viernes, 28 de septiembre de 2018

ADIÓS AL 68: ENTRE ANÉCDOTAS Y PROTESTAS CONTEMPORÁNEAS

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México (Aunam). Joel Ortega Juárez, analista político partícipe del movimiento estudiantil de 1968, presentó su nuevo libro Adiós al 68 en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


El profesor Raúl Contreras introdujo el evento explicando la necesidad de que los estudiantes “escuchen de viva voz” las historias de los actores que participaron en las protestas. “Se trata de entender que el movimiento del 68 fue un movimiento que cambió al país”, añadió.

Prosiguió que aquel pensamiento “no fue algo exclusivo de México” sino que, en otros países, como Francia y Estados Unidos, también había movimientos estudiantiles por esas mismas fechas. Afirmó que el movimiento “produjo cambios políticos y sociales”, e influyó en la relación entre los jóvenes y las personas en el poder.

Raúl Contreras expresó que el autor del libro “es un luchador de izquierda con una carrera de leyenda […] un hombre siempre congruente con sus ideas”. También recomendó a los presentes que compraran el libro pues ofrece “una jornada de conocimiento”, y concluyó con el adagio: “Quien no conoce la historia, está condenado a repetirla”.

El doctor Armando Soto, afirmó que “Estamos frente a la obra de alguien que fue testigo y sobreviviente del movimiento estudiantil de 1968. Adiós al 68 plantea un testimonio de una generación que cursó el cambio, que soñó con una realidad distinta”, comentó.

También expresó que Ortega Juárez hace una evaluación y una crítica de la protesta y del hecho de haber subestimado al ejército que fue incapaz de reaccionar frente a los manifestantes.

Continuó: “A 50 años del movimiento ¿se han sanado las heridas? ¿es deseable? ¿eso es posible?, Depende de lo que se desea olvidar. Uno de los elementos de gran valía que aporta el libro de es la recapitulación del tratamiento jurídico del asunto frente a los crímenes de des humanidad contra el movimiento, el caso de Luis Echeverría y su proceso ante la justicia ha dado un avance en ese sentido”.

Concluyó con una cita del autor: “Los jóvenes de hoy tienen retos inmensos en su creatividad, en su capacidad para usar la ciencia y la tecnología, está el futuro del planeta. En ellos está sembrado el futuro, en esta semilla puesta en sus manos están puestos esos retos, es el llamado a una nueva generación, representa esa esperanza, en sus manos está lo que ha de morir y lo que ha de vivir”.


El doctor Eduardo Fuentes, recordó algunas anécdotas con el autor del libro: “Es mi camarada desde los 70’s, siempre argumentando en favor del movimiento estudiantil, siempre pendiente de los eventos importantes […] su compromiso es inquebrantable, y su opinión debe expresarse en el presente”.

Continuó afirmando que el autor centra el movimiento estudiantil como “una fiesta libertaria” comentó que sostiene una tesis determinante para la historia del país “no considerar el papel del ejército en su rol represivo y sangriento en contra de los movimientos de resistencia de obreros, campesinos y estudiantes’”.

Prosiguió el doctor Pedro Peñaloza quien también afirmo ser amigo de Joel Ortega desde hace 40 años. Expuso la importancia de un hecho que el libro relata, acerca de cómo los estudiantes no pedían beneficios económicos o gremiales, sino que exigían democracia. Añadió también que “el movimiento dejó gran enseñanza para los movimientos posteriores”.

Agregó que es necesario discutir el título del libro, “no es que nos dé alzheimer, el 68 y todo lo que conllevó debe convertirse en nuevas energías. Joel, con su título, dice que lo que hay que hacer es trasladar la energía, y dejar la estafeta a los nuevos movimientos”.

El autor del libro agradeció a los demás ponentes comentando que lo que han dicho “es insuperable”. Mencionó estar “completa y totalmente de acuerdo con los compañeros que marcharon el pasado 5 de septiembre, porque están luchando contra un mecanismo de represión que los del 68 no pudimos acabar, que es el porrismo en sí”. Comentó que el 68 rompió contra la concepción de que todo estaba bien en México.

Agregó también que, en un principio, había pensado añadir a su libro un subtítulo –“Adiós al 68: La lucha continúa”. Pero en pro de la creación de polémica, decidió mantenerlo así. Explicó que ya había pasado el tiempo de su generación, y criticó a sus contemporáneos de “colgarse del movimiento de los jóvenes”.

Aprovechó para cuestionar la campaña del presidente electo acerca de acabar con la corrupción, explicando que “el problema no es terminar con los corruptos, es como creer que la rabia se acaba matando al perro, hay que ir al fondo, la raíz de la corrupción es tan vieja como la propiedad privada”.

Exclamó que “estamos en un momento muy distinto en México y en el mundo, como lo digo en el libro, ‘perdimos el asalto al cielo’, hoy es el tiempo del reformismo, de las pequeñas luchas que se pueden engarzar y convertir en un camino para el cambio. Les toca a ustedes chavos, ustedes tienen la palabra”.



Bookmark and Share

0 comentarios: