lunes, 28 de abril de 2014

LOS LATINOS TENEMOS PODER DE COMPRA, NO POLÍTICO: ÓSCAR CHACÓN

Por Frambel Lizárraga Salas
México (Aunam). Aunque el voto latino está creciendo, todavía no tiene el grado de contenencia para inclinar la balanza en el poder de Estados Unidos, todavía falta un poder político organizado para hacerse sentir y lograr la aprobación de la Reforma Migratoria Integral.

Lo anterior fue declarado por Óscar Chacón, director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe en Chicago Illinois – NALAAC-, durante la conferencia magistral: Revisión crítica de las causas del fracaso de la Reforma Migratoria en Estados Unidos. La urgencia de explorar una nueva teoría de cambio y caminos que nos permitan avanzar, impartida en el Centro de Investigación sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México. En el evento participaron como comentaristas Elaine Levine y Mónica Verea, profesoras-investigadoras del CISAN; y Silvia Nuñez, directora del CISAN-UNAM, quien fungió como moderadora.


“La triste realidad es que seguimos viviendo en Estados Unidos todavía con una ley obsoleta de migración, lo cual ha sido deshumanizante por más de tres décadas. Hace un mes en la Cámara Baja se presentó un recurso parlamentario, que es una solicitud de licencia especial para omitir el proceso regular de consideración de propuesta de ley e ir directamente al pleno de la Cámara Baja. Francamente es una maniobra parlamentaria usada de manera muy inusual y que muy pocas veces en la historia ha rendido resultados. Esta maniobra que se introduce por el liderazgo minoritario Demócrata realmente tiene que ver más con otros temas que con legalizar realmente la Ley de Inmigración”, lamentó Óscar Chacón.

Las académicas Elaine Levine y Mónica Verea coincidieron en que el discurso de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, ha sido muy contradictorio respecto a la aprobación de la Reforma Migratoria Integral o Comprensiva, misma que prometió durante su primer año de gobierno en 2008. Por el contrario, durante su gobierno, se han deportado a más de 2 millones de inmigrantes, cifra superior a lo que hizo el ex presidente George Bush.

Óscar Chacón expuso que el 25 de junio de 2013, el Senado de Estados Unidos votó por una propuesta de reforma a la Ley de Inmigración que sufrió cambios en su última semana de debate y lo más dramático de esta ley fue la adhesión de aproximadamente 40 mil millones de dólares para el reforzamiento de la frontera sur en Estados Unidos, lo cual hizo esta propuesta sumamente cuestionable. Por lo que es muy improbable que se pueda concretizar un cambio en la Ley de Inmigración en Estados Unidos en lo que resta de este año.

El director ejecutivo de NALAAC en Chicago realizó un escrutinio sobre las leyes de inmigración y la estrategia que ha estado atrás. Explicó que: “Al concepto de reforma y estrategia de trabajo que se conoce como Reforma Migratoria Comprensiva o Reforma Migratoria Integral es realmente el esquema que se ha venido impulsando y que no ha producido resultados, esta estrategia es un exitoso fracaso”.

El líder latino en Estados Unidos también revisó algunos antecedentes del contexto en el que surge la Reforma Migratoria Comprensiva o Integral. La Ley de Inmigración en Estados Unidos ha estado en vigencia desde 1965 y no ha cambiado. En ese entonces, parecía como un cambio muy sensato para que hubiera más igualdad. Se pensaba que los latinoamericanos iban a tener los mismos derechos que los ingleses, explicó, pero a partir de 1970, Estados Unidos empieza a experimentar un giro dramático en la población inmigrante en su territorio.

En 1970, los mexicanos representaban únicamente el 8% de la población extranjera residiendo en aquél país, según datos del Buró del Censo Federal de Estados Unidos. Por lo que nadie se imaginó que en los próximos 40 años se vería un cambio dramático. Ese sistema de 1965 resulta poco adecuado para manejar la realidad de los flujos migratorios.

En 1986 fue el Año de la Amnistía, pero en realidad no fue una amnistía sino un proceso bastante complicado de legalización, no fue una ley cuya esencia era únicamente cambiar la condición legal, fue un esquema legal de reforma que introdujo dos conceptos en adhesión a la legalización: El primero fue el poder montar con tensiones físicas en la frontera sur, la inmigración no autorizada iba a mermar. El segundo consistió en restringir el acceso al empleo, los extranjeros sin papeles van a dejar de venir también. Y esos dos conceptos se han convertido en centrales de la Ley de Inmigración actual.

La década de los 80 marcó el comienzo más vigoroso de implementación de un modelo económico que se ha vuelto un modelo económico hegemonizante en el mundo, y es un sistema que tiene como resultado la desigualdad económica, medida en la manera de cómo se apropian los ingresos y riquezas ha cambiado drásticamente en Estados Unidos de 1980 a la actualidad, y es un proceso que está muy presente en la psicología estadounidense. Este modelo económico produce un sentimiento de inseguridad, de incertidumbre sobre el futuro.

Otro aspecto importante, mencionó, son las grandes corrientes demográficas. La población blanca de origen europeo ya no será la mayoría en los próximos 15-20 años. En algunos lugares en Estados Unidos eso ya pasó, por ejemplo en California, y eso genera mucho temor.

Óscar Chacón criticó que no ha habido liderazgo innovador en el Partido Demócrata por reformar la Ley de Inmigración que data desde 1965 así como en los grandes temas que desafían a la sociedad estadounidense, por lo existen grandes posibilidades de que el Partido Republicano aumente su representación en el Senado en las próximas elecciones.

“Obama como cualquier otro político prometió el cielo y la tierra a todo mundo, el problema no es lo que promete sino la capacidad para cobrar después de la campaña. El triunfo de Obama es descontextualizado en 2008, es electo en una alta vulnerabilidad económica que inicia en 2007, llega a la presidencia para enfrentar la peor crisis económica desde la crisis de 1929. Entonces, la reforma migratoria era posible. Pero hoy es muy poco probable que se apruebe esa reforma en lo que resta de este año, y eso se resentirá en el voto latino hacia los demócratas”, expresó el director ejecutivo de NALAAC en Chicago, Illinois.




Bookmark and Share

0 comentarios: