miércoles, 11 de mayo de 2011

AMATEURS EN LA CIENCIA

  • Los amateurs no pretenden comercializar con el conocimiento, no lo ven como un negocio, por el contrario “regalan lo que saben”
  • Estos personajes no conceden relaciones estrictas de subordinación con los científicos.
Por Frida Andrade Alemán
México (Aunam). Amor al conocimiento, ese es un sentimiento que muchas personas tienen, pero cada quien desarrolla a su manera, como es caso de los amateurs, figura de la cual se habló en el aula magna de la Facultad de Filosofía y Letras en la conferencia Los amateurs y la ciencia: desde la cultura de las maravillas a la rebelión de los legos.

El doctor Antonio Lafuente, perteneciente al Centro de Ciencias Humanas y Sociales de Madrid, España, ve a los amateurs como un nuevo tipo de actores invitados a la toma de decisiones de situaciones relevantes, lo cual les adhiere una función social y política, ya que se encontrarán dentro de los problemas de estas índoles.

Los amateurs no pretenden comercializar con el conocimiento, no lo ven como un negocio, por el contrario “regalan lo que saben” afirma Antonio Lafuente, trabajan por amor a la ciencia; tienen la intención de seguir produciendo en ese terreno, pues esto traerá beneficios para la sociedad.

Estos personajes no conceden relaciones estrictas de subordinación con los científicos, pues son parte de organizaciones flexibles y abiertas, dentro de las cuales es sugerida la modernidad como uno de sus postulados principales.

Por otro lado la ciencia también es vista como una empresa egocéntrica y manejada mediante jerarquías; donde el conocimiento es manipulado para el beneficio de algunas instituciones, pero los amateurs pretenden que éste se propague y sugieren como una opción para lograrlo, el hecho de rescatar su aspecto lúdico.

“El amateur surge como una figura mediadora entre el mundo de los sabios y el mundo de los artesanos” comenta el doctor Lafuente y es considerado como el primero en abrir galerías de arte. Es el puente entre el ciudadano común y el científico, es uno de los encargados de sacar los conocimientos del laboratorio para enseñárselo a la sociedad.

Los amateurs luchan porque “se haga un trabajo mental y creativo” asevera Lafuente, pues la eficiencia de la ciencia recaerá en el grado de resolución de problemas que ésta pueda tener dentro de la cotidianidad, allí es donde recae su importancia.





Bookmark and Share

0 comentarios: