miércoles, 11 de diciembre de 2013

“ES COMO DESPERTAR DE UN MAL SUEÑO”

  • La medicina homeopática: un método sin efectos secundarios

Por Liliana Rayón
México (Aunam). Así es como María describe la amarga experiencia de haber padecido asma bronquial, enfermedad que la privó de hacer muchas actividades, de ir a muchos lugares, de disfrutar el anochecer o de simplemente comer una paleta de hielo.

Pero como el Ave Fénix, María resurgió y, tras varios años de padecer dicha enfermedad ella pudo curarse para así poder gozar de una vida plena, tener una segunda oportunidad de disfrutar lo que la vida le ofrecía y que por mucho tiempo tuvo que dejar ir por miedo a la afección que la mantuvo presa en su propio cuerpo.

“Cuando me diagnosticaron asma bronquial hace 15 años, no creía que fuera cierto, pensaba ¿porqué entre todas las personas en el mundo, me tenía que pasar a mí? Al principio creí que podría acostumbrarme, pero una vida enferma no es vida y el médico me había dicho que no había cura, sólo un tratamiento que haría la enfermedad más llevadera; yo no pude resignarme, así que busqué otras opciones hasta que encontré la indicada”, afirmó María.

María del Carmen Villegas Álvarez es una mujer de 45 años, de complexión delgada y menuda, en su cara ya se asoman algunas arrugas, como trazos del camino ya andado. Su sonrisa es amplia, expresiva y contagiosa, crea una completa armonía con sus ojos cafés, que se abren de par en par cada vez que habla sobre cómo venció al asma bronquial.

--Una amiga mía me recomendó ir al consultorio al que ella estaba yendo, ya que con el tratamiento homeopático se había curado de unos quistes que tenía en la matriz, aunque me advirtió que había que ser constante, ya que los resultados no se ven en la primera consulta, así que pensé que si era capaz de eliminar quistes sin necesidad de cirugía podría ayudarme con mi padecimiento.

--¿En qué momento empezó a sentir mejoría?—

--Al mes y medio de haber comenzado el tratamiento, empecé a notar mejoría ya que los ataques asmáticos eran menos, así como el uso del inhalador, que se redujo de cinco veces a la semana a dos. La mejoría fue lenta pero constante y al cabo de un año las personas a mi alrededor empezaron a darse cuenta de mi mejoría, ya llevo cinco años yendo, porque aunque ya no tengo asma, debo de ir cada cierto tiempo a revisión.

María comentó que a los dos años de haber ido a consulta y al haber visto la significativa mejoría en su salud, comenzó a recomendar la medicina homeopática a todos sus conocidos, un gran número decidió asistir pero en realidad pocos eran los que continuaban el tratamiento ya que la mayoría se desesperó al ver que los resultados no eran tan inmediatos como con la medicina alópata.

Su voz es aguda pero las palabras salen de su boca a paso firme, con la seguridad que le da su exitoso testimonio, el de una mujer que pasó de tener una enfermedad diagnosticada como tratable a ser sana, convirtiéndose en el asombro de sus familiares y de los propios doctores que hacía tres años le habían dicho que el caso de asma crónico que ella padecía no podía ser erradicado.

María acepta que no fue fácil el camino hacia la total curación ya que la medicina homeopática requiere de constancia, de comer sanamente y de tomar los medicamentos a la hora fijada, además de que la mejoría no se ve de inmediato, pero que vale la pena porque al final el premio es la tan ansiada salud y no es una mejoría momentánea, como le ocurría con los tratamientos alopáticos, es una curación total.

Ya son cinco años desde que María del Carmen empezó con el tratamiento homeopático y a pesar de que ya está curada, asegura que la homeopatía le dejó una nueva forma de alimentarse; de manera saludable ya que eso también resulta ser un aspecto importante para mantener el bienestar de su cuerpo y evita que ella pueda padecer otras enfermedades.

“Llegué a pensar que tendría que vivir con el asma toda mi vida y el haberme curado me hizo darme cuenta de uno no tiene por qué resignarse a vivir enfermo, el punto es encontrar la medicina que se ajuste a tu organismo, ya sea la homeopatía, alopatía o cualquier otra, lo importante es sanarse ”, agregó María.

Un nuevo camino hacia la salud

La medicina homeopática es un tratamiento encargado de tratar padecimientos en niños, adultos y personas mayores y consiste en dar al enfermo dosis bajas o infinitesimales de la sustancia, que administrada a dosis altas y a sujetos sanos, provoca en ellos síntomas semejantes o parecidos a los del enfermo.

Esto es la gran diferencia con la medicina alopática que ya que el principio fundamental de la terapia alopática es el de “atacar” a la enfermedad con terapias que no guardan relación con la afección tratada. Por el contrario, la medicina homeopática se basa en tratamientos considerados similares a los síntomas a tratar, en el convencimiento de que el cuerpo acabará con la enfermedad respondiendo al remedio utilizado.

En la alopatía se le da al paciente un medicamento contrario a la enfermedad padecida logrando así que los síntomas desaparezcan, aunque esto no implica que el paciente se haya curado, sino más bien que la molestia se ha ido por un tiempo indefinido.

Cabe resaltar que la homeopatía se encuentra dentro de la Medicina Alternativa y Complementaria (MAC), ésta es una de las muchas denominaciones que reciben diversas prácticas médicas no comúnmente impartidas a los estudiantes en las facultades de medicina, ni incorporadas a la práctica médica convencional.

Las prácticas MAC armonizan un amplio espectro de enfoques del cuidado de la salud, entre los que se incluyen la medicina naturopática, la quiropráctica, la medicina tradicional china, la acupuntura, la medicina mente-cuerpo, la homeopatía, el masaje, y muchas otras prácticas. Algunos de los rasgos más ampliamente compartidos por las diferentes modalidades MAC son: el hincapié que se hace en la individualización del cuidado; la dedicación de tiempo y atención a cada paciente; la confianza o la fe en los poderes curativos del cuerpo, y en la naturaleza.

¿Cuál es la ventaja de la homeopatía sobre la Alopatía?

A pesar de no ser tan conocida como la medicina convencional, mucha gente se ha visto beneficiada gracias a este método alternativo ya que a diferencia de la alopatía, la homeopatía no causa efectos secundarios, adversos y puede ser utilizado por mujeres embarazadas, en lactancia y por niños.

Esto debido a que los procesos farmacodinámicos con los que son creados dichos medicamentos eliminan cualquier agente que pueda ser tóxico y sólo dejan el agente curativo, esta fórmula se vierte en un excipiente que en este caso son chochitos de azúcar, logrando así que estos chochitos sean el vehículo para que el medicamento llegue al organismo y sea de fácil adaptación.

Los medicamentos homeopáticos poseen mezclas no sólo de extractos de plantas, sino también de minerales, magnesio y otras sustancias que tienen que pasar por una previa evaluación, para poder considerarse calificados para el uso de fármacos. Si bien es cierto, no se encuentran en cualquier farmacia es importante que cada medicamento esté debidamente registrado por el Consejo Superior de Salud Pública (CSSP).

El Médico y especialista en Homeopatía y Acupuntura Alfredo Guzmán Altamirano aclaró que debido a que durante nuestra vida fuimos acumulando enfermedades una después de la otra, en algunas ocasiones con el tratamiento homeopático reaparecen síntomas antiguos.

Esto no es un efecto secundario sino una reacción ó “crisis curativa” que por lo general dura un corto tiempo y no debe de ser suprimida por ningún motivo, a menos que la vida del paciente corra peligro ó en algunos casos, tratarla de la forma correcta entendiendo siempre hacia donde se dirige nuestro tratamiento.

“Algunas personas que sufren de ciertas enfermedades leves como alergias o resfriados al iniciar un tratamiento homeopático presentan síntomas como si dichas afecciones hubieran vuelto, esto debido a que el cuerpo entra en un proceso de desintoxicación y busca la manera de deshacerse de los restos que pudieran haber quedado de enfermedades anteriores,” agregó el doctor Altamirano.

El doctor añadió que si bien las “crisis curativas pueden llegar a aparecer, no es una reacción que le ocurre a todos los pacientes de la homeopatía, además de que dichos síntomas no suelen durar más de dos o tres días, teniendo como fin limpiar por completo al cuerpo de todo agente o toxina que pueda estar alojada y así aumentar las defensas del organismo y obtener una salud integral.

A pesar de que la medicina homeopática no hace daño al producto durante el embarazo o causa efectos secundarios, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consultar a un homeópata antes de tomar cualquier medicamento de origen homeopático ya que la automedicación no es buena para ningún método alternativo, además de correr el riesgo de una mala medicación que podría alterar de manera significativa la salud del enfermo.

Un dato a resaltar es que en los últimos cinco años en México se han creado varias campañas como la de “Di no a la automedicación” que tienen como propósito concientizar a la población del peligro de dicha práctica, ya sea desde el uso de vitaminas hasta de medicamentos para afecciones crónicas.

El médico general de medicina alópata Martín Euzeguía comentó que a pesar de ser un problema que ha ido disminuyendo con el paso de los años y de que ya existe más información sobre el peligro que representa dicha actividad, siguen reportándose casos de personas que van a dar al hospital víctimas de intoxicaciones debido a los componentes de fármacos automedicados.

“Este tipo de actividades ponen en riesgo a todos, pero sobre todo a los niños debido a que su resistencia ante medicamentos mal administrados es menor y esto representa menor tiempo de maniobra de los médicos para poder revertir el efecto de los fármacos, pudiendo llevarlos hasta la muerte”

La homeopatía de la charlatanería

Andrea es parte de los tres cuartos de población Mexicana que según datos de la OMS sufre de algún tipo de padecimiento gástrico, en su caso su afección se ha vuelto crónica y ha venido aquejándola desde hace casi dos años.

El semblante de Andrea Saniega una estudiante de Economía ha cambiado, la afección que sufría no le había permitido comer, dormir ni desempeñar sus actividades con normalidad, el dolor era intenso y contaste, ahora ha regresado el rosa de sus mejillas y sonríe con la seguridad que le brinda la renovación de su salud.

--Ya había ido a dos médicos homeópatas antes, pero lo único que lograron sacarme fue dinero, cuando apenas tenía síntomas de gastritis decidí ir con el Doctor Manuel Castillo debido a la recomendación una amiga de mi mamá, me recetó unos chochitos y me dijo que en un mes vería resultados, lo cual no sucedió, aun así seguí asistiendo por medio año y nunca sentí alivio alguno, el segundo médico me dijo lo mismo y por casi ocho meses sólo se dedicó a sacarme dinero, afirmó.

Entre las coincidencias que ella recuerda están el hecho de que en ningún momento vio el título de los dos médicos homeópatas a los que asistió, ni tampoco algún otro documento que los avalara como personas con facultad de prescribir medicamentos.

--Decidí darle una oportunidad a la medicina homeopática ya que sabía que no causa efectos secundarios, fui varios meses y nunca sentí alivio, de haber ido al médico alópata desde los primeros síntomas ya estaría curada, afirmó.

Andrea confirmó que el segundo de los homeópatas a los que había ido era un charlatán, y después de medio año desde su última consulta con él decidió visitarlo, para reclamarle por su medicina fallida, al llegar al recinto se sorprendió al darse cuenta de que el local se veía abandonado y al preguntarle a los vecinos, éstos le comentaron que el pseudo médico cerró ante el creciente número de personas que se quejaban de no ver ninguna mejoría en su salud.

--Quedé desencantada de la homeopatía, a pesar de he leído que es una ciencia fundamentada y que le ha funcionado a muchas personas; entonces decidí irme a lo seguro con la medicina alópata, tal vez mi cuerpo se vea dañado por los medicamentos tan abrasivos, pero al menos esta vez sé que el riesgo de que me timen es mucho menor, agregó.

Según datos del Centro de Estudios Homeopáticos de Argentina tan sólo en América Latina cerca del 30% de los consultorios de medicina alternativa están comandados por charlatanes, y en muchos casos el paciente tarda alrededor de mes y medio en darse cuenta de que está siendo timado.

Además muchos de estos timadores se valen también de productos naturistas que brindan una sensación de alivio momentáneo, o del uso de placebos para que el paciente crea que de verdad está mejorando. Esto ha constituido un gran problema para la homeopatía ya que ha perdido credibilidad debido a este tipo de personas que sólo afectan a dicha ciencia.

La charlatanería de dos médicos le ha dejado a Andrea el escepticismo hacia la medicina Homeopática, pero la enseñanza de siempre revisar que el médico al que asista esté certificado, a pesar de tener conciencia de que no todos los homeópatas son charlatanes. Ante esta experiencia ella decide darle una oportunidad a la medicina alópata que tiene el benefició de brindar efectos inmediatos, así como de tener casi 100% de efectividad al ser atendida por un doctor confiable.

“En menos de tres meses ya estaba curada, ya no puedo comer cosas picantes como antes pero vale la pena hacer el sacrificio con tal de mantener mi salud. La alopatía resultó ser el tratamiento que me curó y aunque no dudo que existan médicos homeópatas capacitados no pienso arriesgarme de nuevo”, agregó Andrea.

Según datos de la Secretaria de Salud uno de los mayores problemas en México es la automedicación y la charlatanería que le cuestan alrededor de cuatro millones anuales a los hospitales y centros de salud que atienden a las personas que fueron víctimas de malos diagnósticos o que empeoraron su enfermedad debido a la automedicación.

El especialista en medicina homeópata Ramiro Zaragoza comentó que aunque las sustancias con las que se preparan los medicamentos homeopáticos son de origen natural y no contienen químicos que provoquen efectos secundarios, no se recomienda automedicarse ya que en caso de hacerlo de manera incorrecta puede confundirse al organismo haciendo más difícil poder curarlo.

El especialista en homeopatía agregó que es de suma importancia exhortar a la población en general a no hacer sus propios medicamentos homeopáticos, si no cuentan con la preparación médica adecuada para elaborarlos, ya que la producción de dichas medicinas requiere de un estudio especializado sobre como diluir las fórmulas, así como de la potencia que debe contener cada cantidad.

“Existen varias páginas en internet que muestran cómo hacer medicamentos homeopáticos, haciéndole creer a la gente que es algo fácil y que cualquiera puede elaborarlo cuando en realidad, se necesita de años de estudio para así poder darle al paciente la dosis adecuada, ya que en caso de hacerlo de manera incorrecta se puede bloquear el efecto curativo del fármaco y en algunas casos hasta descompensar al organismo”, afirmó el también médico.

El doctor Zaragoza agregó que así como la automedicación es un mal que la medicina tradicional y la alternativa han tratado de erradicar, la creencia de la simpleza para elaborar medicamentos homeopáticos es totalmente errónea ya que muchos de los videos en internet que muestran cómo hacerlo son incorrectos y manejan dosis generales cuando en realidad las cantidades recomendadas por los médicos varían según el paciente.

“Muchas de las personas que muestran cómo preparar medicinas homeopáticas en la red ni siquiera son médicos, así que es de suma importancia acudir a un especialista en homeopatía que hará un diagnóstico especializado, tomando en cuenta edad, sexo, peso y estatura, con lo que se garantizara que la dosis recomendada vaya acorde a las necesidades del paciente”, recalcó el doctor Ramiro Zaragoza.

En México existen dos instituciones con validez oficial encargadas de impartir la licenciatura de homeopatía que son el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Escuela Libre de Homeopatía, los cuales son organismos con validez oficial y con cédula profesional.

“A pesar de que existen otras escuelas para estudiar homeopatía muchas de ellas son “patito” y su plan de estudios difiere mucho del impartido en el IPN o en la Escuela Libre de Homeopatía, por lo cual es mejor acudir con médicos egresados de las escuelas oficiales ya que se tiene mayor garantía sobre sus conocimientos y tienen una cédula profesional que los avala como doctores calificados”.

Aunque en la homeopatía hay un gran número de charlatanes, existen varias formas de poder identificar a un médico serio de uno que no lo es, aquí hay algunos consejos que el Doctor Zaragoza recomienda:

*Al entrar al consultorio revise que esté a la vista el diploma que lo acredite como Médico Homeópata Cirujano y partero, que es el nombre que se les asigna a las personas que han estudiado homeopatía.
*Revisar que también esté a la vista su cédula profesional, ya que en caso de una mala consulta o cualquier contratiempo pueda corroborar los datos del médico.
* Acudir preferentemente con médicos que tengan consultorios fijos, para que en caso de cualquier duda o reclamo sepa dónde acudir.
* Pedir o buscar referencias sobre el médico que va a visitar a personas que hayan tomado consulta con él.

Cabe resaltar que estos consejos son útiles no sólo para cuando se acude a una consulta de medicinas alternativas sino también para la medicina alópata, donde también se puede caer en manos de la charlatanería o de un mal diagnóstico.

¿Inmediatez sobre duración?

Uno de los grandes problemas de la homeopatía es que sus resultados en muchos de los casos no son inmediatos, a diferencia de la medicina alópata en donde se pueden ver los resultados el mismo día de la toma del medicamento o al día siguiente.

“Uno de las grandes diferencias entre la alopatía y la homeopatía es que la segunda no ofrece resultados que sean visibles de manera inmediata y en una sociedad donde uno de los elementos más importantes es la inmediatez, pareciera que la homeopatía tiene un punto en contra, pero no es así ya que dicho método alternativo ofrece un beneficio: resultados duraderos”, afirmó la Médico y especialista en Homeopatía y Acupuntura Felicia Sarmiento.

La doctora Sarmiento asegura que la razón por la cual esta medicina no da resultados inmediatos es porque en la homeopatía se busca alcanzar una salud integral, así como eliminar la afección de raíz, no sólo la molestia, por lo cual el tratamiento es más largo y los resultados no suelen ser tan rápidos.

“La premisa de la homeopatía es lograr una salud integral y no restaurar sólo una parte del cuerpo, debido a esto los tratamientos suelen ser más largos que en la alopatía, ésta parece ser una desventaja para la homeopatía, pero a largo plazo el paciente puede ver que su probabilidad de enfermarse de alguna otra afección disminuye, haciendo de la sanidad del paciente un proceso completo”, agregó la también especialista.

Todas las medicinas tienen sus limitaciones… pero complementándolas…

Tanto la medicina homeopática como la alopática tienen ciertos beneficios; la primera no causa efectos secundarios o adversos y la segunda ofrece resultados casi inmediatos, con lo cual se podría plantear la pregunta….. ¿Y si las combináramos?

Pues precisamente eso es lo que muchos médicos tanto de la medicina clásica como de la alternativa han estado haciendo desde hace más de 30 años.

“Tanto la medicina homeopática como la alopática tienen limitaciones, así que la combinación de éstas es de gran ayuda para así lograr alternar los medicamentos, conseguir que el paciente se cure más rápido y que los efectos secundarios que pueda tener sean pocos o nulos”, precisó el médico Alópata Ernesto Mikér Núñez.

Aunado a esto, la homeópata Sarahí Segura Olguín agregó “Si bien existe un número considerable de médicos que creen que la homeopatía no es medicina, también está la contraparte, es decir, los doctores que reconocen la efectividad de dicho método curativo y que al recetar incluyen además de medicina alopática medicina alternativa, logrando asimismo curar al paciente, instaurar en él la confianza para creer en la homeopatía si es que no tenía conocimiento de ella o desconfiaba.

Cabe señalar que entre los puntos fuertes de la medicina homeopática está el ser preventiva, es decir fortalece el organismo humano, pues ejerce sus propiedades curativas en todos los órganos y sistemas, además estimula la fuerza vital y la mente.

Aunado a esto dicha medicina resuelve enfermedades crónicas una vez que están presentes o instauradas en el organismo, también previene la aparición de tales padecimientos, evitando que lleguen a formarse o desarrollarse.

Pero a pesar de tener todos estos beneficios la homeopatía tiene sus limitaciones, ya que hasta ahora no ha sido capaz de curar enfermedades como el cáncer en su segunda y tercera fase, debido a que este padecimiento es tan fuerte y avanza de manera tan rápida que dicho método curativo no es capaz de dar una respuesta con la prontitud y potencia suficiente para poder combatirlo.

Precisamente Mireya Solís, un ama de casa de 65 años enferma de cáncer pulmonar en primera fase, al enterarse que la medicina homeopática todavía no era capaz de curar el cáncer decidió hacer de la alopatía su método primario para la sanación.

Para Mireya el enterarse de que tenía dicha afección fue el momento más difícil de su vida, entró en una profunda depresión, pero su familia la alentó a enfrentar la enfermedad y buscar la manera de vencerla, sobre todo porque debido a que el cáncer estaba en la primera fase las probabilidades de curarse eran muy altas.

“Cuando me detectaron el cáncer los médicos me dijeron que con quimioterapias tenía más del 80% de probabilidad de curarme pero yo no quería someterme a ese procedimiento porque es muy abrasivo; se te cae el cabello, te debilitas mucho, sufres de vómito, entre muchas otras cosas, así que decidí acudir a la homeopatía, de la cual había sido paciente años atrás, pensé que eso podría curarme, pero me equivoque”, dijo Mireya.

Una de las grandes diferencias entre estas dos medicinas es que la homeopatía no suele dar resultados tan veloces como la alopatía, factor que resulta primordial para ganarle la batalla al cáncer, además de que no cuenta con un tratamiento o medicación tan abrasiva como las quimioterapias, aunque ha habido grandes avances en esta materia la homeopatía todavía no ha logrado una cura que logre erradicar por completo el cáncer.

“Cuando me enteré de que la homeopatía todavía no era capaz de curar el cáncer, me sentí muy decepcionada porque sabía que entonces mi única opción era someterme a quimioterapia, lo que me reconfortó fue saber que podía alternar mi tratamiento contra el cáncer con la homeopatía y que ésta podría ayudarme a que los efectos de las “quimios” fueran menores, ahora voy por mi tercera quimio y he visto como con el tratamiento homeopático, ha sido más fácil enfrentar a la enfermedad”, afirmó Mireya.

La médico Sarahí Segura puntualizó que si bien ha habido grandes aportaciones por parte de la homeopatía a la rama de la medicina todavía existen muchas limitaciones y aunque muchos homeópatas aseguran haber curado a sus pacientes de cáncer, no ha habido pruebas suficientes que sustenten dichas declaraciones, por lo cual organismos como la OMS recomiendan no poner en riesgo la salud de los pacientes y acudir a la alopatía.

Lo que sí ha podido ser sustentando es que mediante la homeopatía se puede lograr mejorar la calidad de vida de un paciente con VIH, varios tipos de cáncer en segunda y tercera fase así como otras enfermedades terminales, logrando que algunos de sus síntomas tales como el dolor y la aparición de yagas disminuyan, asimismo lograr alargar su tiempo de vida.

El semblante de Mireya ha mejorado hace año y medio, cuando le detectaron cáncer, aunque con la quimioterapia su cabello ha desaparecido y sus pobladas cejas también se han esfumado, la homeopatía la ha ayudado a que algunos efectos de las “quimios” como el extremo cansancio, lesiones en la boca y las náuseas sean casi nulos.

Ahora Mireya está a una sesión de terminar su tratamiento de quimioterapia, lo cual la motiva a hacer cada vez más cosas, como disfrutar de reuniones familiares o volver a tejer ropa, al terminar con la “quimio”, ella tendrá que seguir yendo al médico con regularidad para chequeos y planea hacer lo mismo con la homeopatía ya que esto complementará su tratamiento, con el fin de que el cáncer no reaparezca y así pueda volver a tener una salud integral”.

Hasta el momento la homeopatía no ha sido capaz de curar enfermedades como el VIH o el cáncer pero sí pueden ser un gran complemento para el tratamiento dictado por su médico especialista y así lograr que la recuperación o la calidad de vida de las personas que padecen éstas afecciones sean cada vez mayores.

¿Y del futuro de la homeopatía?

Además de la búsqueda de tratamientos que puedan curar afecciones como la tuberculosis, el VIH y el cáncer, existen otros campos en los que la homeopatía busca avanzar, como comprobar que son verdaderos los preceptos en los que se basa dicha medicina como el afirmar que la energía vital de cada paciente juega un papel fundamental en el proceso de sanación, por ejemplo.

“El futuro de la homeopatía está en comprobar que la energía es fundamental para la curación del paciente, aunque desde hace varios años se ha confirmado que existe la energía y que es parte integral del cuerpo humano, todavía no se ha logrado obtener el reconocimiento por parte de la comunidad científica con respecto a la importancia que tiene dicho elemento para la sanar enfermedades”, afirmó el médico y especialista en Homeopatía Alfredo Guzmán Altamirano.

El también acupunturista agregó que de lograr que la comunidad científica le dé crédito a las investigaciones realizadas por expertos en homeopatía, que han probado que la energía es parte vital del funcionamiento del ser humano, se perdería el escepticismo de gran parte de la población, logrando así que dicha medicina pudiera sanar a más personas.

El doctor Altamirano aseguró que el futuro de todas las medicinas alternativas depende del apoyo de tres elementos: de los médicos e investigadores, de las autoridades, de los pacientes y de la población en general; la meta de ofrecerle a la sociedad una mayor variedad de formas curativas depende de la ayuda de todos.

“La medicina cualquiera que sea tiene como función buscar el bienestar de la sociedad, ya sea que se opte por la homeopatía o la alopatía lo importante es que el paciente se cure, tanto de parte de una como de otra millones de personas se han visto sanadas y lo maravilloso de esto es que las historias tanto pequeñas como las que parecen casi un milagro de la medicina seguirán sucediendo como muestra del poder humano”, concluyó el médico Alfredo Guzmán.

Todas las historias de vida aquí vertidas han demostrado, entre otras cosas que la sanación puede conseguirse con el uso de ambas medicinas y que aún con sus limitaciones se ha logrado salvar muchas vidas, evidenciando más que una rivalidad entre la alopatía y la homeopatía; sus puntos fuertes, sus avances y su aporte a la sociedad, siendo no pócimas milagrosas, sino medios para prolongar la vida y mantener la salud de todos.







Bookmark and Share

0 comentarios: