miércoles, 15 de marzo de 2017

LUIS NISHIZAWA: EL SENSÉI

Por Enrique Guerrero Flores
Ciudad de México (Aunam). Sensei es una palabra de origen japonés. Es el término utilizado para referirse a un maestro o a un sabio. Así puede ser denominado Luis Nishizawa, quien impartió clases en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ahora Facultad de Artes y Diseño), desde 1955 hasta su muerte en 2014.


Su amigo Miguel Ángel Suarez, actual profesor de la misma facultad donde Nishizawa enseñó, relata que se conocieron en 1981, cuando Miguel Ángel, en calidad de alumno, entró a la clase del profesor Nishizawa por medio de una recomendación.

“Era muy buen maestro, muy exigente, claro y de pocas palabras, pero precisas” comenta el catedrático Suarez. Tiempo después, en 1988, Nishizawa invitó al joven Miguel de 26 años a ser su profesor adjunto. “Vente para acá, vamos a trabajar” recuerda que le dijo.

“Lo consideré mi amigo, porque ya nos llevábamos mucho más e íbamos a todos lados; fui ocho veces a Guanajuato y a otras partes a dar cursos con él” cuenta su exalumno.

“Soy primero su maestro y después termino siendo su amigo, que es lo que uno aspira siempre”. Estas palabras reflejan parte de la filosofía del artista de ascendencia japonesa sobre la relación maestro-alumno. La cita se encuentra en el libro Nishizawa: el poeta de la plástica, publicado en 2003 para conmemorar el décimo aniversario del museo-taller que lleva su nombre en la ciudad de Toluca.

En vida, Nishizawa expuso su trabajo tanto en nuestro país como en el extranjero. Sus obras le valieron ser galardonado con diversos reconocimientos como el Premio Nacional de Ciencias y Artes por su trabajo en el campo de las Bellas Artes o el nombramiento como Tesoro Sagrado del Dragón por parte de Japón.

El interés del profesor Nishizawa por el arte mexicano se hizo presente en el acercamiento a los grandes muralistas nacionales del siglo XX, como David Alfaro Siqueiros. Como resultado, Nishizawa también incursionó en esa técnica durante su carrera artística.

Su primer mural, titulado El aire es vida y la salud es lo más importante de la vida, se encuentra en el Centro Médico Siglo XXI en la Ciudad de México. Para la crítica de arte Raquel Tibol la importancia de ese mural se equipara con los que se encuentran en los edificios de Ciudad Universitaria, esto según lo escrito en una nota publicada por el periódico Excélsior en 1959.

Nishizawa: el profesor


“Era un maestro que no te imponía un estilo, sacaba de ti lo bueno y eso hacías. Muchas veces cuando te gusta alguien, tú sigues pintando como ese profesor por algún tiempo, pero el maestro Nishizawa no te influía”, explica el profesor Suárez.

El también Maestro Emérito de la UNAM fungió como profesor docente de la Facultad de Artes y Diseño durante 67 años, desde 1955 hasta 2014, donde dio la clase de Técnicas y Procedimientos de los Materiales.

“A todos les hablaba de usted. Siempre ponía una barrera y por eso los alumnos le tenían mucho respeto”, afirma Suárez. En el libro Nishizawa: el poeta de la plástica se cita a un alumno, quien prefirió declara bajo anonimato, que comentó: “Nishi no te enseña a dibujar o a pintar; te da el uso formal y académico de las herramientas de la pintura”.

Para llegar a impartir sus dos clases semanales, el maestro Nishizawa venía acompañado por un chofer o uno de sus hijos desde su casa en Coyoacán a la escuela ubicada en Xochimilco.

Nishizawa, el mexiquense


Luis Nishizawa nació en Cuatitlán, Estado de México, de padre japonés y madre mexicana. Por su origen mexiquense, el artista convivía con muchas personas de dicho estado, entre ellos algunos políticos.

“No le interesaba la política, pero por su misma situación era amigo de muchos políticos” remarca el maestro Suárez cuando se le cuestiona sobre las posturas políticas de Luis Nishizawa. El pintor se relacionó con algunos políticos, en particular con los gobernadores del Estado de México, a grado tal que el presidente de la República Enrique Peña Nieto y el ahora gobernador Eruviel Ávila, asistieron a su funeral y montaron una guardia de honor.

La identificación del profesor mexiquense con su estado natal fue una parte importante de su carrera artística. Por ello, en diciembre de 1992 y durante el gobierno de Ignacio Pichardo en el Estado de México se construyó el Museo-Taller Luis Nishizawa en el centro histórico de Toluca.

En el libro Nishizawa: el poeta de la plástica se plasma una cita del pintor sobre anteriores gobernadores de su estado: “Emilio Chuayffet me regaló un piano y algunos muebles; César Camacho me dio el terreno de atrás en el cual ahora hay talleres y Arturo Montiel ha hecho una buena promoción y nos ha brindado su reconocimiento por medio del Instituto Mexiquense de Cultura”.

En el prólogo de dicho ejemplar, y como muestra de la relación entre Nishizawa y la clase política mexiquense, el entonces gobernador Arturo Montiel escribió: “El Estado de México es una tierra pródiga de creadores y artistas plásticos. Entre los más destacados se encuentra el maestro Luis Nishizawa”.

La actual administración del gobernador Eruviel Ávila, en el marco del 20° aniversario del espacio dedicado al artista en el centro histórico de Toluca, editó otro libro titulado Nishizawa. Luz y explosión de color con un prólogo escrito por Ávila donde expresó: “casi un siglo de vida, con un proyecto propio y original que se revela en dibujos y pinturas, grabados, esculturas y cerámicas, expresiones culturales que acompañan a Luis Nishizawa de tiempo completo y que comparte en el aula y en el taller con sus alumnos, quienes, por serlo, son hipótesis de éxito”.

Bookmark and Share

0 comentarios: