miércoles, 8 de junio de 2011

CONSEJERO TÉCNICO, PODER ESTUDIANTIL DESCONOCIDO

Por Fanny Ruiz Palacios
México (Aunam). El Consejo Técnico es el órgano colegiado donde se decide la vida académica de la Facultad. Dentro de él existe una representación paritaria entre profesores y estudiantes; es decir, la voz de los estudiantes tiene el mismo valor que el de las autoridades.

Sin embargo, Rodrigo Álvarez López, Consejero Técnico suplente de la carrera de Ciencia Política de la UNAM, afirma que “en realidad, no es un órgano paritario donde se considere a los alumnos a la par que los profesores […] La toma de decisiones está acaparada por los profesores y encabezada por el director”. Además, asegura que “los consejeros profesores se eligen a través de consensos o mayorías las cuales son los amigos o gente cercana al director”.

Según el actual consejero de Ciencia Política, “las funciones que están en la legislación son las de coadyuvar al director de la facultad para la designación y entrada de nuevos profesores, checar los planes de estudio, ver las plantillas de los profesores cada semestre, revisar las cuestiones de audiovisuales, etc”.

Eso es lo que marca la legislación pero, realmente, “no es tan bonito como suena porque en la designación de profesores es muy poco el impacto que tiene la decisión de un consejero y, menos la de un consejero alumno”.

Sin embargo, para Rodrigo Álvarez López los estudiantes pueden lograr más a fuera que dentro del consejo, mediante la unión y el trabajo colectivo. “Las consejerías no son necesarias para hacer los cambios […] Los resultados no se dan porque eres consejero sino porque son estudiantes organizados fuera de esta instancia”.

Para Héctor Herrera, conductor del programa de radio por internet Comunica Radio de la FCPyS, la representación estudiantil es “un mecanismo de participación, supuestamente, democrático en donde se garantiza que los estudiantes son considerados al tomar decisiones y en el desarrollo de los procesos académicos al interior de cada universidad […] Digo ‘supuestamente’ porque la representación depende de cada institución”.

Cabe señalar que las problemáticas de los estudiantes para ser representados son diversas pues no se sabe lo que hacen los representantes, lo cual es un problema serio en muchas de las instancias académicas porque “desconocen las funciones de los consejeros, electos democráticamente o no”, aseguró Héctor Herrera.

Los consejeros pueden comunicarse o no con los estudiantes, pero frecuentemente, los alumnos no saben cómo hablar con sus representantes. Esto resulta ser un problema de legitimidad ante los propios consejeros electos y una falla en la transmisión de ideas.

Un ejemplo de esta representación es Roxana Carolina Hinojosa Galeana es Consejera Técnica alumna suplente de la facultad de Medicina de la UNAM desde febrero de 2009. Por dos semanas hizo su campaña en la cual podía hacer rifas, bailes, eventos deportivos, pegar carteles, repartir trípticos, etc.

Comentó que “se hizo una especie de plebiscito en donde se preguntó a los estudiantes qué se debería de cambiar en la facultad y a partir de eso se crearon propuestas”. Los estudiantes no estaban conformes con los horarios de la biblioteca, pedían más libros para la biblioteca, algunas modificaciones en los exámenes departamentales, nuevos horarios de ventanillas y facilidades para adquirir alguna beca.

Desde primer año se involucró en las elecciones de Vanguardia Médica, “como sólo es por dos años la consejería necesitas que alguien le de continuidad a un proyecto estudiantil que ya lleva seis años”.

Actualmente, Hinojosa Galeana hace su servicio social en la facultad, lo cual “es más benéfico porque estoy más cerca de los estudiantes”. “Somos muchos en la facultad y estar en contacto con la población es complicado porque sólo están aquí primero y segundo año, los de tercero, cuarto y quinto están en hospitales”.

Acercarse al alumnado de medicina es complicado, en gran parte por “el perfil del estudiante, que no son interesados en la política”. Además, es difícil que la encuentren, “quienes más se acercan son los que me conocen”.

La actual consejera suplente, sabe que el problema de la difusión, la separa de la comunidad que represente “no tenemos un espacio físico en donde nos pudieran encontrar”.

Está consciente de que no la conocen en la facultad: “Si preguntara a los (estudiantes) de primero y segundo no creo que nos conozcan, tal vez, algunos de los alumnos a los que les doy clase saben quién soy porque es una de las maneras en cómo me pude hacerme difusión”.

Esto que comenta Roxana Hinojosa es verdad, pues luego de preguntarle a treinta estudiantes de medicina si conocían a los Consejeros Técnicos alumnos de su facultad, veintiocho dijeron no tener idea de quiénes son sus representantes. Cabe señalar que algunos creían que un consejero era el jefe de grupo que hay en cada grupo.

De los entrevistados 23 son de primero, 3 de segundo y 4 de tercero. Los únicos que contestaron sí, fueron un hombre y una mujer de tercero; él dijo conocer a “Adriana” (Monserrat Farías Martínez consejera propietaria de quién desconoce sus apellidos) miembro de “Vanguardia Médica”; mientras que ella sólo los conoce “de vista”.



Bookmark and Share

1 comentarios: