facetas, Rodolfo está consciente de la competencia que existe y de lo desafiante de llevar una vida como músico: “creo que el éxito no se alcanza, se propicia. Debes tratar de encontrar un equilibrio entre lo que te guste, lo que te deje y en lo que eres bueno”, explica.

Leonardo, el violinista, señala un reto a superar por los músicos: “el poco reconocimiento de la música como una labor profesional”. Detalla que incluso en el ámbito profesional son pocas las personas que reconocen el valor de la labor de un músico.

Esta situación impera en el país a pesar de que según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de la Secretaría del Trabajo y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México trabajan 118 mil 464 músicos con un salario promedio de 13 mil 176 pesos mensuales.

En el caso de Leonardo, formar parte de un ensamble de música mexicana del Instituto de la Juventud (INJUVE) le ha hecho acreedor de una beca, misma con la que se puede ayudar económicamente. A él la vida le cambió porque ahora sus días están rodeados de música y a través de ella ha podido conocer personas.

Rodolfo comenta que algunas de las cualidades que debe poseer una persona para ser un buen músico son responsabilidad, entusiasmo, disciplina, buen oído y sentido del ritmo.

Un rasgo que diferencia al “Trío Mercato” de otros grupos es su show de venecianos, que realizan en colaboración con Átara Espectáculos. En el performance tocan con el acompañamiento de bailarines. Vestidos con atuendos propios del carnaval de las máscaras que se celebra en Venecia, logran recrear un ambiente de fiesta al estilo italiano. El objetivo del grupo a mediano plazo es hacer una grabación de su material musical. Los Mercato dan un mensaje aleccionador de que aunque a veces existan problemas apremiantes, “las tardes con música saben mejor”.









Bookmark and Share

0 comentarios: