jueves, 15 de junio de 2017

TRUMPISMO, SÍMBOLO DE LA CRISIS DEL CAPITALISMO GLOBAL: WILLIAM I. ROBINSON

Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam). “El ascenso del Trumpismo es un símbolo potente de la crisis del capitalismo global. Para entender al Trumpismo hay que entender la naturaleza de esta crisis global”, expuso William I. Robinson en la conferencia “Diagnóstico de la globalización en el marco de la presidencia de Donald Trump”.


En el Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, Robinson, profesor de sociología de la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB), afirmó que la ideología del presidente de los Estados Unidos “representa la respuesta ultraderechista a la crisis, con tendencias hacia el neofascismo”.

El académico también subrayó el interés de la administración estadounidense en aumentar el gasto militar, pues desde su perspectiva la ideología de Donald Trump ve a la guerra como una salida a la crisis del capitalismo global.

“El Trumpismo representa un mayor guerrerismo (sic), […] lo que ha hecho en la Casa Blanca es darle al Pentágono una autonomía que jamás ha tenido para hacer lo que quiera sin aprobación de las autoridades civiles”.

Casi inevitable otro descalabro de la economía mundial

En su análisis del estado actual del capitalismo en el mundo. Robinson detalló que las razones de la crisis de dicho sistema están en las acciones de la clase capitalista trasnacional, que buscan incluir a sus respectivos países dentro de los circuitos multinacionales de acumulación por encima de los circuitos de cada estado, lo que agudiza la desigualdad social.

“Alrededor del mundo, estamos llegando a niveles de desigualdad jamás vistos. Datos de la OXFAM de enero de 2016 indican que el 1% de la humanidad tiene más del 50% de la riqueza del planeta, […] mientras el 80% de la humanidad apenas tiene el 5% del capital en el mundo”.

Como consecuencia la producción de la economía global ha rebasado la demanda mundial, lo que provoca una crisis de sobreacumulación. Esta situación está llevando a la clase capitalista transnacional a invertir fuertemente en el capital especulativo. Sólo en 2015, el total de dinero depositado en esta modalidad llegó a 1.2 trillones de dólares, comparado con los 75 billones de dólares del Producto Interno Bruto mundial.

“Es decir, hay una inestabilidad estructural subyacente de la economía global [por lo que] otro colapso es casi inevitable”, aseguró Robinson.

Por ello, en su búsqueda por explotar más mercados y no dejar de expandirse, la clase capitalista transnacional ha concentrado sus esfuerzos en la acumulación militarizada, lo que se traduce en acciones agresivas y desestabilizadoras alrededor del mundo.

Como ejemplo, tras el triunfo de Trump en noviembre pasado las acciones de la compañía Corrections Corporation of America, principal compañía contratista de los centros de detención en Estados Unidos, subieron un 40%.

“La guerra contra las drogas, los inmigrantes, los conflictos armados, la construcción de muros y centros de encarcelamiento, todo eso tiene fines políticos, pero cada vez más tiene fines simplemente económicos”, concluyó.

Bookmark and Share

0 comentarios: