martes, 18 de septiembre de 2012

PRESENTA FACULTAD DE DERECHO SEMINARIO MIRADAS DE GÉNERO

  • Un espacio de reflexión y análisis de la perspectiva feminista
  • Reunirá a expertos en materia jurídica para charlar de estos temas y su impacto en la disciplina
Por Guillermo Domínguez
México (Aunam). No es por moda ni meramente un trabajo académico o un asunto teórico, se trata de lograr un cambio radical en la forma en la que nos relacionamos hombres y mujeres, fueron las palabras inaugurales del seminario interdisciplinario Miradas de Género para una Cultura de Transversalidad.

Con el fin de crear un espacio de reflexión y análisis con relación a la perspectiva del feminismo, la Facultad de Derecho reunirá, todos los martes hasta el 30 de abril del año 2013, a expertos en materia jurídica para charlar de estos temas y su impacto en la disciplina.

Como parte de la primera entrega de esta serie de eventos, se presentó el diálogo entre doctor Héctor Fix Fierro y la doctora Marisa Belausteguigoitia. El tema fue Introducción a la perspectiva de género y metodología de los estudios de género.

Para iniciar la charla, Héctor Fix hizo un recuento entre los cambios y avances que han tenido las leyes en el Estado mexicano a través de los años.

Resaltó que de 1912 a la actualidad ha habido más de 500 reformas a la Constitución Política; 60% de estas se han aprobado desde 1982, año en que no existían tribunales federales, Comisión de Derechos humanos y donde la Suprema Corte de Justicia era solo un proyecto.

Los sexenios con más alteraciones al documento fueron el del expresidente Vicente Fox y el del presidente Felipe Calderón Hinojosa con casi la mitad de estos 500 cambios. “Aproximadamente se han creado o modificado diez nuevas leyes por año desde el inicio del año 2000”.

Según datos otorgados por el académico, las transformaciones de leyes han girado en torno a cuatro ejes principales: el económico; el sistema electoral, sobre todo después de 1988; la justicia y los derechos y garantías individuales.

Aseguró que las leyes son perfectibles y siguen avanzando para asegurar la justicia; sin embargo, dice que el mayor problema se debe a establecer si se deben llevar a cabo los cambios en la norma jurídica desde la cultura o desde las instituciones.

Para el doctor Fix, el principal motor para la modificación de asuntos legales son las expectativas reflejadas por parte de la sociedad. Estas son guiadas por intereses que se convierten en una negociación entre el pueblo y sus gobernados “yo te doy para que tú me des”.

En materia de derechos humanos, “el orden mexicano está ligeramente aislado del internacional” y tiene su problema en no tomar en cuenta la diferencia entre individuos. El reto de la ley es ser un ente aplicable en igual medida para todos.

Por su parte, Marisa Belausteguigoitia defendió la idea de cuestionar a las figuras jurídicas para exigirles una postura de género en cuanto a la aplicación de la ley.

La justicia ve desde la ceguera; mira universalmente, pero no especifica a quién ve, ni desde dónde la hace; ese el primer problema: no atiende las necesidades de la perspectiva de género. Esta debe entenderse —recalcó la doctora— como “la manera de mirar a las mujeres”.

Patrocinó la noción de que la ley debe ser “un afán por ver desde varios lados, con el fin de tener una cultura jurídica flexible”, que permita juzgar utilizando un contexto corpóreo y “encarnado”. De esta forma se podrá eliminar la mirada a distancia de la norma actual y una forma meramente escritural de la legislación.

Vio como un gran paso para la defensa de la perspectiva de género que en “los últimos años se hayan visto flujos de aceptación de los derechos de las mujeres”, pero destacó que eliminar el machismo no es el único factor que traerá solución a todos los problemas de la sociedad.

Destacó que es importante dar a la impartición de los códigos legales una perspectiva imparcial y ligada al contexto de cada individuo que pise un juzgado, lo que se contrapondrá a los “jueces con una formación débil y formalista convertidos en máquinas de dictar sentencias”.

En cuanto al tema de la corrupción, subrayó que el delito se crea muchas veces desde la redacción de las sentencias; la cual es engañosa desde aspectos gramaticales, en la repetición de palabras. Actúa como mecanismo para dar validación a juicios que se hicieron antes de llegar a un juzgado, son pre-juicios.





Bookmark and Share

0 comentarios: