viernes, 8 de abril de 2011

REMEDIOS VARO Y SUS CONTEMPORÁNEAS, EXPOSICIÓN QUE ENTRETEJE AFINIDADES


  • Cuadros y esculturas, además de algunos bocetos de las obras que posteriormente se plasmarían al óleo, forman parte de la muestra
Por Angélica Jackeline Ferrer Campos
México (Aunam). El Museo de Arte Moderno muestra la exhibición Remedios Varo y sus Contemporáneas, la cual estará hasta octubre del presente año y busca entretejer afinidades y puntos de vista en común, "el público podrá apreciar el significativo legado y la sobresaliente producción de este grupo de artistas mujeres relacionadas con el surrealismo, que se estableció en México durante la segunda mitad del siglo XX”, explica el curador de la muestra, Daniel Garza.

La exposición está organizada en cuatro apartados: el primero de ellos se titula igual que la muestra y da una breve introducción de cómo la Segunda Guerra Mundial causó que las pintoras Remedios Varo, Leonora Carrington, Kati Horna, Bridget Tichenor y Alice Rahon, llegaran a México en busca de un lugar donde poder presentar sus obras.

Mientras tanto, en nuestro país ya se encontraban trabajando en ello Frida Kahlo y María Izquierdo, que a través de André Breton y su esposa, Jaqueline Lamba, formaron un grupo con las antes mencionadas, el cual impulsaba el desarrollo de la corriente surrealista.

El segundo punto se titula Escenarios para lo maravilloso y se enfoca en el uso de los paisajes y construcciones citadinas para desarrollarlas de modo fantástico; la significación es lo más importante, puesto que en la mayoría reflejan escenarios internos de las artistas. En dicho lugar se encuentra los cuadros La balada de Frida Kahlo, de Alice Rahon, Vejez, de Remedios Varo, Zarza, de Bridget Tichenor y el boceto El ojo avisor, de Frida Kahlo.

La tercera parte se llama El significado oculto de los objetos, en la cual se retoma a la naturaleza muerta y las piezas de la vida cotidiana para replantear el significado que por convención se les habían dado; se exponen el boceto Naturaleza muerta resucitando, de Varo y la pintura Naturaleza muerta (con cepillo de dientes), de María Izquierdo.

El último espacio de la muestra nombrado Una mitología personal, se adentra en la visión de las pintoras en aspectos como la astrología, la magia, la literatura y de distintas religiones antiguas, ya que ésta marca las formas plasmadas en sus obras (fantasmas, ángeles, seres irreales). Ahí se presentan la escultura Cobra-Cabra, de Leonora Carrington, La Huída, de Varo y la fotografía Fetiche I: Oda a la Necrofilia, de Kati Horna.






Bookmark and Share

0 comentarios: