viernes, 9 de junio de 2017

JUSTICIA SOCIAL, NECESARIA PARA LA DEMOCRACIA: INVESTIGADORES

  • La participación de los maestros es clave en el fomento de un ambiente democrático
  • La Encuesta Nacional sobre Cultura Cívica (ENCCIVICA), respuesta del Instituto Nacional Electoral (INE) para aumentar el interés ciudadano en la política
Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam). La restricción del derecho al estudio en todos los niveles y una oferta escasa de empleos en México contribuyen a un clima de injusticia social que dificulta el pleno desarrollo de la cultura cívica y de la democracia, afirmó Héctor Reyes Lara en el evento “Mesa inicial para el reconocimiento del déficit democrático”.


Reyes Lara, académico de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), señaló que la falta de estudios e ingresos provoca que el ciudadano no se interese en la política y la toma de decisiones.

“La persona está pensando en cómo sobrevivir, no está pensando que va a votar o qué sucedió en las elecciones. Ese es un grave problema que rebasa el ámbito de la propia construcción de la democracia, si no hay elementos que estén previendo el tema del desempleo”.

Sobre este punto Manuel Larrosa Haro, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Iztapalapa, subrayó que la estratificación de la sociedad, en términos de ingreso y nivel socioeconómico, influye en la calidad de la cultura política de cada individuo, generando así una brecha entre ricos y pobres que favorecerá a los primeros.

Por su parte, Noemí Ponce Luján, académica también de la UAM, criticó que el INE sea el organismo encargado de implementar la ENCCIVICA, debido a que este instituto ya tiene bajo su responsabilidad otras funciones.

“Pero además (al INE) se le encarga la creación y consolidación de una cultura cívica democrática. Eso sinceramente es algo que me preocupa porque, sobre ese camino, lo que estamos haciendo es construir una institución hipertrofiada”.

Los maestros no están capacitados para implementar la ENCCIVICA

En la mesa de diálogo, organizada por el Instituto Nacional Electoral, el Instituto Electoral del Distrito Federal con el apoyo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), especialistas discutieron sobre los alcances de la ENCCIVICA en la sociedad mexicana.

Martha Loya Sepúlveda, representante del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), tuvo buenas críticas para el proceso de formación de la mencionada encuesta. Sin embargo, también apuntó que los maestros de las escuelas no están capacitados para realizar dicha política.

“Los maestros, cuando tienen un programa de educación cívica, se hacen a un lado y dicen ‘ya vienen los expertos en valores, trabajen con los niños y nosotros nos vamos’. No se consideran parte, sujetos de esa educación”.

Por ello, Loya Sepúlveda llamó los institutos electorales y otras instituciones educativas a hacer sinergia y a predicar con el ejemplo.

Por su parte Tomás López Alvarado, miembro de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, enfatizó que en el enfoque de la ENCCIVICA los miles de jóvenes que dejan la escuela en el nivel medio superior son olvidados.

“No estamos poniendo atención a aquellas personas que aun no tienen derecho a voto, todas estas personas de (entre) 13, 14, 18 años que son expulsadas por el sistema educativo. Es un gran problema nacional y si de por si no tenemos las vías articuladas para dar una buena educación cívica dentro de las escuelas, el sistema escolar actual además está expulsando a miles de jóvenes”.

De acuerdo a cifras de la Secretaría de Educación Pública, al año 693 mil alumnos en el mencionado nivel, cuyas edades van de los 15 a los 18 años, abandonan sus estudios.

La puesta en marcha de la ENCCIVICA debe hacerse desde abajo

En la ronda de conclusiones, Manuel Larrosa remarcó que la ENCCIVICA debe aplicarse desde abajo, a partir del nivel correspondiente a los ciudadanos.

“Nos quitamos esta idea de que podemos hacer las cosas fundamentales, de los grandes problemas nacionales, desde un criterio elitista y desde arriba, y que la solución está en jalar desde abajo los hilos que no se han podido tensar en estos 20 años de la desilusión de la transición democrática”.

Por su parte, Noemí Luján sugirió hacer un alto momentáneo en la aplicación de esta política para evaluar si es la estrategia de acción correcta para atraer a la ciudadanía y detener el uso irresponsable de recursos públicos.

“Si las instituciones no detienen su compulsión para actuar y dar resultados, el problema que hay (sic) es que el uso de los recursos, que son cada vez más escasos, sigue yendo al basurero en muchos casos y se desperdicia mucho. Ya estamos en un país que no tiene recursos”.

La ENCCIVICA: la apuesta por una ciudadanía participativa

La ENCCIVICA es una política pública producto de los resultados de un informe realizado por el INE y el Colegio de México en 2013 (Informe país sobre la calidad de la ciudadanía en México) que resaltaron la desconfianza de los ciudadanos con respecto a las acciones de la clase política.

Los datos arrojados por esta encuesta subrayan el descontento de los mexicanos con los actores políticos y los procesos electorales: sólo el 16% y 17% de los encuestados confía en los partidos políticos y la Cámara de Diputados, respectivamente, y apenas un 19% se fía de las leyes mexicanas. Además, 77% de los participantes consideró que lo correcto es desconfiar de los demás.

Bookmark and Share

0 comentarios: