viernes, 8 de abril de 2011

VIOLENCIA EN GUATEMALA GENERA PRODUCCIÓN ARTÍSTICA: RACHEL SIEDER

Por Abigail Mancilla Gómez
México (Aunam). El arte no es sólo cuestión de estética, es una expresión social de fuerte impacto que refleja los problemas que aquejan a la sociedad que los genera. Un grito de desesperación ante el silencio de autoridades, medios e incluso de la propia gente.

Es por eso que el Museo de Arte Contemporáneo (MUAC) convocó a especialistas en el tema de la violencia en Guatemala para discutir sobre dicho fenómeno en particular y como el artista lo retoma para generar su producción artística, discusión que se llevó a cabo en un encuentro sobre estética y violencia titulado En la frontera sur.

La moderadora, Mariana Botey, informó que en el MUAC se están presentando propuestas artísticas dentro de las que se encuentran Móvil de la guatemalteca Regina Galindo y Plegaria Mural de la colombiana Doris Salcedo "de ahí la imperiosa necesidad por conocer los trabajos críticos que imperan en la frontera sur".

Santiago Bastos, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Guadalajara, declaró que uno de los problemas principales de la violencia es que “ésta presente en la vida de todo el mundo, se ha llegado a naturalizar, forma parte de la forma de entender las cosas, la gente asume que es la forma natural de las cosas”.

El investigador indicó que “una década después de los 80 que estuvieron marcados por la violencia “se firmaron los acuerdos de paz, pero al final estos acuerdos no lograron resolver los problemas de base ésta sociedad”.

Por su parte Rachel Sieder, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-CIESAS, afirmó que “que la violencia en Guatemala ha generado una enorme producción artística, después de la firma del tratado de la paz y también cierta dosis de humor”, haciendo alusión a los chistes que se hacen en torno a la muerte.

En Guatemala existe cada vez más “una demanda del reconocimiento de sus propias formas de derecho, se han aumentado las voces que piden políticas públicas y medidas de mano dura” declaró.

Además, afirmó que “en este momento Guatemala se caracteriza por una aguda disputa por la soberanía social” y que “en las soberanías fragmentadas que caracteriza al país produce una situación de desprotección para los ciudadanos que permite nuevas formas de dominación”.

Al final durante el momento de preguntas y respuestas varios de los presentes cuestionaron a los expositores sobre alguna posible solución al problema de la violencia y esa constante de convertirla en un tema en los medios y en las investigaciones a lo que el investigador Santiago Bastos contestó “como todos los autores yo no escogí la violencia como tema”.




Bookmark and Share

0 comentarios: