miércoles, 20 de diciembre de 2017

LLEGA LA NAVIDAD AL MERCADO DE JAMAICA

  • “El mercado es líder en cuanto a la variedad de productos y precios que se ofrecen”: Guadalupe Ortega, locataria del mercado de Jamaica
Por Jehieli Blanco
Ciudad de México, (Aunam). Como cada año, la intensa carga vehicular en Congreso de la Unión anuncia la llegada de miles de piñatas y árboles de navidad a los alrededores del mercado de Jamaica para brindar a los clientes capitalinos los mejores precios y productos para las compras decembrinas.


Con 45 años en este mercado, Guadalupe Ortega narra que la época navideña siempre la llena de esperanza porque viene mucha gente de varios lugares de la ciudad y de otros estados.

“Me emociona que llegue mucha gente de otros estados y hasta de otros países. Esta época me gusta mucho pues, aunque luego se presentan dificultades en el año, teniéndole amor al negocio uno olvida todo lo demás”.

Además de encontrar precios accesibles, este mercado ofrece todos los días una extensa gama de vegetales y verduras, aunque en esta temporada la mayor demanda se encuentra en los dulces, flor de nochebuena, luces, elementos para decorar, nacimientos y, sobre todo, los árboles de navidad y las piñatas.

Los comerciantes del mercado llegan a vender hasta 150 piñatas por día y más de 200 árboles, asegura Leonardo López, quien junto con su familia se dedica a la venta de árboles de navidad desde hace 10 años.

Los precios de estas plantas varían de acuerdo al tamaño y el origen de importación. Se puede encontrar un árbol natural desde los 200 hasta los mil 500 pesos, mientras que las piñatas, dependiendo de su tamaño y estilo, pueden llegar a costar entre 15 hasta mil pesos.

Gustavo Serrano, comerciante en el negocio de las piñatas desde hace 40 años, explica cómo es el proceso de elaboración de las mismas.

“Tenemos que preparar el engrudo y cortar el periódico. Ya teniendo todo preparado se hacen las bolas de distintos tamaños y después vamos armando las piñatas”.

Don Gustavo mencionó que, al ser un negocio familiar, cada uno de los integrantes aporta algo a la piñata: unos hacen los conos, otros le pegan el engrudo con periódico, los demás cortan el papel de colores e incluso los más pequeñitos apoyan al colgar las piñatas para que se sequen.

La familia Serrano narra para AUNAM la historia detrás las piñatas.

“Cada uno de los siete picos representa un pecado capital, pero antes de pegarle se deben dar vueltas por cada año que vivió Jesucristo y al pegarle te debes vendar los ojos como símbolo de la fe ciega. Las frutas y dulces que caen de la piñata significa las bendiciones que se derraman sobre nosotros”.

A pesar de que la inseguridad en ocasiones no beneficia el consumo de productos nacionales en este lugar, el mercado Jamaica es un recinto lleno de tradición que vale la pena visitar.

Bookmark and Share

0 comentarios: