lunes, 9 de abril de 2018

TERESA ALONSO, JOVEN PROMESA DEL DEPORTE MEXICANO

Por Sonia Paola García
Foto: Angélica Zúñiga
Ciudad de México (Aunam). En una sala del Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR), se encontraba una joven alegre que demuestra su entusiasmo por salir adelante y cumplir sus sueños, tanto en el ámbito deportivo como en el académico, una nueva promesa del deporte que busca poner en alto el nombre de México.


Teresa Ixchel Alonso García es una joven estudiante de Ingeniería Eléctrica Electrónica en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que con tan solo 21 años de edad forma parte de la Selección Nacional de Nado Sincronizado y fue medallista de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

La sala en la que aquella tarde la joven narraba parte de su vida, era un lugar muy silencioso, sus paredes blancas transmitían tranquilidad; había también grandes puertas y ventanas de cristal que permitían la vista hacía una avenida poco transitada; dentro de la estancia se encontraban algunas personas y por otro lado unas cuantas sillas ordenadas, entre las cuales se acomodó Alonso García antes de iniciar.

La nadadora recién salía de una junta tras su entrenamiento cotidiano en el CNAR. Vestía ropa deportiva, una sudadera blanca, sobre la cual llevaba otra color rojo, un pants negro, tenis y su cabello recogido con un chongo, además de una mochila negra que colocó bajo sus pies al sentarse. Se acomodó con una pierna sobre la silla y se inclinó ligeramente hacía su izquierda para responder.

Su hermana, su motivación

La estudiante de ingeniería explicó que fue desde los siete años que empezó a practicar deportes, no sólo el nado sincronizado, sino que inició por otros como natación, ballet, gimnasia y taekwondo, lo cual le ayuda mucho con la actividad que actualmente lleva a cabo, ya que la complementan y la ayudan a realizar las rutinas para las cuales necesita mucha fuerza y flexibilidad.

La decisión de practicar dichos deportes y continuar hasta la fecha, la tomó gracias a su hermana mayor, Estefanía Alonso, a quien Teresa considera como su motivación y ejemplo a seguir, ya que ella fue quien empezó a realizarlos, y actualmente también se dedica al nado sincronizado, aunque no junto a su hermana, sino en Estados Unidos.

“Siempre nos tuvimos la una a la otra en cualquier circunstancia” aseguró Estefanía Alonso. Es por eso que ella ha sido la motivación de su hermana menor, dado que ambas siempre estuvieron muy unidas en todas las actividades que han practicado, aunque solo se lleven dos años de diferencia. También narra que sus padres no tuvieron mucho tiempo de convivir con ellas debido a su carrera médica.

Además, Estefanía Alonso, describe a Teresa Ixchel como “una persona muy dedicada y apasionada a lo que hace, cuando se propone hacer algo ella siempre encuentra la forma de hacerlo por más difícil que se vea la situación”. Sin embargo, para la seleccionada nacional no ha sido fácil dedicarse a una actividad que requiere de todo su tiempo y esfuerzo.

No ve una vida fuera del deporte

Ahora, la deportista se veía claramente más relajada pues levantaba la cabeza con firmeza y se escuchaba segura de sus palabras. De pronto reía y cambiaba su posición, subía una pierna a la silla, bajaba la otra o ambas, pero siempre mantuvo una sonrisa en su rostro que reflejaba el orgullo que siente al poder compartir sus logros y, sobre todo, lo que le apasiona hacer.

El nado sincronizado es uno de los deportes más complejos que existen, “un deporte muy completo” de acuerdo con la entrevistada, ya que no sólo nadan, sino que también hacen un poco de gimnasia, ballet y tienen que sincronizarse en el agua las ocho personas que conforman el equipo.

Las rutinas tienen elementos muy específicos, las ocho integrantes tienen que sacar la misma altura de las piernas fuera del agua al mismo tiempo y deben coordinarse por tres minutos durante los cuales se respira y descansa muy poco. Pero para Alonso García eso es “lo bello del deporte”, pues a pesar de lo simple que pueda parecer, implica un desgaste físico y dolor muy grande.

-¿Qué es lo que más se te complica al realizarlo?

-Considero que es el tiempo, ya que hay que invertir demasiado al practicarlo, pues debemos estar perfeccionando, y no sólo yo, somos ocho niñas que tenemos que estar haciendo movimientos completamente iguales y eso también es muy complicado.

Teresa Ixchel lleva 14 años dedicándose al nado sincronizado, explica que cuando inició realmente no sabía a lo que se enfrentaba ya que ella ingresó como suplente y señala como “suerte” el hecho de que desde entonces pudiera entrar a la selección infantil. Fue desde ese momento que encontró su pasión hacia el deporte que ahora es su día a día.

El ser deportista requiere de muchas horas de preparación-Casi todo el tiempo estamos aquí (en el CNAR), es más de la mitad del día lo que estamos entrenando, así que no puedo explicar un panorama fuera de esto, no sé qué es no entrenar, no veo una vida fuera del deporte.

Para poder practicar un deporte de alto rendimiento es necesario iniciar desde muy temprana edad, pues se necesitan muchos años de preparación para lograrlo. Eso sumado a un entrenamiento constante, razón por la que Teresa y sus compañeras viven en el CNAR, donde entrenan por las mañanas, posteriormente, por la tarde asiste a la escuela y regresa en la noche a descansar.

-¿Cómo te sientes al representar a México en competencias dentro y fuera del país?

-Es un orgullo, no hay manera de expresar el momento en el que puedes llegar hasta arriba del podio, no hay cómo expresarlo, -duda por un momento como si buscara la manera de definir lo que siente mientras mira al piso tratando en encontrar las palabras correctas, pero sin éxito responde después de unos segundos- sólo sé decir que es un orgullo representar a nuestro país.

-¿Qué es lo que sientes o piensas al recibir una medalla?

Teresa Ixchel se enderezó y levantó la cabeza con orgullo, su rostro esbozaba la sonrisa más grande a lo largo de toda la entrevista, y en su mirada se podía notar lo emocionada que estaba de hablar de eso. -Me siento realizada, en nuestro deporte es muy difícil ganar, ya que es de apreciación, no es del que cruce primero la meta, entonces es muy complicado, pero cuando se llega a estar en el podio se siente muy padre.

Teresa, la estudiante

La seleccionada nacional también es estudiante de Ingeniaría Eléctrica Electrónica en la UNAM. Dijo que siempre le han gustado mucho las matemáticas, razón por la cual eligió su carrera, y narra que Informática hubiera sido otra excelente opción; sin embargo, ha sido complicado ser deportista y estudiante a la vez.

Alonso García entrena por las mañanas y va a la escuela en la tarde.

-¿Y la tarea?

–La joven deportista comenzó a reír a carcajadas tras la pregunta, como si tuviera que hablar de un tema que no le agrada pero que sabía que llegaría el momento de tocar- En la madrugada, no duermo tan poco, afortunadamente casi no nos dejan tarea. Yo sé que todas las carreras son pesadas, pero ingeniería lo es bastante, aunque probablemente si estuviera en tu carrera o en otra no podría, -admitió llevándose una mano hacía la cara-.

Para poder organizar sus tiempos, no lleva todas las materias por semestre. Explicó que lo máximo que ha llevado son cuatro, pero que durante este curso solamente lleva 3, y por lo mismo no tiene un orden exacto en sus asignaturas, e incluso llega a compartir clase con compañeros hasta de noveno semestre.

Asiste a clases de 5 a 9 p.m. Ella lo considera como un horario complicado, ya que sale muy tarde y el tiempo que necesita para trasladarse de Ciudad Universitaria al CNAR es bastante, entre una hora y una hora y media aproximadamente, esto sumado al poco apoyo que recibe por parte de sus profesores. Sin embargo, asegura que no dejaría el deporte, pues es lo que le encanta hacer.

-¿Existe alguna relación entre tu carrera y el deporte o te gustaría establecerla?

-No,-soltó una carcajada y con sus manos acomodaba su cabello mientras pensaba lo que diría a continuación- pero me gustaría, al terminar mi carrera en Eléctrica Electrónica, irme a biomecánica y tratar de estudiar un poco el nado sincronizado.

Teresa, hija, hermana y amiga


De pronto entraba o salía gente de la sala, lo que provocaba que por unos segundos la mirada de la deportista se desviara. Pero siempre permaneció muy atenta a las preguntas y en algunos casos se tomaba un breve momento antes de dar una respuesta.

Ella considera que socialmente sí ve afectada su vida, ya que ninguna del equipo tiene tiempo suficiente de salir con alguien que no sea de su mismo entorno. En cuanto al ambiente familiar, ha tratado siempre de estar cerca de sus padres, los ve los fines de semana y a su mamá la ve diario, pues es quien la lleva a la escuela.

-¿Cómo te llevas con tus compañeras? Porque supongo que debe haber una amplia convivencia entre ustedes.

-Literalmente son mi segunda familia, podemos contar unas con otras para lo que sea, siempre nos estamos apoyando y por lo mismo es que se nos hace más fácil sincronizarnos, porque tenemos la amistad aparte del compañerismo.

Acerca del mismo tema, su hermana comentó que como atleta de alto rendimiento saben a lo que se enfrentan, que a veces se tienen que sacrificar muchas cosas por algo más grande. Y que las personas cercanas a Teresa respetan sus metas y por lo que está luchando, así que ella sabe que siempre va a contar con todos para apoyarla.

El futuro de una estrella del deporte

En el ámbito el deporte, Teresa Alonso espera clasificar este ciclo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero como equipo, porque siempre clasifican únicamente como dueto, así que buscan quedar en primer lugar en los Juegos Panamericanos de Perú el próximo año, para de ahí clasificar directo a los Olímpicos.

Estefanía Alonso complementó esta información diciendo que durante esta temporada, Teresa estará buscando tres medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla Colombia, además de resaltar lo orgullosa que se siente de que su hermana tenga el privilegio de competir por su país a nivel mundial y de inspirar a otras personas.

-¿De qué manera te gustaría poder orientar a otros deportistas o jóvenes con aspiraciones de serlo para que cumplan con sus metas?

-Siempre tratamos de dar la mejor versión de nosotras, sabemos que hay personas que nos ven, entonces es muy importante mantenernos bien, que vean que sí se puede estudiar al mismo tiempo que entrenar, y que si realmente aman lo que hacen lo van a lograr.-

Teresa Ixchel Alonso García no sólo busca cumplir sus sueños en todos los aspectos, sino también ser un ejemplo a seguir para la juventud mexicana, demostrar que aunque el deporte en México no recibe mucho apoyo, si se puede salir adelante. Es por eso que se esfuerza día con día, por más difícil que parezca continuar, pues mantiene la esperanza de llegar hasta arriba del podio.



Bookmark and Share

0 comentarios: