jueves, 10 de septiembre de 2015

VÁMONOS AL GOLPE TRUENO:
UN DÍA EN TIER 3

Por Antonio Tonatiúh Carbajal Rubín
México (Aunam). Ismael abrió las puertas de Tier 3 antes del medio día. El recinto tenía que prepararse para alojar “Vámonos al golpe trueno”, un torneo de Ultra Street Fighter IV organizado para que los primeros lugares recauden fondos y puedan asistir a ThunderStruck III, la justa máxima de Monterrey.

Tier 3 es un local de dos pisos que sus fundadores describen como un centro de entrenamiento para videojugadores de alto nivel. El nombre lo ideó Daniel Villareal, co-fundador e ingeniero en sistemas, por representar un alto grado de excelencia. Ubicado a pocos metros del metro Copilco, el lugar destaca por su estilo underground: el rótulo y el logotipo se pintaron con esténcils en el piso, la pared y las ventanas. Ismael, además, sacó un par de bocinas que reproducían un playlist con temas de Street Fighter.

La cita era a las 12, pero Ismael sabía que ninguno de los invitados iba a llegar a tiempo: “si los cito a esta hora, sé que van a llegar a las 2 o 3. Siempre se levantan tarde”. En la competencia participarían el equipo oficial de Tier 3 y los jugadores de Team La Cueva.

Tier 3 entrena y patrocina a un equipo de siete jugadores de Ultra Street Fighter IV y Ultimate Marvel vs Capcom 3. Su meta actual es expandir su plantilla de competidores a Mortal Kombat X y Super Smash Bros. Melee.

El interior del local está pensado para jugadores competitivos: los monitores poseen 1 milisegundo de retraso (las televisiones convencionales alcanzan hasta 7), las consolas se conectan a través de una red local y la velocidad de internet es óptima para las partidas en línea, además, cuenta con una cabina semi-profesional de edición para stremear los encuentros por Twitch.


‘Chizu’ fue el primero en presentarse, pero esperó más de tres horas al resto de contrincantes. Después de él llegaron más jugadores, quienes invirtieron el tiempo entrenando, otros se retaron en Street Fighter III: 3rd Strike y de manera constante, alguien curioseaba con Smash para Wii U. También aprovecharon la espera para comer.

El cielo ya se había nublado cuando arribaron los últimos contendientes, entre ellos Chris Barrios, uno de los favoritos para ganar. Esa tarde, quien resultara campeón se llevaría el 50% de la bolsa acumulada de inscripción, el subcampeón el 30% y el tercer lugar se embolsaría el porcentaje restante.

Comenzó a llover cuando se sorteaba el orden de pelea. Se jugaría en dos grupos: ganadores y perdedores. El victorioso avanza de manera regular, pero el perdedor se une al grupo de los perdedores, donde se enfrenta al resto de vencidos. Si pierde de nuevo se despide de la competencia, pero si gana, continúa su avance.

Todos acordaron stremear el torneo y en la cabina de transmisión se alojaron ‘Ramer’ y ‘King’, quienes fueron los principales narradores de la tarde. ‘Makinator’ llevó el control del bracket. Cada dos o tres rondas anunciaba los siguientes combates y casi en todas las ocasiones tenía que repetirlos porque los participantes estaban más atentos en sus peleas de entrenamiento que en los anuncios de ‘Maki’.


Chris Barrios y Julio ‘Makinator’ Morales vistieron la playera de Tier 3. Para Daniel ‘Mascarota’ López es un símbolo de excelencia: “Ellos son los mejores”, comenta al mismo tiempo que recuerda que con ella ‘Frutsy’ llegó hasta el Top 8 de Ultimate Marvel vs Capcom 3 en el pasado EVO. López viajó desde Toluca precisamente para medirse contra los mejores.

Esta noche, sin embargo, ninguno de los dos alcanzó la gloria mayor. ‘Makinator’ explicó que no entrenó suficiente, pues actualmente sus esfuerzos se enfocan en la próxima iteración del juego: Street Fighter V. Para estrenar el título con un nivel competitivo, entrena con la beta.

Chris, famosos por su habilidad con Balrog, pereció contra los combos del Mecha Zangief de ‘Shivers’, quien asestó un Ultra Atomic Buster contra el boxeador americano y aseguró su victoria con un Spinning Piledriver, el movimiento insignia del soviético. Sin darse cuenta, los rivales revivieron el encuentro de Rocky contra Drago.

La competencia se jugaba en el piso superior, entretanto, en la planta inferior se transmitía el stream. Los narradores contagiaban emoción en peleas claves, como la inesperada victoria de ‘Mascarota’ contra ‘Legaia’, que sorprendió a los espectadores porque un jugador externo (no regular de Tier 3 ni de La Cueva) sacó de la competencia a la cara conocida.

En la recta final, Giovanni ‘Eightgrade’ Arteaga, otro de los favoritos para ganar, logró una racha de victorias consecutivas. Su Akuma eliminó a la competencia: ‘Pilot’, ‘Shivers’ y ‘Jazdero’ cayeron uno tras otro. ‘Gio’ ni siquiera tuvo que levantarse del sillón porque su demonio fue imparable. Jugó más de media hora sin parar. Su contrincante final, en cambio, había ganado de forma intermitente, así que llegó relajado a la pelea.

En la última etapa, el stick de ‘Gio’ se encontró con el de Andrés ‘Master’. Desde temprano, sus encuentros de preparación contra ‘Jazdero’ revelaban su dominio total de Makoto, un personaje poco utilizado en la escena competitiva, característica que Andrés explota, pues sus contrincantes pocas veces saben cómo reaccionar contra esta luchadora.

‘Master’ consiguió su lugar en la final de forma discreta, pero contundente. Sus partidas eran rápidas y precisas; se mantuvo en el grupo de ganadores desde el principio y los únicos contendientes que le causaron problemas fueron ‘Jazdero’, el tercer lugar, y ‘Eightgrade’. Reconoció que sabía que sería complicado vencerlos porque ambos conocen muy bien su estrategia e identificaron sus debilidades. Él también ha estudiado los puntos flacos de los dos adversarios.

La noche estuvo a punto de terminar cuando ‘Master’ acumuló dos victorias consecutivas contra ‘Gio’, pero éste se repuso cuando logró cancelar la ejecución del movimiento ultra de Makoto, Abare Tosa Nami Kudaki, no una, sino dos veces, que le permitieron vencer a Andrés 3 a 2. Sin embargo, dado que ‘Gio’ había llegado desde el grupo de perdedores se llevaría a cabo la verdadera final.

De nuevo, ‘Master’ controló las dos primeras partidas. Giovanni ganó la tercera. En la última fase, Andrés jugó más agresivo. Conectó varias veces su implacable combo de dash y agarre antes de sentenciar al oponente con un movimiento ultra, aquél del que ‘Gio’ ya había escapado antes. Con pocas opciones restantes, Giovanni se arriesgó con un Raging Demon, el movimiento más devastador de Akuma. Makoto evadió la ira demoníaca por pocos centímetros y finalizó el torneo con una patada descendente.

Los dos finalistas se dieron las manos y se felicitaron mutuamente. La competencia se quedaba en la pantalla mientras los aplausos recordaban lo que más aprecian quienes se reunieron en Tier 3: los rivales que se convierten en amigos.





Bookmark and Share

0 comentarios: